7 sep. 2005

¡Déjennos crecer!

Uno se levanta con la mejor disposición a hurgar entre las fuentes de ambrosía que hay por todas partes en este paraíso y no deja de hacer hallazgos arrebatadores, de descubrir por fin todo aquello que la vida le había estado ocultando durante décadas. Sí, amigos míos, hay días, y aquí en el paraíso son muchos, en que da gusto acceder a obras en las que la belleza no desmerece la verdad.

Tal prodigio me ocurrió hoy leyendo a la precandidata presidencial Cecilia López Montaño. Ahora entiendo por qué está justificado el orgullo patrio. Es que antes no había leído cosas tan hondas y exactas.

VER POST COMPLETO

No hay comentarios.: