17 nov. 2005

Haciendo frente al machismo

Casi no hay ningún tema de la actualidad política en ninguna parte del mundo que no remita a la cuestión de la globalización y su rechazo por determinados sectores. Y no tanto en lo que atañe a la economía cuanto a la cultura. Mientras que el islamismo radical de nuestros días se basa en la pretensión de formar una superpotencia cuya metrópoli fuera Arabia Saudí, su sustento en la sociedad es sobre todo el miedo de los hombres musulmanes a la invasión de valores y costumbres occidentales, que les podrían ocasionar una rebelión en sus propias casas. A fin de cuentas el statu quo imperante en sus sociedades les garantiza que por feos o tontos que sean tendrán una esposa. Ese mismo rechazo de la globalización cultural está en la base de la rebelión de la izquierda latinoamericana, que en la mayoría de los casos no representa lo que viene después de la sociedad burguesa sino lo que la precede. Y para entender hasta qué punto es eso cierto basta con fijarse en los supuestos intentos de buscar la igualdad de sexos por parte de ese sector.

VER POST Y COMENTARIOS