4 feb. 2006

Colombia en una instantánea

Un amigo me envía el enlace de una noticia sobre el uso de perros como «mulas» para transportar heroína y comenta: «Ahí estamos pintados». Tengo que replicarle que no «estamos», que yo no quepo en ese pronombre, que yo no tengo que ver con eso. Ni él, ni la inmensa mayoría de los colombianos. No ya la delincuencia sino hasta la misma desprestigiada «viveza» se tienen que con- siderar minoritarias si se cuenta a todo el mundo.

Una instantánea apropiada

______El liderazgo de Colombia en materia de crimen sólo se puede atribuir a la conocida mezcla de primitivismo, explosión demográfica, desarraigo, aislamiento y fracaso institucional. Pero si hubiera que buscar algo que de verdad permita decir «ahí está pintada Colombia», la delincuencia nunca sería el ejemplo. Ni nada asociado directamente a la violencia, pues la mayoría de la gente sólo la sufre. Yo en cambio tengo algo que sí sirve para decir: «Ésa es mi tierra»: no me parece menos horrible ni menos grave que el narcotráfico, pero en cambio sí es algo que la mayoría de los colombianos aprueba o en todo caso no desaprueba muy enérgicamente.
______De modo que ofrezco esa instantánea: el momento en que Susan Sontag le pregunta a Abad Faciolince sobre su actitud ante el apoyo de García Márquez a la satrapía cubana. Ahí está pintada Colombia, no tanto en la reacción de Abad —que él mismo, con una candidez increíble, publicó en una columna—, cuanto en el hecho de que el colombiano más admirado y respetado sea amigo de ese espantoso tirano y lo defienda y nadie en Colombia se lo reproche. Y ni siquiera se figuren que se lo van a preguntar.

«¿Cómo puede permitirse usted eso?»

______Ojalá los colombianos se dieran cuenta de que Sontag sólo representa a millones de personas decentes en cuya presencia García Márquez no podría estar sin adivinar el reproche en su mirada: «¿Cómo puede usted defender eso? ¿Quién es realmente usted?». No es casual que fuera de la secta de los Chomsky y los Saramago no haya ninguna gran figura intelectual que trate de aparecer asociada al novelista costeño, cosa que en absoluto pasaba con Borges o Paz y que tampoco ocurre con Vargas Llosa.

¿Por qué?

______El episodio es a tal punto representativo de Colombia que de forma casi inmediata conduce a pensar en los motivos que puede tener García Márquez para seguir apoyando ese régimen a pesar de que la condición criminal del sátrapa cubano es obvia para todo el mundo menos para los que tampoco ven nada malo en que Chávez condene el poder de los asesinos de Cristo ni en que Evo Morales suspenda las entrevistas en cuanto note que el periodista no es un servil seguidor de su secta.

Costumbres arraigadas

Para mí la explicación es sencillísima, y la prueba no está en que alguien me lo vaya a confirmar sino precisamente en que casi ningún colombiano ve ningún problema: es un remanente esclavista. Eso de suponer que la gente debe ser libre de desplazarse y elegir a los gobernantes no tiene propiamente arraigo en nuestro país. «La gente» quiere decir «los demás», «todos». Claro, los intelectuales colombianos no cuentan con tener limitaciones para desplazarse. De hecho muchos de ellos han disfrutado de la miseria cubana —y de las jovencitas desvalidas, claro— gracias a su adhesión al tirano. Es que la izquierda, el bando de esos intelectuales, sólo es un remanente de la esclavitud, y de ahí que las tropas de niños sicarios y sus plantaciones cocaleras sean tan perfectas representaciones de esa antigua y odiosa institución.

Conspirando por la paz

______La foto aparecida en estos últimos días en El Tiempo del novelista departiendo con el negociador del ELN me ha hecho pensar en eso, porque los complejos de la gente en Colombia son tales que al escritor que se ganó un Nobel se lo perdona todo (como se lo habría perdonado todo a Tirofijo si hubiera salido adelante la jugada de Mengeland) y cuando se entera de algún crimen horrible de la guerrilla se indigna, como si la guerrilla no fuera precisamente el proyecto de reeditar en Colombia la revolución castrista. El proyecto que alentó García Márquez en los años sesenta desde el exilio y en los años setenta desde la revista Alternativa: el proyecto que nunca ha desaprobado, ni siquiera en sus aspectos más repulsivos.

La condena aplazada

______No hay realmente matices: la guerrilla es el bando de García Márquez y sus supuestas intrigas para conseguir que el ELN se desmovilice sólo son presión para que se premien sus crímenes: lo que hace falta para que las guerrillas se desmovilicen es que la sociedad las desapruebe, cosa que está lejos de ocurrir. ¿O no fueron elegidos como alcalde de Bogotá y gobernador del Valle personas que dirigían las FARC hace menos de veinte años y que nunca les han pedido que renuncien a destruir la institucionalidad? ¿O se ha oído alguna voz que le reproche a García Márquez su rotunda adhesión a la guerrilla en otra época y su silencio actual? No.

El episodio es representativo

______Es que Abad Faciolince no critica a García Márquez porque éste le hace favores y del mismo modo los demás colombianos no critican a los políticos ligados a la guerrilla, especialmente a los organizadores de sindicatos estatales, porque eso les representa dinero y ascenso social. He escrito «los demás colombianos» y estaba pensando en los demás colombianos acomodados: para los demás, para la mayoría menesterosa, el poder del mito del escritor —al que no pueden leer— es equivalente al que tenía antes el trato privilegiado del clero con Dios. El desparpajo de los que están cerca de García Márquez para mandar matar al ganado sólo es la perpetuación de la vida de siempre: de la Colombia de siempre: de la antigua esclavitud.

El gran promotor de las guerrillas

______Y tal vez todo lo que haga falta sea plantarse ante el escritor y exigirle una respuesta, una condena de las masacres, una llamada a desmovilizarse y renunciar a imponer leyes contra la mayoría de los ciudadanos. Es que del mismo modo en que en una época la sociedad colombiana —ahí sí la mayoría o al menos la mayoría de los que pueden imponer su punto de vista— fue complaciente con el narcotráfico, por parecidos motivos hay una increíble sumisión ante quienes no desaprueban el secuestro. Pero es algo rotundamente censurado: en una época alguien copió en un foro una frase de Octavio Paz en que se decía que la labor normal de García Márquez era representar a las guerrillas del continente en los restaurantes y bares de Barcelona y automáticamente cerraron el foro.

¿Por qué nos humillan y desprecian?

______Y del mismo modo que el colombiano que llega a un aeropuerto de otro país está sometido a toda clase de vejaciones porque se teme que pueda transportar cocaína o heroína, llegará el día en que esa sumisión al novelista que es amigo del tirano, que promovía el secuestro y nunca lo ha condenado, sea vista como sospechosa: como muestra de la misma indolencia, como rasgo de inferioridad moral.
______Es que todo lo que se plantea es acabar con la esclavitud o perpetuarla, y al final cada uno está en un lado de ese viejo statu quo. Por eso casi todos los doctores —salvo los que dependen económicamente del gobierno— y sus cachorros están contra Uribe y contra EE. UU.: en el mundo moderno pierden la consideración que se merecen por su honda sabiduría, sus pulidas maneras, su parentesco con personas de alcurnia, su rotundo amor a la «dignidad» —palabras de Luis Eduardo Garzón para referirse a la satrapía cubana— que manda veinte años a la cárcel a los disidentes, etc.
______Ésa sí es Colombia.

20 comentarios:

DieGoth dijo...

Jaime, no es solamente eso.

Además el colombiano carece de voluntad para actuar.

En Estados Unidos o en Alemania o incluso en España, siempre habrá alguien que se indigne si se entera que en su país se está tratando cruelmente a algún animal. Pero en Colombia tenemos una enfermiza carencia de voluntad para hacer algo. Nos conformamos con echar un comentario al aire, como para convencernos a nosotros mismos que no somos de los malos, pero de ahí no pasamos.

Creo que la combinación entre la aceptación del crimen, lo cual es muy difícil de combatir, y la falta de voluntad para ejecutar acciones de cambio, es lo que define la situación de Colombia.

Jaime Ruiz dijo...

Para Diego: eso que registras es casi "natural" y se llama primitivismo, como tener hijos y no educarlos, o abandonarlos, como resignarse a escribir con errores de ortografía, como aceptar disparates como el reparto de la riqueza o las razones caballeristas del narcotráfico. Así es la mayor parte de la población del mundo y de todos los países. A mí me parece que la tragedia colombiana es el mal ejemplo de los que no tienen nada que perder siendo decentes, y eso tiene que ver con ese pasado esclavista.

Jim dijo...

Ruiz se mete con un tema de difícil exploración. Me refiero a que, por encima de todo, García Márquez es un costeño. Su negativa a firmar condenas contra la tiranía de Castro no le impide emborracharse con lo más rancio de la derecha criolla en Cartagena, ni ser entrevistado con regularidad por el diario francés Le Figaro. En últimas, Ruiz ha mostrado ya su desconfianza y ha develado las falsedades de lo que se acostumbra llamar la intelectualidad. Qué más da que esa gente opine en uno u otro sentido, que calle o no frente a tal o cual desgracia, si esencialmente representa lo mismo.
No todos los que citan a Borges son gente buena o lo han leído. García Márquez vive en una actitud política que le resulta cómoda en cierto círculo de conveniencias, aunque uno se de cuenta de la inmoralidad del asunto; Susan Sontag congracia con otro y vive de eso. Son colegas.

Anónimo dijo...

Carlos Zapata.

Quiero opinar algo sobre los foros cerrados, figúrense que hace poco el periódico el Tiempo abrió un blogs para Horacio Serpa, cuando me preparaba a opinar desconectaron el sitio, luego supe que fue a raíz de la gran cantidad de insultos que recibió el malhechor hecho Político, el mismo día la pagina principal de Terra publico la ultima columna de Antonio Caballero, entonces decidí leer las opiniones que en su mayoría criticaban fuertemente la posición de Caballero sobre sus creencias de el por que la Izquierda no ganaba en Colombia, luego de mas de media hora quise dejar mi opinión y la “sorpresa” fue encontrar que todas las opiniones las habían borrado. Los Foros cerrados parece ser la constancia de aquellos que no quieren tener contradictores en sus posiciones, algo típico de la revista Semana donde no copia los comentarios que no le son favorables y párese que se esta extendiendo a otros lugares.

Anónimo dijo...

MANUEL.
El episodio de los Perros es lamentable para el País y demuestra la falta de sensibilidad de los que negocian con la muerte y el vicio, mientras tanto “Políticos” como Horacio Serpa les dan el crédito de la sorpresiva recuperación económica a esas personas con Almas turbias, como si le resultara imposible no enaltecer el nombre de los traficantes de la muerte.

Anónimo dijo...

NO SALE DEL ESCRITORIO DONDE PERMANECE INFLANDO BARRIGA TODO EL DIA, ESCRIBIENDO ESTUPIDECES Y PRETENDE HACERNOS CREER QUE ¿ASÍ ES COLOMBIA? QUE INGENUIDAD.

DONDE VIVIRA EL AUTOR DEL BLOG? DEBAJO DE UNA PIEDRA, COMO LAS VIBORAS, O PEGADO EN LA PARDED COMO LAS LARVAS.

DieGoth dijo...

Virgilio (anónimo de las 4:01), creo que solamente deberíamos tolerar los mensajes en los que usted esté dispuesto a discutir las ideas expresadas.

Si Jaime decide borrar sus mensajes inoficiosos, estoy de acuerdo con eso.

Jaime Ruiz dijo...

Para Jim: precisamente lo que pasa es que Fidel Castro es la encarnación de la extrema derecha criolla. ¿Dónde está el problema? ¿tienen algo en su contra los demás esclavistas? Todos los esclavistas del continente están unidos por su odio a la sociedad liberal... Esas etiquetas suyas son grotescas: "costeño", "derecha", "rancio"... Precisamente fue un costeño, Efraím Medina, el que denunció el escándalo. El problema es que en Colombia no hay quien rechace a ese anciano canalla que respalda los campos de concentración.

Y no, no todos los intelectuales son iguales, siempre hubo quienes se opusieron a Hitler y a los demás socialistas y quienes se aliaron vergonzosamente con ellos. No es lo mismo el intelectual Camus que el intelectual Goebbels o tantos que se lucraron de la opresión.

Jaime Ruiz dijo...

Para Carlos Zapata: sí, es que los medios están para divulgar lo que conviene a sus dueños, así es este mundo. De algún modo lo único que pierden censurando opiniones es el aprecio de una minoría, por eso lo hacen. Por eso la selección de comentarios en Semana, donde hay que identificarse para opinar y al final sólo escriben los que son o quieren ser amigos de los columnistas. Están en su derecho.

El problema es promover medios alternativos. Si lo hacemos, conseguiremos diversificar la opinión. Es un poco el sentido de estos blogs.

Jaime Ruiz dijo...

Para Manuel:

Lo de los perros tiene algo más bien vulgar, siempre aparece la noticia sensacionalista de que se usan medios despiadados o ingeniosos para transportar la droga. "Ardid" es algo que debería servir para definir al colombiano: "Ardiendo en sus ardides", una novela sobre esa forma de vida en la que siempre hay algún truquito para no trabajar y extrañamente siempre se termina en la miseria y en la deshonra. Como les ocurre a los que hicieron eso con los perros. Ya he explicado en muchos sitios que es pura mentalidad primitiva de guerreros, y en cierta medida toda esa criminalidad es manifestación de esa mentalidad, de esa falta de arraigo e integración de los colombianos rurales que no encuentran su sitio en la ciudad y sólo ven en la posesión de mucho dinero una forma de redención. Claro, de algún modo lo es, pero la ilegalidad termina siendo más cara de lo que se imaginan, y en realidad el acceso al bienestar lo tienen más seguro los que se esfuerzan en estudiar y trabajar y en parecerse a la gente de los países civilizados.

Lo de Serpa es una mentira de tinterillo lamentable, un tipo al que cada vez más lo desprecia la gente. No vale la pena prestarle mucha atención.

En todo caso, mi post tiene relación con el hecho de que en Colombia nadie le reprocha a García Márquez su cínica proximidad al demente esclavista de Cuba.

Jaime Ruiz dijo...

Para el anónimo de las 4:01 PM:

Yo creo que usted es un partidario de Uribe y de Bush que trata de desprestigiar a los amigos de las masacres y por eso escribe esas idioteces, para colmo sin ninguna firma. En su comentario sólo hay insultos que no tienen nada que ver con el tema de mi post.

Coja oficio, hombre. Tiene razón Diegoth, otro comentario de ese tipo que podamos sospechar que proviene de usted y lo borraremos.

Carlos Camargo dijo...

Hola. Desde el año pasado leo este blog y felicito a su autor. Es bueno aumentar la frecuencia y la intensidad de estos espacios porque falta por poner en el lugar que se merecen a personajes tan oscuros como Laura Restrepo y Carlos Gaviria. GGM ha delatado a muchos disidentes, hoy en la cárcel, y si mal no estoy ha podido presenciar algunos fusilamientos.

m t dijo...

Ah, los intelectuales y los verdaderamente sabios e inteligentes de manera especial....

Creo que los hay por ahi, algunos no tienen la apariencia esperada, hasta parecen algunos como manager de supermercado, o feisimos fisicamente pero que no asustan porque transpiran esa realidad de su aura de conocimiento firme y sabio, o lucen como gente del comun con estilo normal y rutinario. A veces ni tienen tv y a veces son los verdaderos motores del conocimiento, porque trabajan calladamente y saben que el progreso es una maraton de esas de relevo, y pasan el 'baston' cuando se requiere para luego seguir dando el conocimiento a quienes lo necesitan mas y cuando es mas oportuno. La fama no los prostituye, no se venden sino que se DAN a cambio de postergarse indefinidamente en las generaciones siguientes, entre los que dejan semillas germinando, con la misma capacidad de fertilizacion del intelecto que sus progenitores.

A ver, busquenlos en el tumulto, con ojos no vendados por estereotipos y los encontraran, en todo el mundo, pero generalmente no llevan titulos ni premios, aunque algunos los aceptan....


argumento licencia literaria bloguista en mi nota.

DieGoth dijo...

Carlos, no sé si sólo sean chismes, pero me parecería increíble que el Gabo haya llegado a ese nivel de degradación moral sin que nadie lo sepa ni explote la noticia.

Sería bueno encontrar la fuente de ese comentario, además de lo de la delación de disidentes. Hasta donde yo sé, el Gabo se jacta de la utilidad de su amistad con el criminal cubano porque según él, ha intervenido para salvar de la cárcel o del fusilamiento a varios opositores.

Anónimo dijo...

A mi no me parece nada extraño que Garcia Marquez este presente en fulisamientos,tampoco que Chavez de Venezuela y Petro, Garzon, Navarro y la Señora Restrepo entre muchas otras "personalidades" Colombianas se hallan deleitado con ver explociones de sangre gracias a las balas ordenadas por el psicopata Fidel, hay que recordar que las ejecuciones han sido las constantes de todas las revoluciones de otra forma no hubieran sido exitosas.

Jaime Ruiz dijo...

Para Carlos Camargo:

Bueno, Carlos, yo tampoco creo que GGM delate disidentes, sobre todo porque no tiene modo de hacerlo. En todo caso es muy curioso que diga que ha ayudado a soltar escritores, con todo el sentimiento lo dice, claro, y personajes como su amigo Plinio A. Mendoza se lo agradecen. Los escritores perseguidos que salgan en libertad, los zapateros y carpinteros, que se jodan.

Enternece.

Jaime Ruiz dijo...

Para m t:

Muy interesante su aporte, aunque yo uso más intelectual en un sentido técnico: es decir, el que escribe en un periódico o enseña en una facultad de letras es un intelectual. Los hay valiosos y los hay que son verdaderos criminales. Y claro, siempre son mejores los pensadores serios.

Gracias por participar.

Jaime Ruiz dijo...

Para el anónimo de las 6:46 PM:

No creo que les guste la sangre, en especial a Laura Restrepo. Lo que pasa es que algunos de ellos creen en lo que hacen porque la cuestión del dominio está encubierta por mecanismos psíquicos de racionalización (justificación). Siempre se puede decir que alguien que discrepe del amo es un obstáculo para la liberación de los hombres. Esa liberación sólo consiste en el poder de los literatos, pero la vanidad y la sensación de superioridad que les da el viejo orden esclavista les impiden ver eso.

Gracias por participar.

Anónimo dijo...

Fabian Garcia.



Una vez propuse que se quemaran todos los libros escritos de García Márquez en la plaza Bolívar y todos los presentes se indinaron por recordar momentos pertenecientes a los regimenes totalitarios, no veo otra forma en este País para entrar en una debate serio sobre la complicidad de la Intelectualidad Colombiana con gentes afines al totalitarismo, García Márquez es la figura mas destacada y ahora se le a sumado Laura Restrepo a pesar de tener el peso del Nóbel, detrás del Nóbel existen una cantidad de serviles arribistas dispuestos a apoyarse en el para lograr llegar a donde desean, entonces si no se es capaz de destrozar el fetiche este si sabrá como construir un régimen que no quemara cosas por simbolismo sino como objetivos.

Anónimo dijo...

Fabian Garcia.



Escribí tan rápido que no note que había cometido errores ortográficos que pueden llevar a tomar otros significados, por ejemplo, en el caso de Laura quise decir que no tenia el peso del Nóbel y en la ultima frase seria mejor llevarla a otra interpretación, si nadie es capaz de destrozar el fetiche por medio de el se construirá un verdadero régimen totalitario que no quemara nada para llamar la atención por que todos sabemos que esos regimenes todo lo hacen con cabeza fría después de pensar mucho y por ese motivo las cosas son impulsadas por objetivos.