26 ene. 2007

Amenazas con sabor a calumnia

Hay un país donde la mitad del año es de día y la otra mitad es de noche. Muchos sabrán que hablo de Suecia, o incluso de cualquier lugar de Laponia. Aunque el fenómeno no distingue fronteras en las más altas latitudes del norte, constituye un rasgo distintivo por el que mucha gente piensa en Suecia cuando le hablan de días o noches de seis meses.

Con esa introducción los preparo para hablar de otro país que también tiene su rasgo característico, que aunque no es un curioso fenómeno natural, sí es muy recurrente y arraigado en algunos sectores de su vida política. Colombia no será el único país del mundo donde la victimización es un deporte, pero sí dudo que haya otro país como éste, donde de la victimización se pase a la calumnia. Esta semana Gustavo Petro anunció por el único medio que suele usar, los micrófonos, y no la Fiscalía ni las autoridades competentes, que sus hermanos fueron amenazados por un grupo de delincuentes autodenominados las Águilas Negras. ¿El motivo? Según él, las Águilas Negras, que son varios grupos armados regados por el país que sólo en algunos casos y no en todos proclaman provenir de bloques de las AUC reacios a desmovilizarse, resultaron actuar de voceros de la dirigencia para darle un mensaje a Petro: que no insista en realizar un debate sobre el proceso de desmovilización de las AUC.

En un país donde han asesinado a tanta gente, la amenaza ya es una práctica común incluso entre la gente por fuera del mundo político. Como aquí matan tantas personas y por motivos tan absurdos, recibir una amenaza por no pagar una deuda de $ 20.000 automáticamente se convierte en un recordatorio de esas cifras tan apegadas a un gatillo fácil. Y ahí no faltan quienes aprovechan esa situación, esa fama interna y externa que tenemos, para amedrentar a otros por la módica suma de una llamada desde un teléfono público.

Antes de refutarme hagan un examen de conciencia. ¿Cuántas veces no hemos presenciado en las calles o en los vecindarios situaciones en las que una persona inventa que otra la amenazó sólo para desprestigiarla?

Petro no tiene credibilidad al anunciar esas amenazas porque en primer lugar las tramitó más con las cámaras de televisión que con la Fiscalía, lo que delata su intención de hacer un show mediático para bombardear las negociaciones entre el gobierno y las AUC, y no una situación de amenaza real en la que la prudencia ante los medios es la primera consejera. Pero no es la primera vez que Petro recurre a este método para llamar la atención. Sería bueno hacer un seguimiento a la manera en que él ha tramitado las denuncias de amenaza ante la Fiscalía y qué respuesta ha dado ésta a través del tiempo.

Hasta ahí todo parece ser un show más que sólo busca desprestigiar el proceso de desmovilización de las AUC y fortalecer la idea de que ellos siguen cometiendo delitos mientras negocian con el gobierno. Pero la sobredosis de descaro vino hoy con la extensión al propio presidente de la responsabilidad de las amenazas. Ya no sólo las Águilas Negras representan a la cúpula de las AUC según Petro, sino que además todo lo que hagan es responsabilidad del presidente, vinculándolo forzosamente al aparato criminal de la delincuencia común que en ocasiones se asocia con paramilitares para respaldar hechos delictivos en las regiones donde operan.

Pero habría que ver qué han dicho los líderes de las AUC con respecto al debate al que invita Petro sobre el paramilitarismo en Antioquia. De eso dependerá la consistencia de las supuestas amenazas que sus hermanos recibieron. Lo que de antemano sí es intolerable es la irresponsabilidad con que Gustavo Petro pretende manipular un hecho que aún está en investigación, al involucrar políticamente al alto gobierno sin tener ni el más mínimo indicio.

Aunque Petro responsabiliza al gobierno, de ninguna manera explica por qué éste tendría alguna responsabilidad. Lo peor de todo es que él mismo en una ocasión “se preocupó” porque supuestamente el presidente Uribe podía estar en peligro de un atentado, en una entrevista que es todo un monumento al cinismo más desvergonzado que ha exhibido Petro alguna vez. ¿Cómo se puede entender entonces ahora que el presidente recurra a quienes lo hubieran podido asesinar, para amenazar a alguien por exigir un debate?

Y peor aún, ¿qué es un debate? No es más que una discusión pública en la cual NADIE puede estar obligado ni siquiera por la ley a participar. ¿Qué sentido tendría entonces que alguien amenazara a quien invita al debate para que no lo realice? Es obvio que quienes puedan estar implicados en la conformación o financiamiento de las AUC en Antioquia no asistirían a un debate organizado por Petro si allí hubiera una oportunidad de ser delatados o inculpados. Simplemente quienes puedan representar a las AUC no asistirían a dicho debate, restándole a la vez credibilidad por no contar con la contraparte del acusador. Por eso los debates aunque puedan ser interesantes cuando se dan con suficiente representatividad de todas las partes implicadas, se vuelven automáticamente inútiles para la historia, y más aún para los estrados judiciales, que son los que finalmente importan, si sólo la parte acusadora participa.

Toda amenaza necesita una razón, que en este caso no la hay realmente. A menos que la razón no provenga de las AUC, ni siquiera de las supuestas Águilas Negras, sino del mismo denunciante. Razones para desprestigiar el proceso de desmovilización sí las hay: debilitar políticamente el proceso, presionar para hacer más difícil la desmovilización y tener una ganancia moral al mostrarse como el paladín de la verdad absoluta.

Es que si fuera algún otro quien armara el show, sería hasta más decente. Pero no, fue un ex guerrillero que recibió impunidad total quien se queja porque otros reciban impunidad parcial. Es un ex guerrillero que se limitó a rechazar vagamente las acusaciones de vínculos con el Cartel de Medellín, quien defiende la lucha por la verdad ante todo cuando se trata de paramilitarismo. Es el campeón nacional del cinismo, el más grande monumento al descaro en toda la historia de Colombia. Es Gustavo Petro, quien nos representa ante el mundo como el país donde la auto amenaza es el arma más barata, fácil y productiva para erigirse como eminencia moral ante el contrincante, quien de paso termina desprestigiado e implicado en el delito por la gracia y el poder de la retórica.

¿Cuánta gente de la que Petro ha dicho que ha sido amenazada ha muerto? Hasta ahora que yo sepa nadie, porque la gente no muere cuando las amenazas sólo se sustentan ante un micrófono, y van dirigidas a manchar a cuanto opositor político se le atraviese en el camino a Petro.

Ya es hora de que el gobierno entable una demanda penal contra Petro por “responsabilizar” a Uribe. Si no lo hacen, mañana habrá una fila de “petros” responsabilizándolo también por todos los males de la humanidad. Lo que Petro ha hecho hoy merece recibir una respuesta muy clara: no estamos dispuestos a que se manipulen más las cosas para seguir erigiendo sobre una escalera de falacias una realidad ficticia controlada por la "izquierda" "democrática" colombiana.

Esa segunda fase del aprovechamiento de la fama de Colombia como país de matones es la más cínica de todas. Ahora no sólo se recurre a la auto amenaza para desprestigiar al contrincante, sino que también hay aun espacio para la carambola, para señalar a alguien como responsable por lo que otros supuestos criminales puedan hacer a la “víctima”.

Este es el país del increíble cinismo de doble propósito, el de desprestigiar por partida doble. Aquí las noches no duran seis meses, pero tenemos espectáculos mediáticos más oscuros.

20 comentarios:

Anónimo dijo...

Sofi.

Para mi lo cierto es que Petro lo que busca es promocionar su debate con esta payasada auspiciada por los medios que le prestan pantalla. Creo que convoco al debate y como vio que nadie le paro bolitas entonces se le ocurrio este cuento de las amenazas para que la gente empezara a preguntarse que puede tener de interesante un debate sobre el paramilitarismo paisa que da para recibir amenazas. Miren como es la vida, Petro resulto ser un genio de tiempo completo para el mercadeo! Deberia tener empresa de publicidad propia.

Noel Carrascal dijo...

Como muchas, sino todas, posturas de la izquierda, lo de Petro es un discurso sin fundamentos. Y por no tener fundamentos es una calumnia. Ya Petro, y muchos de la izquierda, le están compitiendo a Paris Milton en escándalos para ganar publicidad y eso se traduce en votos en politica. Les falto incluir en sus supuestas amenazas que esa no era publicidad política pagada sino gratis. Un secreto para ser político exitoso es ubicarse de alguna forma en la memoria del electorado, a través de escándalos por ejemplo, y construir una imagen de victima y héroe al mismo tiempo que son muy frecuentemente recordadas en la urnas o en el momento de decidir por quien votar. Miremos nuestro record en ese caso, dos de los tres últimos presidentes fueron baleados y secuestrados, Samper y Pastrana respectivamente. Como eso no le ha ocurrido a Petro, ni tampoco quiere que le ocurra, el se limita a la farsa de la supuesta amenaza. Aunque tampoco hay que descarta un auto secuestro, que poco seria creíble pues sus supuestos enemigos no acostumbran usar esos métodos, como si los usan sus amigos de la guerrilla, y ademas, que van a querer de Petro?

Anónimo dijo...

Aunque Petro y el PDA no son santos de mi devoción, lo que si hay que reconocerle es que fueron sus debates los que anticiparon al país el contubernio entre varios políticos y los paramilitares.

En ese momento no faltaron los calificativos y juicios como los que aparecen aqui.

Y ah coincidencia, hablando de amenazas, porque esta denuncia tiene menos validez que las vertidas aqui por Jaime Ruiz ante unos panfletos en unas paginitas de internet?

Se les ve el cobre señores de PB.

Jaime Ruiz dijo...

Sofi: lo que a mí me impresiona es ese fondo clasista de los colombianos, cada semana son asesinados decenas de soldados y policías, pero a nadie le importa que casi ni aparezcan en la prensa. En cambio, ¿a cuántos columnistas y vividores del narcoterrorismo han amenazado y a cuántos han matado? La noticia (probablemente falsa) de que han amenazado a un canalla tiene miles de veces más impacto que la muerte de unos muchachos honrados.

Mientras no se preste atención a esa base racional completamente deforme y perversa, mientras no se caiga en la cuenta de que esos personajes obtienen millones de votos y hasta ponen al alcalde de Bogotá, no habrá modo de acabar con la violencia.

Una idea que valdría la pena revisar es la de que los medios les "dan pantalla" a esos personajes. Los grandes medios son en realidad los empresarios de la muerte, por eso han salido muchas decenas de columnas sobre el libro de Abad Faciolince, con el que se pretende presentar a un político ligado a las FARC como el hombre más decente de este mundo.

Jaime Ruiz dijo...

Noel Carrascal:

Lo más grave de esa bazofia es la pretensión de culpar al gobierno. Es lo mismo que ya hizo Fernando Garavito, que fue a reunirse con Álvaro Uribe en la campaña electoral de 2002 por supuestas amenazas.

Pero hay que acostumbrarse a pensar que no hay gente tonta que crea esas cosas sino cientos de miles de partidarios de la tiranía que intentan dar solidez a ese mito en el que los liberales y demócratas persiguen a los castristas. Es que las masacres han asegurado a los empleados estatales unos sueldos, unas pensiones tempranas, unas ventajas laborales que cuando uno se las describe a la gente del mundo civilizado creen que son mentira.

Bueno, en rigor sí hay alguna tendencia de la gente a dejarse engañar, por compartir muchos supuestos de la mentalidad tradicional. Por ejemplo esa tendencia a negar el más que evidente interés de El Tiempo y compañía en divulgar ese mito. ¡Son tan descarados! Es tan claro que minimizan los asesinatos de soldados y policías y dan publicidad a calumnias repulsivas como ésa, que mientras la gente no se tome el trabajo de juntar las piezas para ver esa intención será muy difícil ver una mejora real.

Jaime Ruiz dijo...

Anónimo 4:45 AM

Tiene razòn en lo del contubernio de políticos y paramilitares, muestra de que en el país ni hay verdadero periodismo ni hay verdaderos partidos políticos. Todo eso debería haberse denunciado antes y los "partidos" que apoyan al gobierno (pero el régimen es presidencialista y Uribe obtuvo más del doble de votos que su inmediato rival) deberían haberse apartado de esos políticos.

Acerca de si esas amenazas tienen alguna credibilidad, digamos que el fenómeno amenazas es demasiado complicado. Un muchacho de doce años puede dejar amenazas a decenas de personas en media hora en un café internet. ¿Por qué esas supuestas amenazas tienen más impacto en la prensa que el asesinato de mil soldados? ¿Qué tiene que ver el gobierno o el presidente con todo eso?

La diferencia entre la intimidación que sufre este blog y esas supuestas amenazas es que ustedes sí son verdaderos asesinos, por eso matan cada mes a decenas o cientos de personas. ¿O a cuántos políticos del PDA han matado las AUC después de desmovilizarse? Y además, de algo que es manifiesto y claro y directo, que cuenta con el apoyo de la mayoría de los blogs colombianos (pues sólo el de Atrabilioso condenó esas amenazas), se enteran mil veces menos personas que de las supuestas amenazas a la familia de Petro.

Pero aparte, ¿cuál es el cobre que se nos ve? ¿El afán de no dejar pasar una añagaza retórica por la que el gobierno resulta amenazando a los parientes de un canalla? ¿No le da vergüenza?

Es lo mismo de siempre, la platica del secuestro ya no les llega a Europa como en los buenos tiempos y tienen que venir a descalificar a cualquiera que ponga en duda las mentiras con que pretenden legitimar esa industria. Es lo que se ve en sus calumnias (que ya son parte de la intimidación típica).

DieGoth dijo...

Y todo ha quedado en silencio. Nadie dijo nada. Creo que Uribe tiene miedo de perder puntos confrontando al PDA con un tema tan delicado. Es como si la intimidación victimizadora funcionara: si les dice algo, muchos dirán que Uribe además de "amenazador", los desafía o los manda a callar. Pero así como le contestó a Evo Morales sus falacias en el Mercosur, Uribe debería tener la misma actitud en casa.

No tiene que ser como Chávez que llega al extremo de desafiar a todo el mundo y a insultar a quien lo critique, pero sí debería entender la importancia de no permitir que las mentiras y los juegos del PDA lleguen tan lejos.

virgilio dijo...

A Gustavo Petro le sucede lo de Alvaro Uribe. Se debilita buscando estrategias individuales y no colectivas, en su afán de conseguir Poder Político. Lo cierto es, que no sé cual de los dos consigue indirectamente el Poder con intimidación.

Además, al igual que las FARC, el paramilitarismo quiere crear un proyecto fuerte de estructuración territorial. Aun lo siguen practicando. Los medios de comunicación en Colombia muestran y venden basura. Lo que ahora se presenta como novedad (los asesinatos, las masacres) ya venía siendo denunciado por organismos de derechos humanos.

Yo considero acertada la preocupación de todos aquellos que viven bajo la amenaza de cualquier grupo terrorista; un ministerio de defensa bajo la administración de un tipo MEDIOCRE como los es JM Santos, merece una intranquilidad eterna.

Saludos.

DieGoth dijo...

Virgilio: de todos modos Gustavo Petro es una de las personas mejor custodiadas en Colombia. Apostaría lo que sea a que la amenaza es una farsa y que no le pasará nada, y es arriesgado publicar hoy lo que con un acto violento mañana se podría caer.

De pronto Petro intenta sacar a su familia del país y no ha logrado conseguir un estatus de refugiados, y lo que necesitaba para conseguir la visa y la acogida en otro lugar era un escándalo como éste. Lo cual sería demasiado perverso y demasiado mezquino con los intereses nacionales. Pero ahí vemos ese tipo de personajes más próximos a hacerle barra a Rafael Correa que a Uribe por la absurda y malintencionada amenaza de demanda en tribunales internacionales por las aspersiones aéreas.

Anónimo dijo...

Vaya, parece que los comentaristas de este blog podemos hacerle un gran favor: regalarle a Jaime Ruiz una visa de residente en España con una o dos amenazas. ¡tal vez hasta pueda traerse a la familia!

A mi me parece como feo, pero para todo hay gente.

¿quién se le mide?

Anónimo dijo...

fijenze todos, en pocos minutos, bizarro y secuacez borraran este comentario. como se puede dialogar con ellos si no dejan?

Carlos dijo...

Lo de Gustavo Petro es simplemente que buscar crear un espectaculo en los medios y darse el "pantallazo". Es inaceptable.

http://liberalcolombiano.blogspot.com/

DieGoth dijo...

Anónimo de las 2:53: es que usted no está diciendo nada. ¿Qué se puede discutir con alguien que sólo entra a sabotear sin ni siquiera tratar el tema? Por supuesto que borré las idioteces que dijo antes, y también toca borrar idioteces como sus quejas porque le borran sus primeras idioteces.

Los blogs no tienen ninguna obligación de dejar comentarios estúpidos. No exija imposibles.

DieGoth dijo...

Lanark, si eso es lo que usted entendió, lo lamento por usted.

DieGoth dijo...

Carlos: estamos de acuerdo. En Petro y en Piedad Córdoba es común encontrarles ese modus operandi. Ambos son muy parecidos políticamente: no hacen nada realmente durante su gestión pública, pero se encarnizan y obsesionan con un tema único que explotan permanentemente hasta que otros terminan haciendo algo sobre el tema y ellos se limitan a quemar pantalla para que la gente no olvide sus nombres a la hora de alguna votación.

Y también cuando ambos hacen algo, es siempre sabotear al gobierno e irse a otros países a hacer lobby antigubernamental.

Anónimo dijo...

Parece que algunos medios como El Tiempo, El Espectador y Semana quisieran quitarle los pocos lectores al semanario comunista VOZ. Le dan prensa a cuanto guerrillero ven. Petro sabe que el número de apariciones en medios guarda correlación positiva con el número de votos. Lo mismo pasó con Chávez. Le dieron tanta prensa que lo posicionaron. Además los venezolanos se creyeron entero su 'verso' de "inclusión social con respeto a la empresa privada y a la libertad de expresión" y hoy lo lamentan varios medios de comunicación. Sería bueno que los periodistas que tanta prensa le dan al señor Petro recuerden su pasado criminal (también tiene un presente criminal porque con su fuero calumnia a quien quiere). Los nuevos periodistas - que parece, no conocen de historia, ni de guerras irregulares, ni de lo que es la legítima defensa - con un mínimo esfuerzo pueden encontrar otro guardián de la moral pública respetable y un experto en derechos humanos que no los haya violado todos.

Jaime Ruiz dijo...

Acabo de ver dos blogs en los que acusan a Uribe de las amenazas. Es la categoría moral de la izquierda colombiana, no es raro que secuestren gente, yo no veo diferencia entre esas calumnias y falsedades y los crímenes que las complementan.

Yo no creo que los dueños de los medios se arrepientan si consiguen que alguien como Petro o Carlos Gaviria llegue al poder en 2010. No creo que haya nadie más interesado en el ascenso de las FARC que el viejo combito de Alternativa, la quintaesencia de la vieja oligarquía.

Pero aparte la simpatía de los periodistas hacia Petro es espontánea y genuina. Es que Colombia ES eso, hoy estaba pensando en las patentes y me pareció tan claro que nunca habrá un colombiano que consiga una patente útil, por ejemplo en farmacia. La proporción de los que creen que tienen DERECHO a disponer del trabajo del que investiga, sin la menor duda, es la más alta del mundo.

La izquierda democrática y las FARC sólo son el viejo orden, y no entenderlo es ayudarles a seguir con su juego. Es no confrontar a los que están cerca y que comparten esos valores de parasitismo.

DieGoth dijo...

El repugnante calumniador sigue, ahora diciendo sin decir nada, y así lo dice todo.

Anónimo dijo...

BUSQUEMOS GENTE QUE DENUNCIE A PETRO EN SU ANTERIOR TRABAJITO DE GUERRILLERO. CUALES SON SUS DELITOS YA LOS OLVIDARON??? ahora que san PETRO?

Anónimo dijo...

Y ahora que? Todos contra Petro? Ojalá en el congreso de este país hubiera siquiera 10 Petros, para que se sepa la verdad con cifras y bien documentada como la presenta Petro. Lo que pasa es que la verdad duele y a los furibistas los incomoda Petro.