17 oct. 2006

El secreto de la prosperidad

Las discusiones que tienen lugar en Colombia acerca de la reducción de la pobreza siempre tienen el trasfondo ideológico del reparto de la riqueza; casi nunca se habla de crearla, de trabajar. Ese reparto siempre se concibe como el desarrollo de políticas públicas y la realidad es que desde nuestro punto de vista la política pública más urgente es dejar trabajar, no cobrar impuestos por dar empleo, gravar la renta de las personas y no sólo de las que trabajan, reducir trámites y en lo posible apartar las podaderas que impiden el crecimiento del tejido empresarial. ¿Es que somos tontos y tenemos que estar explicando eso siempre o que hacemos frente a una tradición de despojo y parasitismo que prepara a los estudiantes sólo para ser administradores de los recursos ajenos y para limitar todo lo posible la propiedad y los ingresos de las personas productivas?

Ver post y comentarios