15 ene. 2006

La importancia de las legislativas

Por Wilfredo Moreno

Más que nunca antes en la historia del país, las próximas elecciones legislativas se están convirtiendo en el plato fuerte de la contienda electoral gracias a un presidente que cuenta con el apoyo de la mayoría de los colombianos para seguir ocupando la casa de Nariño por cuatro años más.
______Como han dicho muchos especialistas, estas elecciones definirán el nuevo mapa político. Habrá una disputa entre los partidos de la oposición por tomar la cabeza, y lo mas probable es que el Partido Liberal resulte desplazado por el Polo Democrático, no tanto por el crecimiento del número de votos que este último pueda experimentar (hay que recordar que el proyecto totalitario cuenta con un millón y medio de electores) sino por la desbandada que sufrirá el PL, que en un movimiento desesperado pone todas sus esperanzas en el resultado de agitar el trapo rojo.
______ En el otro lado se encuentra el «uribismo» diferentes partidos apoyados en el nombre del presidente para atraer votos. Entre ellos destacan Cambio Radical y el Partido de La U, dirigido este ultimo por Juan Manuel Santos, un hábil estratega político que ha sabido combinar las dos formas de hacer política en Colombia. En sus filas hay expertos en llevar gente que no llegaría a las urnas por cuenta propia y rostros para atraer el voto de opinión, lo cual, junto al nombre del partido (por el nombre muchos aseguran que es el partido de Uribe por lo de la U ) seguramente lo convertirá en la primera fuerza no sólo del uribismo sino también del país.
______La duda que quedará es si el partido de Uribe (como muchos lo llaman) o de la U será capaz de llegar con la fuerza suficiente al Congreso para hacer las reformas estructurales que tanto necesita el país para terminar de despegar. Sólo después de que se abran las urnas sabremos si la estrategia de Juan Manuel Santos tuvo tanto éxito que pudo doblegar a las demás fuerzas «aliadas» que hasta ahora sólo han servido como un muro impenetrable para frenar los cambios que Colombia requiere.

32 comentarios:

j. dijo...

Feliz año, Wilfredo.

¿No es ese Santos miembro de la oligarquía mediática que Jaime Ruiz denuncia con tanta vehemencia cada vez que tiene oportunidad?

¿Debemos entender que el hecho de acercarse a Uribe convierte de inmediato a Juan Manuel en otro adalid de la justicia y lo aleja de la casta de los subhombres o, al contrario, debemos aquí denunciar una alianza non-sancta entre los mismos aristocráticos subhombres -del llamado (por ustedes) bloque totalitario- y el señor Álvaro Uribe?

Tal vez, sólo tal vez, Paiz Bizarro defiende lo mismo que ataca.

Anónimo dijo...

Dos hermanos Santos hacen parte del equipo de Uribe, el editorial de El Tiempo se declara pro-re-elecciOn, otro de los Santos apoya a Uribe en su columna dedicada a la informatica..... La conclusion de Ruiz: el tiempo es el diario oficial de los anti-uribistas!

Pero bueno, que se podia esperar de alguien que se declara disidente por repetir las versiones oficiales de los que estan en el poder.

Sergio - Galactus

Anónimo dijo...

Supongo que varias veces le han dicho que su blog puede ser un peligro para usted mismo.
Tenga cuidado, sus caprichos intelectuales resultan incomodos para otros caprichosos menos teoricos.
No creo que usted tenga argumentos que lo escuden de nuestras brillantes botas.
Saludos iluso.

m t dijo...

Buenos dias Wilfredo, y feliz año te deseo como bien lo hace J.

Como siempre, me parece muy bueno tu analisis, tan centrado y digerible para los aprendices de politica, que aunque provenga de una opinadorA curiosa por la politica tiene muchisima validez e importancia para medir la opinion de hacia quien supuestamente van dirigidas las 'politicas' que tanto se elaboran y deben ejecutar para progreso y bienestar de la comunidad que los lideres LIDERARAN. Es que creo firmemente en que las teorias deben aplicarse a la realidad y no quedarse en el papel despues de tanto esfuerzo.

Poco a poco el panorama va aclarandose en cuanto a Colombia y sus entretejos de poder, y en verdad que el poder es una 'bestia' de cabezas y fauces, de intestinos en los que muchos se mueven por varias razones y del que hasta a veces algunos deciden autopurgarse por incompatibilidad con el medio, incluido eso de 'valores'.

Sin embargo, queda tanto algo de conocimiento como interes porque se cree firmemente en ciertos valores aplicables al bienestar de la sociedad de la que se hace parte.

Por eso te pregunto, de los grupos llamados uribistas, cuales apoyan que de las propuestas del uribismo, en que se diferencian entre si? tambien me parece oportuno repensar que es lo que busca el uribismo, que tiene que ser una version actualizada de la de hace cuatro años en las que las condiciones eran algo diferentes, y logicamente se movieron varios programas exitosamente.

Tu sabes que siempre he persistido en posicionar la vision desde el angulo femenino, y su activa participacion, como complemento esencial para que se avanze porque somos parte de la sociedad, de en la que buscandola moderna poco a poco hay que eliminar el esclavismo tradicional y prevenir que se implanten formas manipuladas de esclavismo en las que se manipulen a las mujeres para elevar ese esclavismo a titulo ficticio de liberacion. Eso solo generaria mas 'revoluciones' que atrasarian el progreso que la aldea global estoy segura busca.

Por eso ademas de repensar y cuestionar las diferencias entre uribistas y los objetivos actuales del uribismo, cuestiono la participacion de las mujeres politicas del escenario actual y de la contienda que se avecina. Me parece importante incluirlas y examinar sus programas. Noto que van apareciendo modelos que cada politico lider 'escoje y presenta en sociedad'. La pregunta que me estoy haciendo es, son marionetas o tienen algo de conviciones propias? y si las tienen hay siquiera algunos medios para ejecutar sus programas aprovados legalmente.

Me pareceria saludable para la sociedad colombiana que la mujer se exprese. Es que aun el uribismo, envisionado como un partido de fuerza, terminaria siendo posicionado como un clan de 'alegres compadres', del que automaticamente surgirian resentimiento logicos de exclusion del sector femenino, y del que capitalizarian la oposicion, que ya veo surgiendo con cada uno posicionando su marioneta modelo.

Por eso firmemente creo que en democracia y pluralidad de la sana, se necesitan valores reales, sinceridad, firmeza, feminidad que es equivalente a inteligencia sin violencia, y una astucia generalmente vencedora porque es producto de muchas generaciones de sobrevivencia.

Y claro que ustedes los uribistas purasangre saben mucho mas de todo, pero ejerzo mi derecho de opinion, y estoy convencida que algo de racionalidad han demostrado.

Otra cosa, una familia presidencial tan hermosa es algo positivo a mostrar y a participar, pues no hay que olvidar que son un modelo que sucede lo es desde el escenario politico mayormente. Claro que sus condiciones son diferentes, pero quien mas que el presidente para exitosamente hacer alarde en forma segura de ese 'capital soio-politico'?

Mucha ventura te deseo en el 2006.

Jaime Ruiz dijo...

Para J: No, ese Santos es un político centrista que desde hace mucho tiempo se mantiene en una misma actitud de hacer compatible la tradición del partido liberal con la racionalidad económica. Fue ministro de Pastrana y se encontró con toda la animadversión de los sindicatos estatales por detener sus abusos. Sólo es primo del director de El Tiempo. ¿He dicho alguna vez que una persona es responsable de lo que hacen sus parientes? De verdad, la inmoralidad teñida de infantilismo es deprimente.

Lo que hay que ver es el contenido de los editoriales y de las noticias, casi siempre en dirección opuesta a lo que decía J. M. Santos en sus columnas. Mientras que él hizo oposición a Samper, el editor general del periódico era el señor Rodrigo Pardo, ex ministro de Samper y propagandista del discurso mamerto de esa facción samperista (cuyo mejor exponente es otro Santos, Enrique Santos Molano). Lo sustituyó Roberto Pombo, abierto defensor del régimen cubano y promotor de Luis Eduardo Garzón.

Ya escribí hace tiempos un post en Pensemos sobre la revista Alternativa, que era una creación de García Márquez, Enrique Santos Calderón y Antonio Caballero, en la que escribía también Roberto Pombo, y que abiertamente promovía la "lucha armada". El Tiempo de ahora, sobre todo en la parte de noticias, es la continuación de esa revista. ¿Qué tiene que ver el parentesco del ex ministro J.M. Santos? A mí me daría vergüenza salir con algo así.

En cualquier caso la categoría de subhombres que yo concibo no afecta a Caballero ni a Santos Calderón. Ellos son sólo canallas, saben que mienten y manipulan a su chusma para mantener el control que a fin de cuentas siempre han tenido en Colombia. En realidad ellos, y gran parte de esa alta oligarquía, siempre se han sentido superiores a los demás colombianos, por eso se permiten mentir y mentir sin el menor escrúpulo. El aislamiento y el primitivismo permiten que, para provecho de esos señores, se desarrolle una religión del crimen y el absurdo basada en las mentiras que ellos difunden.

Lo que no he llegado a entender todavía es lo del robo del petróleo iraquí, ni la forma en que concentrar los recursos estatales en una minoría que se gana el sueldo de 15 personas gracias a las presiones sindicales y se pensiona antes de los 50 años sirve para repartir la riqueza. Pero ahora tenemos otro ingrediente: no importa que se apoye a Castro, que se haga propaganda comunista en cada editorial, etc. No se puede atacar a esas personas porque sus primos son de otro partido.

Indagar en esas razones se va volviendo como esas peleas de grillos que tanto fascinaban a los antiguos chinos, una diversión un poco perversa.

Jaime Ruiz dijo...

Para Galactus:

O usted no lee los editoriales de El Tiempo o no los entiende. En la medida en que se proclaman prorreelección pueden difundir su propaganda con visos de "objetividad". Antes y después los editoriales eran rotundamente hostiles al gobierno, así como la mayoría de las columnas y noticias. Fue exactamente lo mismo que hicieron con Juan Lozano, que a pesar del apoyo del editorial resultaba en cada noticia y en cada columna un mediocre sin ninguna aptitud gracias a la manipulación. Lo mismo que hicieron con el referendo.

Los Santos que colaboran con el gobierno son un caso aparte. El ex ministro es un tipo con aspiraciones presidenciales que siempre ha mantenido un discurso coherente de "tercera vía", el informático es un tipo recto que se pone de parte de los secuestrados y razona con justicia, el vicepresidente fue un izquierdista de esa gauche divine hasta el proceso del Caguán, cuando comprendió que no había alternativa a hacer frente a la guerrilla. No entiendo qué tiene que ver el parentesco de esas personas con la línea del periódico. En una entrevista que publicaron hace como un año el vicepresidente se quejaba de la oposición virulenta del periódico. ¿Estaría bromeando?

En cuanto a ser disidente de las teorías colombianas (la más característica es que el narcotráfico se prohíbe en EE UU porque es un gran negocio para ellos), le aseguro que eso que usted atribuye a "los que tienen el poder" es lo que cualquiera que no esté envenenado por la soberbia clasista del trópico ve. Las cosas se caen para abajo, dos y dos son cuatro... De no ser porque Colombia es un país absurdo en el que la gente cree uno tras otro infinidad de disparates monstruosos, no habría atraso ni ocuparíamos el primer lugar en casi todas las categorías del crimen. El país bizarro, como el mundo bizarro de Supermán. Decir las verdades más obvias en un muladar así es ser disidente.

Jaime Ruiz dijo...

Para el anónimo de las 7:05 AM:

Compañero, lo que no entiendo es lo de "saludos iluso". ¿No será "saludos ilusos"? Es que no estoy al tanto de las variaciones del lenguaje.

Tú sí eres auténtico (aunque mucho me temo que otras veces opinas con algún nombre), tú sí eres de esas víctimas de la UP que no andan diciendo que a tus compinches los mataron porque el sistema no admite disidencias, sino que trabajas en la parte más eficaz del negocio.

¿Habré sido demasiado eficaz con los del frente de la sonrisa y las buenas maneras para que se estén desesperando? Me alegro, y me alegro de que por fin muestren su verdadera cara y no el disfraz afeminado de AI o las retóricas de Saramago.

Jaime Ruiz dijo...

Para Mary T. En conjunto los diversos partidos uribistas son agrupaciones de políticos tradicionales más interesados en organizar a sus clientelas y maquinarias para asegurarse la elección (y el poder y los sueldos y las influencias) que por el programa que se va a aplicar. Eso tiene que ver con la inmadurez de la sociedad, que cuando opina por sí misma repite la retórica que predomina en los medios y en las universidades.

Tal vez por eso Uribe no ha pensado en crear un partido de largo aliento, porque la sociedad seguiría otro tipo de lealtades y el partido de soñadores se quedaría en una minoría.

La cuestión de la redención de la mujer, más allá de lo que uno piense de sus planteamientos, depende sobre todo de que haya paz, libertad y desarrollo económico. En la medida en que Colombia se vaya asimilando al mundo civilizado crecerá la autonomía y el poder de las mujeres. Y para eso es necesaria la reelección, y en la medida de lo posible el triunfo de los partidos "uribistas", aunque yo encuentro más atractivo el grupo de Enrique Peñalosa.

Anónimo dijo...

Voy a responder solamente a lo del robo del petroleo, ya que es un tema que se repite. Creí que en una pasada discusión usted se habia declarado de acuerdo cuando yo afirmé que uno de los principales factores en la guerra en Irak era el control del comercio del petroleo en la región. Que yo recuerde, nunca he usado la palabra "robar", asi que voy a asumir que cuando usted exige que le expliquen eso se esta dirigiendo a otras personas.

No me interesa defender a "El Tiempo", pero aquello de que ese diario se dedica a "hacer propaganda comunista en cada editorial" me parece completamente alejado de la realidad.

Finalmente, como soy uno de los pocos lectores/comentaristas "fieles" de este blog, me molesta un poco el tono con el que sugiere que hay algun vinculo entre el anonimo y los que comentamos sin ningún tipo de amenazas violentas.

Anónimo dijo...

el anterior fui yo: Sergio - Galactus, se entiende.

Anónimo dijo...

Wilfredo Moreno.


Totalmente de acuerdo con explicación de Jaime sobre la Familia Santos. Pienso que una parte de los Santos cree que puede encontrar un lugar en una Sociedad mas Liberal y la otra teme perder sus jerarquías su posición y en el caso particular de Enrique Santos, el sueño (Que pude ser una pesadilla para el País) de colocar alguien en el poder hecho a su imagen y semejanza.

Anónimo dijo...

Wilfredo Moreno.

m t, Lo que dice Jaime sobre los Partidos “Uribistas” es cierto, el problema es que no exista una Sociedad madura que llegue a las Urnas en masas para aprobar un proyecto de País, esa situación solo se ve en las Presidenciales y siempre es para resolver situaciones coyunturales, talvez por que se cree erróneamente que el Presidente tiene el poder absoluto.

Aunque El Partido de la U cuente con una base clientelista tiene de cabeza a una persona con muchas ambiciones y mucho prestigio que a sabido cultivar durante mucho tiempo, eso llevara a que el Partido de La U por lo menos sea una agrupación Política con ciertos compromisos. Jun Manuel Santos a diferencia de otros a demostrado tener unos ideales que se acoplan al concepto que se tiene de Sociedad Moderna por lo tato es de esperar que ese Partido Político defienda lo que a pregonado su fundador durante ya largo tiempo.

j. dijo...

Gracias por la respuesta, Wilfredo. Lo que pasa es que no es clara para mí esa tendencia editorial de EL TIEMPO que Jaime con frecuencia denuncia. La editorial pro-reelección que menciona Sergio, por ejemplo, parecería ir en contravía de esas acusaciones, al igual que la participación regular de Londoño, Guillermo Santos y otros columnistas de igual linea discursiva. La calidad del periódico es otro asunto y creo que todos acá estamos medianamente de acuerdo en que es un pésimo medio de noticias y análisis.

Mi sugerencia de que asociaciones familiares implican similaridad ideológica se debe a que recurrí a una figura discursiva frecuente en la retórica Ruiciana (¿Ruicistica?) que permite generalizar familiarmente cualquier acusación que uno haga sobre alguien. Por ejemplo, Jaime con frecuencia me acusa a mí de ser beneficiario de los dineros del secuestro y acérrimo defensor de la guerrilla (cosa esta que me ofende profundamente) y luego ha procedido a acusar a mis padres y abuelos de los mismos crímenes por ese argumento de transitividad raro que él usa. Creí que también funcionaba en este caso. Jaime nos debe, ya que menciona eso de las deudas, cuál es el argumento según el cual yo me lucro del dinero de los secuestros y todo eso que él dice de mí y como, de paso, mis famliares salen a deber en todo esto.

(Sí, sí, Jaime, yo sé que usted ya me explicó que (las suyas) "son generalizaciones sobre el pasado de los colombianos gomelos como casi todos los que comentan y tal vez los que leen en su blog", no tenemos que volver sobre eso. En este caso, yo también hacía una generalización parecida a la suya basado en el reconocido abolengo de los Santos.)

Pasando a la solicitud de Jaime de explicarle algo sobre un robo de petroleo en el medio oriente, lo remito a la respuesta de Sergio aquí arriba y le pido que por favor nos señale dónde usamos la palabra robo nosotros. También, como a Sergio, me molesta que usted sugiera que alguno de los comentaristas regulares de este weblog (entre los cuales me incluyo, junto a Diegoth, M T, Sergio, Catalombia, Jim y recientemente "Seb") está detrás del comentario amenazante aquí arriba.

El asunto de como pagar no se cuanto a no se quienes ayuda a fomentar la distribución de la riqueza debería preguntarselo al presidente Uribe, quien en tiempos de supuesta austeridad sube desaforadamente los sueldos de sus ministros y asegura -enloquecido- alzas significativas en el salario mínimo que, obvio, finalmente no llegan.

Postdata: Anoto de paso que me dio gusto descubrir que Wilfredo tiene una personalidad distinta a la de Jaime. Nunca lo había visto comentar y responder por este lado.

DieGoth dijo...

Bueno, se nota el desespero de los mamertos. Ya con amenacitas y todo de parte de su departamento "judicial"...

Cuando vuelva discutire mas sobre el partido de la U y Juan Manuel Santos, así como algunos politiqueros que se metieron allí como en feria. Yo no confío mucho en esta gente

j. dijo...

¿Nada que llegan las vacaciones, Diego? Lo están explotando en ese trabajo suyo. Tiene que protestar, organizar un sindicato o algo... :P

Anónimo dijo...

Wilfredo Moreno.



J, yo no soy el apropiado para contestar sus cuestionamientos, lo que puedo decir es que Jaime es alguien que odia el cinismo y la forma descarada como se presentan los aliados de la guerrilla, por ejemplo para cualquier persona que razone le resultaría fastidioso que se defina la invasión a Irak como interés por el Petróleo, dicha afirmación lo llevaría a uno a pensar que no existe ejercito Estadounidense sino mas bien un cuerpo Armado para defender los intereses de las multinacionales Petroleras sobretodo las Norte Americanas y eso solo es aceptado por los retardados mentales ni siquiera por la gente mal informada, igual pasa con la teoría sobre la prohibición de las drogas que viene siendo un invento de los Banqueros para enriquecerse, entonces ahí la imaginación nos tendría que llevar a pensar que la DEA y el Poder Judicial Estadounidense son empleados de los Bancos y no precisamente para desempeñarse como cajeros, las lista de situaciones es larga y mucho más oscura que lo mencionado y fácilmente pueden parecer chistes de mal gusto.


Sobre el Periódico El Tiempo ya es mucho lo que se a dicho, yo agregaría que ciertos Editoriales terminan reflejando el pensar de la melcocha ideológica que llego con Enrique Santos Calderón, por que si antes los Editoriales defendía el puesto y las creencias de la Familia Santos y la de sus allegados con Enrique Santos la cosa a tomado otro tono, para mi muchos Editoriales se los están encargando a León Valencia y Alejo Vargas, este ultimo le es muy cómodo a Don Enrique por que es representante del soporte ideológico de la Izquierda, de todos modos Alejo es discípulo de lo que Jaime llama la era “Alternativa”.

Es bueno que Usted tome la discusión sobre la “Repartición de la Riqueza” por que todos lo que hablan sobre el tema nunca llegan mas lejos de esa frase y termina por confundir, uno no sabe si es que van a quitarle a los que tienen para dárselo a los que apoyen el proceso, si es por medio de la fuerza como ocurrió por ejemplo en la Revolución Rusa o Cubana o van a probar leyes para que gran parte de las ganancias de los que producen parasen a manos del Estado como mas o menos ocurrió en la Argentina de Perón o si van a dejar al Mercado hacer el trabajo como exitosamente ocurrió en Europa Occidental, Estados Unidos y mas recientemente el Sudeste Asiático. Si no tienen otra formula que mostrar es mejor que le dejen el trabajo al Mercado por que las otras medidas lo que han terminado por hacer son repartir la pobreza y la riqueza se vuelve en algo exclusivo de los que la reparten.

Jaime Ruiz dijo...

Para Galactus: perdón por la tardanza en contestar. Le voy a copiar una secuencia de mensajes:

"En Colombia todos aceptan la idiotez inverosímil de que se trata de robarse el petróleo de los iraquíes."

Hay algunos como usted que aceptan la tesis igualmente inverosImil de que si el principal producto de exportaciOn de Irak fueran las zanahorias o la lechuga, o algo asI, los Estados Unidos habrian intervenido de la misma manera.
Sergio - Galactus

j. dijo...
Vivimos en un mundo inverosimil.


La opinión que usted me atribuye no tiene ningún fundamento y ninguna relación con nada que yo haya escrito, y la frase de Javier hace pensar que en efecto cree que se trata de robar el petróleo iraquí. En todo caso es verdad que usted no ha hablado de robar, pero no me negará que millones de colombianos creen eso.

Acerca del de las amenazas, en parte quiero tomar venganza de los insultos ("cobarde", etc.) que usted me dirigió con ocasión de la discusión sobre la UP. Y por otra en la medida en que tiende a defender ciertos discursos de los amigos de la guerrilla (como la consideración de la masacre de la UP como un crimen de Estado que desautoriza el sistema de elección de los gobernantes que hay), es inevitable que resulte asociado a ese bando.

Más allá de eso, no creo ni he sugerido que haya ninguna relación personal entre el de las amenazas (que escribe a hora europea y al que ustedes no han desaprobado, ya sé que porque consideran obvio el rechazo, pero estaría bien que sepa que quienes discrepan de lo que escribo no quieren contarse en el mismo bando que esa clase de gente). En fin: la gente que no puede opinar abiertamente porque va a sufrir represalias de los terroristas es muchísima. Y por eso los antiuribistas se sienten muy autorizados a sacar pecho por su valor. Es como vivir en Francia y declararse antimusulmán. Antisemita se puede ser, ningún judío va a matar a Le Pen por declararse antisemita (o anticlerical, o antiamericano). Pero a los antimusulmanes les pasa lo de Pim Fortuyn o Theo Van Gogh.

Jaime Ruiz dijo...

Para J: Bueno casi todo lo de su mensaje ya se lo contesté a Galactus. Quería cobrarles la frivolidad de andar insultando a quien es precavido respecto a las guerrillas y sus amigos. Sobre El Tiempo, le copiaré un link en Pensemos.

Sobre Uribe hay dos cosas, una es la llamada a subir el salario mínimo, que subió muy por encima de la inflación en todo caso. El discurso del presidente es populista y antieconómico, pero va dirigido a desbaratar la propuesta populista y catastrófica de Serpa de doblar el mínimo. Es que la gente que se gana el mínimo podría ilusionarse y apoyar al bigotudo, con el resultado de que muchos de ellos se quedarían sin trabajo, de que los principales beneficiados serían personas cuyos salarios se calculan con base en el mínimo pero que ganan mucho más. Sobre eso ya posteé y ya lo expliqué en el post de {un/compliant}.

Lo de subir los sueldos de los empleados públicos es otra medida clientelista destinada a asegurarse apoyos. No es el caso de los ministros. Éstos son profesionales muy calificados que podrían estar ganando sueldos altísimos fuera del Estado y ganan la mitad o un tercio de lo que ganan algunos congresistas (que sólo son hábiles consiguiendo votos) y algunos magistrados (cuya profesión es intrigar para obtener esos sueldos).

Sí, si usted quiere Uribe es populista y clientelista, pues es un político colombiano y si fuera más ajustado a principios económicos y de gestión madura no ganaría elecciones ni ocuparía cargos de nivel en Colombia. Sólo que en comparación con sus rivales es, ahí sí, un personaje de gran altura y papel trascendental en la historia del país. Es que estamos en medio de su presidencia, que será recordada por mucho tiempo como una época casi milagrosa.

j. dijo...

Estimado Wilfredo, gracias por su respuesta.

"por ejemplo para cualquier persona que razone le resultaría fastidioso que se defina la invasión a Irak como interés por el Petróleo, dicha afirmación lo llevaría a uno a pensar que no existe ejercito Estadounidense sino mas bien un cuerpo Armado para defender los intereses de las multinacionales Petroleras sobretodo las Norte Americanas y eso solo es aceptado por los retardados mentales ni siquiera por la gente mal informada"

Lamento notar, amigo Wilfredo, que cae usted también en el vicio del amigo Jaime de argumentar por reducción al estúpido. Este tipo de argumentación se basa en afirmar cualquier cosa sustentándola en base a razones del tipo "cualquiera que crea lo contrario es un retardado mental" o "sólo un estúpido podría pensar que". Ojalá que argumentara de verdad y no basandose en insultos gratuitos hacia quien disiente con usted.

Lo del tema de la "Distribución de la riqueza" fue propuesto por Jaime, no por mí. Según tengo entendido, nuestro presidente quería contribuir a la tal "distribución" promulgando leyes a la Perón, pero al final el asunto no cuajó. Es que a Álvaro a veces se le olvida que no hay plata.

j. dijo...

Jaime,

Usted, gran lector, lee "mas allá de lo evidente", como el personaje de Thundercats. Mi frase tenía una intención jocosa: me burlaba del uso de la palabra inverosimil en la discusión, nada más.

El asunto de las amenazas me parece muy grave y triste vengan de donde vengan. No me pareció necesario aclarar que no estaba de acuerdo con ese estilo de discusión porque pensé que era obvio que es así. No por nada llevo discutiendo con usted abiertamente desde hace ya un buen número de meses.

Eso de que haya aprovechado esa amenaza -seria o no- para propinar una "venganza" por haber sido acusado en el punto álgido de una discusión que usted mismo reconoció que se le había salido de las manos me parece también desafortunado. Yo sé que usted varias veces nos ha acusado de ser guerrilleros, hijos de guerrilleros y nietos de guerrilleros, pero yo creía que eso eran sólo "generalizaciones", en este caso era una especie de acusación implícita bastante concreta. Ojalá no se repita, pela el cobre usted ahí.

"Sí, si usted quiere Uribe es populista y clientelista, pues es un político colombiano y si fuera más ajustado a principios económicos y de gestión madura no ganaría elecciones ni ocuparía cargos de nivel en Colombia."

Oh, gracias por regalarme ese punto, Jaime, me parecía inaudito que se negara a reconocerlo abiertamente. Ese es justamente mi problema con Álvaro Uribe, en mis buenos días yo hasta le reconozco buena voluntad en sus desiciones, pero alguien que maneja un país de esa manera no merece repetir. Enrique Peñalosa y Antanas Mockus demostraron en la práctica que ni el populismo ni el clientelismo eran necesarios para ocupar cargos altos de elección popular en Colombia, no veo una razón por la cual esto no pueda ser generalizable a todo el país. Tal vez usted piense que ese asunto es una minucia, pero a mí me parece que además de la guerra que libramos contra los agentes violentos, hay una más silenciosa que debemos librar contra la burocracia, el cllientelismo, el populismo y demás vicios arraigados en la política nacional. Uribe podrá haber hecho cosas maravillosas en cuanto a la guerra contra las FARC, cosa aún no clara para mí, o en la rehabilitación de paramilitares, cosa últimamente aún más dudosa, y definitivamente su mandato sí ha influido a mejorar la economía del país, pero a la vez que ha hecho todas estas cosas ha reforzado, hipócritamente -sólo por hacerse a una reelección y echando a la basura sus esfuerzos iniciales tendientes a "meritocratizar" y organizar los estamentos públicos-, una maquinaria clientelista y ha abusado de su poder. Por eso, principalmente, es que yo no voy a votar por él, perdió mi confianza, no es el tipo de político que yo me sentiría cómodo apoyando, prefiero votar en blanco.

Jaime Ruiz dijo...

A mí Mockus me parece un tipo muy discutible y francamente peligroso por motivos distintos a los que hacen peligrosos a los mamertos y a Serpa, lo que pasa es que no me parece que tenga mucho futuro político y por eso no vale la pena dedicarle mucha atención. A lo mejor se vuelve a lanzar a la alcaldía y vuelve a ganar. Peñalosa sí me gusta más que Uribe, sobre todo en su discurso, pero ha cometido muchos errores y no sería mejor que Uribe como estratega contra la guerrilla.

Hay cosas que son como dogmas para los economistas y que la gente no acepta, sobre todo la gente ideologizada: como que la salud de una economía se muestra en los resultados de la bolsa. Sí, sigue habiendo una mitad de colombianos en condición de pobreza o indigencia, pero bajar 7 puntos en tres años es como un milagro, sobre todo en medio de la deuda, el déficit y la guerra. Yo creo que estos años registrarán un crecimiento superior a los anteriores, y unas cifras de empleo y bienestar igualmente progresivas. Bueno, esos resultados de la bolsa en los últimos años muestran una situación de franca recuperación, pero siempre se podrá decir que son los ricos los que se están beneficiando. Es la clase de cosas en las que yo le creo más al decano de economía de Los Andes que a Sergio Méndez.

Jim dijo...

El Partido de la U renunció esta semana a varios de sus "expertos en llevar gente que no llegaría a las urnas por cuenta propia" y cobró ese sacrificio con calumnias. Juan Manuel Santos ha probado con insistencia ser una persona que no piensa, pero el respaldo dado por Palacio preocupa. El país vive la asfixia del desarrollo forzado de la tercera etapa estratégica del proyecto paramilitar, la legitimación (las dos primeras son incursión y consolidación). Cualquiera que viva en las provincias afectadas sabe que la asociación entre el gobierno de Uribe y el buen momento de las mafias que se campean en su localidad no es un discurso ideologizado de conspiradores de las izquierdas, sino una cosa evidente que le toca aguantar a diario. Decenas de ganaderos lamentan hoy haber apostado por el mal menor de los mafiosos para quitarse el "yugo de la guerrilla"; extorsión, homicidio y desplazamiento es lo que reciben hoy de sus liberadores.
La gente que sufre estas cosas mayoritariamente no va a buscar la salida en la subversión, pues ya tuvo demasiado de esta desgracia; pero hacía tiempo un gobierno no daba tanto impulso y tantas garantías a los señores de las economías ilegales, eso genera desesperanza e inhibe la iniciativa económica legal.

j. dijo...

amen, brother.

m t dijo...

Mi muy candida opinion:

y dirigida mas que todo a JR (no se haga 'ilusiones' que no lo estoy asociando con ese actor gringo que una vez existio para series de TV).

Gracias por su respuesta anterior sobre las varias lineas uribistas. En cuanto a el poder y el rol de las mujeres, desafortunadamente creo que tiene una vision realista de lo que es mas probable suceda, pero afortunadamente existis los 'idealista o soñadores', y somos mas o menos la mitad de la poblacion, que aunque existen pocas condiciones favorables para el avanze de la mujer, y estas estan concentradas en pocas secciones de la geografia de la aldea global, solo tomaria el un pequeño impulso para que se de el efecto domino o bola de nieve. Mi inquietud al respecto no es si es posible llegar al poder real, ni si hay poca probabilidad de que ocurra, sino el desempeño apropiado y necesario para balancear el extremismo actual. O sea, me questiono si en realidad seriamos el 'buffer' que se necesita para salir de los problemas y tener un progreso sotenido, uno REAL en los campos mas criticos.

En cuanto a Peñaloza, la verdad es que desconozco al Sr este, o aun su trabajo. Solo se que tiene seguidores de las ciudades principales, que su CV lo muestra como productivo y preparado, y que hizo un buen trabajo para Bogota, y que quiere aplicarlo a otras ciudades claves del pais. Mi desconcierto es la consistente ausencia de su escenario de las zonas rurales. Y eso preocupa porque es que la mayoria de gente, aun la citadina, tenemos en cuenta la importancia del campo, hasta para vacacionar asi sea una vez en la vida. No hay lugar en el mundo que sea 100% citadino, pero quizas si al reves.

No entiendo como puede un pais mayormente rural concebir proyectos de vida y gobierno sin incluir el campo. Y Peñaloza no se expresa al respecto, a menos que es porque no lo conoce y sin eso no se puede expresar con propiedad y acierto.

Mockus tiene su valor, y por su aparente caracter quizas seria mas apropiado para las ocasiones mas inmediatas en sucesion de gobierno. Pero la verdad es que uno tiene que conocerlo mas en su proyecto de lider nacional.

De todas formas Uribe continua siendo hasta ahora el mas preciso para este siguiente periodo.

Jaime Ruiz dijo...

Para Jim: ¡qué curioso, entonces ¿por qué no obtienen apoyo los otros candidatos? ¿Y por qué no publica la prensa noticias de tales cosas? ¿Y por qué no menciona César Gaviria ningún caso concreto? ¿Y por qué los indicadores de homicidios son los más bajos en dos décadas? ¿Y por qué hay más extradiciones de narcotraficantes que nunca antes? ¿Y por qué el tono respetuoso de toda la prensa seria del mundo, y hasta de Chávez, Lula, Kirchner y demás?

Parece que la fuerza armada que le gusta a usted ha dejado de matar a muchísima gente porque a usted le parece que aumentan los homicidios de la fuerza armada que a usted no le gusta, pero todas las noticias de todos los medios y todas las estadísticas y aun la percepción de casi toda la gente dicen otra cosa.

El nivel de delirio criminal de la izquierda colombiana ya ha traspasado el ridículo. Andrés Pastrana era un gran gobernante y un hombre sensato hasta que aceptó la embajada, ahora el bondadoso socialdemócrata es el antaño neoliberal César Gaviria, que en todo caso no es tan cabal y patriota como Álvaro Leyva.

Lo más sucio e innoble de la politiquería y la basura moral que es Colombia lo representa la izquierda realmente existente.

Jaime Ruiz dijo...

Para J. Sí, sí, que no se mate ni se secuestre. esa propaganda de las FARC mata mucho más que todas las minas y todos los fusiles. Es lo que construye el relato de las masacres guerrilleras. ¿Por qué Jim no pide a las guerrillas que se acojan a la ley de justicia y paz e inviertan sus miles de millones de dólares en las regiones que han dominado durante décadas? Necesitan el mito de la invasión paramilitar para justificar la continuación de las masacres.

Jaime Ruiz dijo...

Para Mary T.: sobre el empoderamiento de la mujer, mis aspiraciones son más modestas y realistas, y al mismo tiempo muy optimistas. Lo que me parece a mí posible es asimilarnos a la modernidad como lo van haciendo otros países de Latinoamérica: Chile, México, Costa Rica, Puerto Rico y en alguna medida Uruguay y Brasil. Tiene que ser un proceso parecido a los que han vivido las dos democracias latinas jóvenes del Mediterráneo, España e Italia. No soy mujer y pienso en una mejora general que será lenta y comedida, según me parece.

Respecto a Peñalosa, no me parece una cuestión importante que un político que aspire a la presidencia tenga proyectos rurales. Puede aliarse con los sectores que representan a esa población. Creo que Peñalosa lo haría mejor que Uribe porque tendría menos lazos con los terratenientes y gremios que pretenden por ejemplo frenar el TLC y salvar los subsidios y aranceles.

A mí Peñalosa me gusta porque es un extranjero, porque entiende la sociedad colombiana con los ojos del mundo civilizado y apunta a destruir aquello que la paraliza. Un proyecto como los colegios en concesión es meritorio y excelente: optimizar el uso de los recursos que se gastan en educación. Privatizar en cierta medida la escuela para hacerla más productiva. Lo mismo lo del espacio público, que es lo que nos iguala mientras que el privilegio del automóvil afianza la jerarquía, o la utilidad de las bibliotecas.

Yo creo que el partido de la U debería buscar la alianza con Peñalosa, así tendría una amplia legitimidad para pelear los votos a la maquinaria de Gaviria que ahora está al servicio de Chávez.

Jim dijo...

Incisivo Jaime:
Me sorprende que usted, avezado como es en ver y denunciar a los titiriteros que mueven a los niños homicidas de las Farc, no note que el paramilitarismo es mucho más que un fulano moreno, de gafas oscuras en una camioneta y con una pistola, mirándolo feo a uno a la entrada de Tarazá.
Las cosas que comento sobre la situación de las provincias y también de Bogotá - más allá de la frívola presentación del hecho por parte del alcalde -, no las tomo de informes de ONGs, ni de fuentes especializadas y permanentemente cuestionadas. Es la lectura que tengo a partir de mis viajes a regiones como la Costa Atlántica, los Llanos Orientales, Santander, Norte de Santander y Antioquia. En esos sitios he podido escuchar relatos de gente común, no vinculada a izquierdas y conspicuamente ajena a la guerrilla, acerca de cómo se maneja la política electoral por la intimidación, de cómo estos grupos manipulan las economías locales y de la asfixia que describo en mi anterior comentario.
Cualquiera que conozca la dinámica electoral de la Costa sabe que ese señor Maloof llegó al Congreso por orden de los paramilitares, quienes bloquearon toda opción a los poderes partidarios tradicionales de esos municipios. He sabido de grupos políticos nuevos, con cierta proyección de éxito, cuyos jefes fueron intimidados para que no opinaran en contra de Álvaro Uribe (no menciono el departamento ni el grupo pero ya dije demasiado).
Que los homicidios hayan disminuido, de ser cierto, es algo que en sí mismo no admite queja. Pero eso no niega el fenómeno que comento. Si uno ve al funcionario de alto gobierno de Castro, el que más odien los cubanos de a pie, caminando tranquilo entre una multitud de desconocidos en algún callejón de La Habana, sin armas y sin escolta, uno no dice ¡cáspita, cuánto respaldo popular! Uno obviamente interpreta que la represión es tan rígida que nadie se atreve siquiera a pasar saliva por pánico a las represalias.
Mirando el plan estratégico de las AUC, ellos saben que en las dos primeras etapas matan mucha gente, pero después le bajan y la prioridad es de otra índole. En Puerto Boyacá no se viven los índices de homicidios de los años 82 al 85, ya no amenazan a nadie por pertenecer al Partido Comunista ni al Nuevo Liberalismo porque de eso ya no hay por allá; no bajan a un tipo de una ONG de la flota que va de Bogotá a Medellín para descuartizarlo. Las prioridades son otras. No quiere eso decir que no sean desterrados finqueros que se cuelgan con la vacuna de las autodefensas, o que no haya calles donde se recomiende pasar rápido mirando hacia el piso y procurar olvidar todo lo que se alcance a oír.
Disminuir los homicidios a sus "justas proporciones" es parte sustancial del avance del proyecto paramilitar en su dimensión de grupo con una idea particular de Estado y una disposición armada y política para realizarla (no la de apéndice del Estado, como se ve desde el discurso de las guerrillas). No soy afecto al Partido Liberal, ni lo considero demasiado ajeno a esta orgía de complacencia con la mafia, pero sé que cuando ciertos dirigentes de ese partido hacen esas denuncias genéricas, lo hacen respondiendo al desespero de sus copartidarios en regiones específicas, quienes viven directamente esa situación de asfixia y saben que la denuncia formal, con declaraciones juramentadas, solo va a precipitar su muerte sin que haya consecuencias penales o políticas para sus asesinos.
Tengo varios adjetivos candidatizados para calificar la insinuación de Ruiz acerca de un supuesto favoritismo mío hacia alguna fuerza armada, del cual se inferiría que sólo digo las cosas como cuando llora un mal perdedor; dejo a cualquier lector en libertad de juzgar por sí mismo la calidad moral de tales recursos retóricos. Alguna vez un interlocutor me decía que una de las cosas buenas de la guerrilla, era que había puesto en cintura e los corruptos de cierto municipio. Esa falsa legitimidad, ese mal llamado "poder popular", solo es el poder del chantaje por las armas; quien apuesta a ello se atiene a que llegue otro más asesino e imponga un chantaje más duro, pero el fenómeno es el mismo y con tendencia a agravarse.
Si yo opino que sería deseable tabajar en obras remediales para el desastre ecológico causado por el anillo vial a la Ciénaga Grande de la Magdalena no estoy exigiendo que la gente vuelva a dar la vuelta larga de antes de esa obra, no estoy pretendiendo cambiar el pasado, tampoco. Aunque no comparto ni siento mayor entusiasmo por la campaña que representó echar mano de métodos irregulares y criminales para replegar a las guerrillas lejos de las principales obras de infraestructura y los centros de producción industrial, ganadera y minera; sé que es algo que no puedo cambiar. Sé también que ni yo ni la mayoría de los colombianos queremos volver a la situación anterior, pero no estoy obligado a componer himnos ni reproducir mentiras laudatorias en apoyo a un estado de cosas que sé, representa riesgos muy negativos para el país. Rendir homenaje a las mafias es tirar a la basura el país.
No comparto esas frases acerca de Andrés Pastrana sugeridas por Ruiz. De hecho, para mí Juan Manuel Santos es un tipo a quien solo alguien tan... (evitemos los adjetivos), tan Andrés Pastrana podría nombrar como Ministro de Hacienda.
PD. Hace unos posts, sugerí el caso de los fusiles jordanos como un ejemplo de que la situación de guerra de colombia tenía auspiciadores de más alto nivel (si un Secretario de Estado de USA reclama por una venta legal de estas armas tácticas de infantería entre dos Estados y a la luz y conocimiento de todo el mundo, es lógico que un movimiento tan grande y con gente tan pesada metida compromete la política internacional de los Estados Unidos; un viaje de tal tonelaje Jordania - Perú - Colombia no es un tema para nada baladí ni un detallito operativo de la guerrilla), sin excluir a los obvios que uno ve en el noticiero; Ruiz evadió dar una respuesta seria a mi cuestionamiento. Se me había olvidado destacarlo antes.

Jaime Ruiz dijo...

Para Jim:

1. Lo de la intimidación "paramilitar" en la Costa lo llevo oyendo muchos años, y lo que me llama la atención es que fue la única región en que ganó Serpa en 2002 y en la que los votos en el referendo fueron de alrededor del 15 %. Extraño, ¿no? Mucho más lo es que personajes como César Gaviria hablen repetidamente de intimidaciones y la única prueba que exhiben sea un caso en un pueblo perdido del Cesar. ¿Es que los demás testigos están tan asustados que no lo declaran? Para mí viene a haber algo increíble cuando la gente de las ONG que denuncia infinidad de hechos discutibles con toda clase de testimonios raros no dice nada sobre eso. Es decir, nada que signifique prueba. Lo mismo que los columnistas.

Con todo, no sé si hay intimidación electoral en algunos sitios (no ciertamente en Bogotá, donde se presentan candidatos del Partido Comunista y prácticamente dominan Ciudad Bolívar). Supongo que presiones de matones siempre hay en Colombia, y también violencia en el juego de lealtades con que siempre ha operado la política electoral. No es sorprendente que los departamentos en que más se habla de intimidaciones sean los mismos en que el voto es siempre "amarrado".

La cuestión es que los candidatos de la oposición, tal vez con la excepción de Mockus, no pretenden el imperio de la ley sino un reparto del poder con las guerrillas que les resulte ventajoso a ellos. De otro modo concentrarían sus esfuerzos en denunciar todos los actos de intimidación de matones ligados a los políticos dominantes en las regiones pero exigirían a las guerrillas que aceptaran la ley de justicia y paz y excluirían de cualquier alianza a todos los que no les exigen que se desmovilicen. Bueno, ni siquiera Mockus, cuyo partido apoyó a Garzón en la elección de 2003.

Entonces a lo que se va es a las falacias: se denuncia la impunidad de las AUC ocultando que a las guerrillas les parece demasiado poco y que por fuera del apoyo a Uribe nadie les exige que acepten al menos esa impunidad. Los argumentos son de todo tipo, pero en última instancia corresponden al juego de fuerzas y equilibrios que llevó a la mayoría de los políticos activos a ir al Caguán a congraciarse con los nuevos triunfadores.

Sale así un cuadro feo, en el que las denuncias por intimidación no significan apoyo al imperio de la ley sino argumentos que dan ventaja a la hora de favores a los intimidadores que favorecen a los denunciantes. Muy llamativo.

2. La descripción que usted hace de la reducción del número de homicidios como parte del proyecto "paramilitar" produce la impresión muy característica de una agresión originada en esos malhechores ante la que las víctimas se defienden. ¿No se acuerda de que fueron los universitarios de los años sesenta y setenta los que se fueron a las regiones a organizar la revolución? ¿Alguien le ha contado cuál era la situación de Córdoba a principios de los años ochenta? El cuadro de intimidación que usted pinta es sumamente extraño para quien lea la prensa colombiana u oiga la radio, afectadas de un unanimismo enfermizo en lo relativo a lo que usted dice. Casi todos los columnistas y locutores dicen lo mismo, viven amenazados, etc., cuando precisamente los crímenes contra esa clase de gente ocurrían en otra época. Es decir, la imagen del ministro comprando el periódico en la calle se puede atribuir al terror, y en tal caso la gente más aterrorizada del mundo es la de Suiza.

Siento que ya en el primer párrafo está contestado eso: en la medida en que no se apuesta por el triunfo de la ley sino por la negociación política con las guerrillas (con una u otra excusa), las denuncias sobre supuestas complicidades del gobierno con los "paramilitares" son sólo propaganda de ese frente. Eso sí, son denuncias genéricas, para calumniar al presidente en términos generales todos son valerosísimos, para ir a las cortes internacionales, miles de testigos entusiastas, para crear comunidades de paz, otros miles, para vivir vigilando a los militares en las regiones, decenas de miles de almas nobles y justicieras, muchas de ellas importadas. Pero para denunciar casos concretos... Ahí ya no se puede. ¡Los daneses de las camisetas también tienen miedo!

Y también: no puedo decir que no haya "vacunas" ni delincuencia ligada al "paramilitarismo" y activa aun en las regiones en que se han desmovilizado, pero si siempre les han contestado de diferente manera, ¿cómo es que no pueden aportar pruebas?

Mi opinión es que aun persistiendo esas bandas, como es previsible, las condiciones de la desmovilización les imponen grandes restricciones a la hora de delinquir.

3. Lamento tener que ocuparme de comentar eso en este post, pero hay ciertos usos del lenguaje que me fastidian. El favoritismo es la preferencia a partir del favor, no la simpatía, adhesión, apoyo, identificación hacia algo. "Tiene que haber juego limpio, nada de favoritismos". En cuanto a que lo que usted dice corresponde a la retórica favorable a las guerrillas da casi risa que todavía proteste.

Tengo varios adjetivos candidatizados para calificar la insinuación de Ruiz acerca de un supuesto favoritismo mío hacia alguna fuerza armada, del cual se inferiría que sólo digo las cosas como cuando llora un mal perdedor; dejo a cualquier lector en libertad de juzgar por sí mismo la calidad moral de tales recursos retóricos.

Sí, la calidad moral de tales recursos retóricos, muy bonito. Es como si el testigo de una violación hablara de "personas copulantes". "Vinieron los hombres armados y mataron al joyero y después aparecieron hombres armados vestidos de uniforme a perseguirlos". Ésos son recursos retóricos propios de quienes creen que secuestrar niños es equivalente a intentar impedir que se cometan esos delitos. No sorprende, también Garzón cobraba el sueldo de 50 personas cuando era presidente de la CUT y no tenía reparo en decir que la derecha es pensar en uno mismo y la izquierda es pensar en los demás. El cinismo de tales conductas sólo se explica por el primitivismo colombiano: es algo infantil.

Y creo que he escrito bastante en este blog para que el que quiera encuentre testimonios de que compongo himnos y rindo homenaje a las mafias.

4. Lo de los fusiles jordanos es más grotesco todavía. ¿Estaba la CIA detrás de la expedición del Katrina? ¿Hasta dónde controlan todos los vuelos que se producen en el mundo? ¿Cómo es que no han impuesto todavía el monopolio de la venta de armas? ¿Trabaja Chávez para la CIA? ¿Por qué va un funcionario estadounidense y dice que no autorizan a España a vender aviones a Chávez, si a fin de cuentas quieren que hay inestabilidad? ¿Las discusiones en torno al Plan Colombia en el Congreso y el Senado eran farsas o sólo algunos congresistas estaban enterados de la verdad? ¿Y el gasto de más de 7.000 millones de dólares es también parte de la misma trama?

La implicación de la CIA en el negocio de los fusiles jordanos sólo es una de esas típicas historias colombianas, muestra de una literatura que no se puede saber si incluir en una antología de historias clínicas de psicóticos o en un cómic para retrasados mentales. Supongo que la explicación última de todo es tener una excusa para apropiarse de la Amazonía, para lo cual lo mejor es armar todo lo posible a quienes los pueden matar al intentar apropiarse del territorio. ¡Y claro, con la complicidad de todos los vendidos de todos los medios de todo el mundo, porque a la Amazonía no hay quien la defienda!

Jim dijo...

Qué volteretas para evadir cosas tan obvias. Mi punto central es el de una salida pública del armario por parte de centenares de mafiosos que han encontrado el momento de iniciar un proceso de legitimación. Hay una famosa familia de artistas y políticos, hoy considerados personas de bien, cuyos ancestros de dos o tres generaciones atrás hicieron su apellido sinónimo de economía ilegal. Para llegar allí, fue necesario un proceso de "legalización" que pudo pasar por lagarteo, soborno o progresiva transformación del origen de sus rentas. A partir del llamado proceso de desmovilización de los paramilitares ha habido una incursión generalizada de personajes de estos en zonas comerciales de Bogotá, donde han iniciado sus "proyectos productivos", no con la plata de la desmovilización sino en evidentes operaciones de lavado (además del consecuente destierro de la competencia de los negocios de la competencia previamente instalada).
Tal vez me ha lavado el cerebro la conspiración comunista internacional para que no comparta la impresión de que aquellas víctimas de las guerrillas que se autodefendieron, ganan el derecho a seguir amargándole la vida a otras víctimas de las guerrillas. Liberalismo avanzado, supongo.
El ejemplo de Córdoba es bien simpático, pues una parte importante del accionar militar y social del Epl, las Farc y el Eln, se sigue realizando en esa región por los mismos personajes, sus afines y nuevas caras, bajo otra bandera. Desertores de esas guerrillas asesoran para los paramilitares los llamados proyectos de producción, organización comunitaria, organización de jovenes, etc. Algunos afirman que del lado de las Auc sí los dejaron hacer las cosas que se fueron a hacer por allá (el relato de Alias La Chave, "responsable social de las Auc", en el libro de Patricia Lara da cuenta de esas cosas, así como de la corrupción del lenguaje al llamar a las masacres: "objetivos militares múltiples"). Las retaguardias militares duras de las Accu son las mismas del viejo Epl y cuentan con el apoyo de antiguos cuadros militares de todas las guerrillas. Debe ser muy esperanzador ver al mismo sujeto abusando de la familia de uno con distinto brazalete.
Si escogí el ejemplo de Cuba es porque es de común conocimiento que se trata de un régimen represivo. No idealizo tanto a Suiza, la cual es además una federación de cantones que incluye a algunos más cerriles y parroquiales que un municipio del Territorio Vásquez (solo que sin homicidios, ni malaria, ni cosas de esas); pero es obvio que Puerto Boyacá y otros baluartes del gobierno de la mafia se caracterizan por la ausencia de pluralidad política, con militancias legales prohibidas, con espacios públicos vedados, con redes civiles de delatores, con historia oficial de obligatoria aceptación y con la ley del silencio garantizada por la intimidación armada. Así como no sería feliz viviendo en un país como Cuba donde, aparte de las limitaciones para progresar económicamente, tendría que temer por mi integridad como consecuencia de opiniones o acciones políticas; no deseo para mi país la expansión del modelo de gobierno local manejado por las pobrecitas víctimas, ya saciadas de venganza, pero ávidas de poder.
El uso de la expresión fuerza armada lo tomé del comentario de Ruiz que antecedía al último mío. No sabía que implicara equiparar legitimidades, tal vez el propio Ruiz debió evitarla desde el principio. La oposición moral entre "secuestrar niños e impedir que esos delitos ocurran" trae una trampa más bien falaz. Un propagandista de las guerrillas podría definir su objetivo con alguna invención del tipo "derrocar al régimen corrupto e implantar la felicidad por los siglos de los siglos, amén". Uno sabe que eso no es lo que hacen y menos, cuando perpetran sus mayores felonías. Los desmanes de otros armados, por fuera de sus funciones pero amparados en su estatus, no son necesariamente la realización de los altos fines que los definen legalmente o en su propaganda. Tanto no es equipararlos, que se supone que es más grave (en cierto sentido) que quien está encargado de imponer la ley prefiera siempre violarla con regularidad. El coronel que se vuelve millonario con dinero de sobornos, o que narcotrafica él mismo es un mal ejemplo y un defraudador de la confianza que le dio la sociedad.
La vinculación de agentes norteamericanos al caso de los fusiles jordanos llegó a instancias judiciales en Colombia y la respuesta del gobierno norteamericano fue la negación vehemente ante la prensa y la ausencia de colaboración con la justicia. Transportar diez mil fusiles no es como transportar diez mil kilos de cocaína; menos cuando el origen es un país aliado de los Estados Unidos. El recorrido no fue Girardot - Melgar, fue un desplazamiento de importancia. No era un barco pasando por el Caribe, eran aviones surcando el Atlántico.
Pienso que las candidaturas presidenciales de Pardo y Mockus son alternativas de opinión, aunque no de éxito contra Uribe. Pardo sabe que no va a derrotar en las urnas al presidente pero ha manifestado públicamente unas posturas, lo mismo Mockus. Pretender que no se puede llamar la atención sobre las presiones de los paramilitares porque existen las de la guerrilla es tener un galil en lugar de cerebro. Si robos, homicidios y violaciones de estos próceres están indultados de antemano por la maldad de los malos, este país se sumió en una disfuncionalidad aguda con la civilización.
Asumir que el cuestionamiento a la infiltración paramilitar en las campañas solo busca favorecer acuerdos oscuros con la guerrilla, mientras que denunciar los de la guerrilla no es favorecer a los paramilitares; es una de esas niñerías comprensibles en un Juan Manuel Santos, no en alguien que lea y piense.
Pero aun asumiendo que fuera cierto el perverso interés de Pardo al denunciar tal infiltración, eso no justifica hacerse el de la vista gorda con la felonía denunciada. Si un vecino denuncia abuso de unos padres contra un menor con el ánimo de aprovechar la detención de los mayores y la custodia temporal del infante en algún centro, para meterse al apartamento y saquearlo; uno no está para concluir que los casos de abuso no deben ser denunciados hasta que se haya capturado a todos los apartamenteros del país.
Tanta devoción por el presidente redentor pone a unos a hacer apología de crimen. Uribe es humano, tiene las funciones fisiológicas estándar de nuestra especie; no es el Inkarri. Adorarlo así solo lleva a posturas como la del tipo que baleó a John Lennon para que no fuera mayor de cuarenta años.

DieGoth dijo...

J.: precisamente al decir "cuando vuelva" me refería a cuando volviera de vacaciones.

Si bien a veces me canso y la pereza es muy tentadora, creo que todavía tengo mucha honradez como para organizar un "sindicato a la colombiana". O ustedes dirán, pendejo que soy yo no más. Pero en realidad el problema es que ya no soy tan ambicioso como cuando era niño y ahora valoro más otras cosas distintas al dinero, así que a la hora de justificar un sueldo, en lugar de montar sindicato prefiero trabajar.

En cuanto a los partidos uribistas, está bien que se hayan depurado un poco excluyendo a quienes al parecer (pues no se ha comprobado) tienen vínculos con los paramilitares. Pero en el caso del partido de la U, Juan Manuel Santos no es alguien que inspire mucha confianza con la invitación tipo feria que hizo para ganar integrantes. Esta es una oportunidad que tienen algunos partidos para comenzar bien, no para limitarse a trastear corruptos del Partido Liberal o Conservador a nuevas toldas políticas.

En cuanto a Cambio Radical, habría que estudiar con más cuidado quién es Germán Vargas Lleras. Todos sabemos que hasta hace tres años y unos cuantos meses provenía del samperismo y que sólo se unió al uribismo cuando vio el giro final en las encuestas a favor de Uribe.

El problema es que esta gente acepta a políticos de carrera que ya arrastran 10.000 votos en adelante, sin importar demasiado qué escándalos de corrupción tengan en sus CV. Sin embargo lo bueno de todo esto es que si se consolidan dos o tres partidos uribistas, junto con Colombia Democrática y otros más, la gente ya no se preocupará por votar por el candidato mamerto o el candidato de los decretos mágicos, sino que el voto de opinión puede cobrar más valor, y entre todos comenzamos de una vez por todas, como pasó ya en Chile, a ponernos de acuerdo en seguir de manera sostenida un camino definido hacia el desarrollo. Creo que eso es más importante en política que cualquier otra cosa.

Jaime Ruiz dijo...

Para Jim:

Perdón por no contestar, con tantas discusiones se pierden argumentos.

1. Mafiosos legalizados. Lo que no sé es qué es lo que se podría hacer, porque para usted está mal que sigan siendo mafiosos y que dejen de serlo. Yo creo que todos los bandidos que han surgido alrededor de la conspiración del comunismo internacional, aunque sea para contrarrestarla, deben desmovilizarse y someterse a la ley. No creo que se deba condenar a nadie por los delitos de sus antepasados. Ciertamente a esa gente hay que vigilarla y es cosa de cada cual excluirla o no.

Para usted son los mismos que matan e intimidan gente, cosa que no cabe en términos de derecho. Lo que se necesita en Colombia es un consenso en torno al derecho y a la vigencia de las leyes, cosa que es bien difícil porque la inmensa mayoría de las personas ligadas al poder (empleados estatales, universitarios, periodistas, "profesionales", intelectuales, etc.) quieren que se premie a las guerrillas con poder político. Es repetirse demasiado volver a decir que las guerrillas son las tropas de asalto de ese sector social. El rechazo a los advenedizos ex narcos o ex paramilitares es por una parte instinto de clase (el desprecio de los reaccionarios ante el ascenso del pueblo, cosa que decía el principal representante de ese sector social, Antonio Caballero respecto a la pensión de un tal Forbes de Foncolpuertos de Cartagena que se ganaba hace diez años como 29 millones al mes de pensión), y por la otra protesta ante el fracaso de sus niños. Hace falta gente que defienda el derecho. Claro si las guerrillas se rindieran o al menos si la izquierda (o Pardo) las desautorizara, tal vez sería más fácil aplicar la ley contra los narcoparamilitares, pero eso está lejos.

Es que no quieren que se desmovilicen las AUC porque quieren que el ejército les quite ese estorbo.

Sí, muchos sicarios de las AUC fueron el resultado de las guerrillas. Pero ¿de dónde salen las guerrillas? De las universidades de los años 60 y 70. Si dejan de salir guerrilleros de las universidades, no habrá matones de las AUC, pero para eso falta mucho, sobre todo que los mentores de las guerrillas pierdan las rentas increíbles que se han asegurado en las universidades gracias a las guerrillas.

Respecto al poder "paramilitar" en Puerto Boyacá, creo que sólo se puede reducir si triunfa la ley. ¿Han aparecido las autodefensas en tiempos de Uribe? El ascenso de las AUC es el resultado inevitable de la quiebra de la civilidad, que fue lo que ocurrió durante los gobiernos de Samper y Pastrana. Si vuelven a ascender las guerrillas, vuelven a surgir vengadores y matones de ese tipo. Y las FARC están lejísimos de ser derrotadas, sobre todo porque sus aliados impiden una acción eficaz. De modo que la queja por las AUC viene a ser lo mismo, la exigencia de que los militares y policías se dediquen a perseguirlas para que las FARC puedan recuperar el terreno perdido. Falacia presente ahí: la de que ya se acabó la guerra. Si no se redobla el esfuerzo contra las guerrillas, dentro de diez años habrá una guerra civil con varios millones de muertos. Es fácil, ha ocurrido en cien países, pero siempre hay quien apuesta al milagro.

No tengo tiempo de buscar, pero lo de "una de las fuerzas armadas que hay en Colombia" lo introdujo usted.

Y no, el militar corrupto no es comparable al guerrillero. Sin militares ya hace tiempo que Colombia sería otra Cuba. Otra cosa es que sean más bien bandidos y cobren con trampa su mediocre trabajo, sí. Pero no están tratando de imponer la esclavitud al precio de millones de muertos.

¿Para qué transportaba armas la CIA para las FARC? Eso es un disparate increíble.

Sobre Pardo, ya he explicado que uno no puede aliarse con los que no condenan a los guerrilleros para hacerle frente a Uribe sin resultar aliado de los guerrilleros. Ya he explicado que esa oposición rabiosa de tinterillos de lo más desaprensivo como César Gaviria sólo es la presencia de Chávez y sus millones.