21 nov. 2012

La patria vulnerada

Por @Ruiz_senior

La lógica del fútbol
Si hay una calamidad en el mundo moderno, ésa es la sociedad de masas, ya que lo degrada todo al nivel ínfimo. Las multitudes creen que la poesía es una cosa más bien ridícula del pasado, que ciertamente nadie conoce, pero se enloquecen con el cantante de moda, un muchacho cuyo talento y cuyo mérito sólo consisten en los medios que se invierten en promoverlo. Las canciones que todos recuerdan son poesías rutinarias, malísimas, todas de octosílabos y todas llenas de disparates: el público no pone problemas, no se complica la vida por eso: ¿o recuerdan a alguien a quien le incomode que Nino Bravo sea libre "como el sol cuando amanece, como el mar"? ¿Qué relación puede haber entre el astro, o la masa de agua, con la libertad? Eso mismo ocurre con la pasión típica de las multitudes: el deporte, que en toda Europa e Hispanoamérica es prácticamente sólo el fútbol. Millones de personas sufren cada semana por los logros de sus ídolos en una justa guerrera benigna y se toman esos logros como un triunfo personal, a menudo como reivindicación de su ciudad o de su país, como si las comunidades que los habitan fueran a mejorar en algo con los triunfos o a empeorar con los fracasos del equipo. Hace muchos años que me pregunto si no habrá pasado una catástrofe fisiológica que haga que la gente se sorprenda de que los japoneses sean entusiastas de su empresa, que les proporciona efectivamente dinero y seguridad en la medida en que tenga éxito, pero acepte como lo más natural el fervor por el fútbol. Cuando la pasión de los hinchas se desata es pérdida de tiempo explicarles que su equipo no puede tener razón en todas las querellas ni que no todas las veces que un árbitro señala una falta de algún jugador de su equipo está obrando por motivos espurios... Las masas son como la humanidad reducida en sus facultades a un infantilismo grotesco que produce más bien tristeza. Cuando su espíritu se traslada a la política da miedo lo que puede pasar: en alguna medida, las tropas de asalto nazis estaban formadas por adolescentes casi inconscientes de la monstruosidad en que tomaban parte.

Disputas por el mar territorial
Todo lo anterior se me ocurre después de ver en Twitter la orgía de rabia por la decisión de la CIJ sobre la titularidad de unos cayos y una zona del mar en disputa entre Colombia y Nicaragua. ¿Qué le diría a un nicaragüense que discutiera conmigo sobre el derecho de Colombia a poseer grandes extensiones del mar gracias a la titularidad de Roncador, un "territorio" deshabitado de 300 por 600 metros situado a 140 km de Providencia y a 210 de San Andrés? ¿Qué tendría que pensar un magistrado de esa corte? ¿Tendría que ponerse de parte del país más grande y más rico, que se justifica en derechos de épocas remotas sobre esas piedras (Quitasueño ni siquiera es tierra emergida sino un atolón de coral) para ejercer soberanía a muchos cientos de kilómetros de sus costas? La indignación, insisto, es pura pasión futbolística, y, como en el caso del fútbol la utilidad del éxito o el fracaso es nula para la persona concreta, aparte de la embriaguez de patriotismo y otras bajas pasiones, que desgraciadamente en los siglos de las masas reinan por todas partes con la misma irracionalidad. Bastaría con que otro país más grande peleara por el mismo "derecho" para que el fervor patriótico ardiera por las causas opuestas: los hinchas no pueden concebir siquiera la noción de la justicia o del derecho, sólo se aferran a la emoción que les producen sus fetiches y el secreto halago de la indignación.

Argumentos sobrevenidos
Muchos aprovechan la ocasión para criticar al gobierno, como si quisieran ayudarle a mostrar al mundo la monstruosidad del premio de los crímenes de las FARC como una buena noticia, ya que sobre eso no hay casi resistencia. Un hermoso argumento es el de la riqueza del subsuelo y la pesca. Acerca del subsuelo, primero ¿sería legítimo explotar una riqueza que está al lado de Nicaragua gracias a la titularidad territorial basada en esas piedras? Pero ¿alguien tiene datos ciertos de que se puedan extraer riquezas de ese subsuelo marino? ¿Y es que Colombia explota con acierto sus recursos pesqueros? Bah, pero ¿cuándo entenderán que para riquezas en Colombia hay muchísimas y son más bien una maldición, a tal punto que la hegemonía del hampa acaudillada por Santos es casi segura para mucho tiempo gracias exclusivamente a la riqueza petrolera: ya el descubrimiento de Caño Limón fue decisivo a la hora de aprobarse el funesto engendro del 91. Es inútil explicar algo a los hinchas: los países ricos son aquellos que tienen una población productiva e instituciones eficaces, las riquezas naturales, sobre todo las que están concentradas, sólo sirven para despertar la rapiña. Si fuera por riquezas bastaría pensar en todas las que actualmente explotan los terroristas de las FARC y el ELN y otras organizaciones criminales en forma de minería ilegal (la violenta protesta de los universitarios contra todas las formas de explotación legal por empresas especializadas tiene por principal objeto defender esos negocios). Otro argumento ligado a la desaprobación de Santos es el del cambio en la línea de defensa, gracias al cual se convierte a los magistrados de esa corte en personas tornadizas que prevaricaron porque no hubo un buen alegato de un jurista que los convenciera. ¿Quién demuestra que con otro argumento no habría decretado la corte que los cayos pasaran a Nicaragua, toda vez que están dentro de su plataforma continental, despoblados y sin conexión de ninguna clase con Colombia aparte de la titularidad otorgadas viejas disposiciones?

La noción de patria
Es siempre preferible una población indolente a una capaz de soliviantarse por motivos como ése y no por las infamias reales que afronta. ¿No es genial que después de ocho años de la peor corrupción de los comunistas en Bogotá los hayan dejado seguir en cabeza de uno de los peores, el más próximo personalmente a Hugo Chávez? Estaban felices porque los medios los alentaban a contrariar a Uribe. ¿No es un verdadero prodigio que la reciente atrocidad de Pradera, cometida sin duda para convencer del todo a los lugareños de que es mejor callar todo lo que saben sobre su exalcalde Sigifredo López, no haya dado lugar casi a críticas ni en la prensa ni en las redes sociales, como ocurre con todas las que han ocurrido en los últimos dos años? La propia vida vale poco para los colombianos porque lo único que los puede mover es el sagrado suelo de la patria, por mucho que nadie sepa dónde están esos cayos ni conozca a nadie que los conoce. A ese respecto el infantilismo ya roza la idiotez. Comparado con lo que pierde cada persona concreta con la legitimación que regala el gobierno a los terroristas y con el efecto del cogobierno que se viene, en forma de "príato" de décadas, la pérdida de toda la Amazonía sería nada, pero una nación de hinchas borrachos y vocingleros está demasiado ocupada con sus pasiones para pensar en su interés. Ni corto ni perezoso Santos se puso bravucón, tanto con la CIJ cuanto con las FARC, a las que ya les sacó una tregua en la que irán extendiendo el control territorial y preparando las masacres del año que viene, al tiempo que exportan cocaína y reclutan niños fecodizados en todo el país, toda vez que la negociación los hace respetables. No tienen que preocuparse por el ejército y la policía, ya Santos y el poder judicial se encargaron de intimidarlos. Pero a una chusma tan inepta es fácil manipularla con esa farsa y así, por mucho que crucifiquen a la canciller, de la que Santos podría prescindir sin perder nada, el plan criminal del gobierno avanzará sin resistencia: la indignación porque se perdieron millas náuticas en un mar remoto es la ocasión para perdonarse por la sumisión a los terroristas y al gobierno que los premia.

8 comentarios:

HENJHA CABEDI dijo...

Tiene toda la razón señor Ruiz.

Icarus_ dijo...

Jaime tiene razón en su crítica pero no deja de preocupar el futuro de la gente que quedó encerrada en esa zona. El borracho violador los va a acosar hasta el cansancio. Si ahora es problemática la pesca no me quiero imaginar lo que se viene de aquí en adelante ahora que le escrituraron semejante porción de mar a un muladar infinitamente peor que Colombia. Santos debe pasarse el fallo por los cojones pero al tipo no le operaron la próstata sino las güevas y ya está clarísimo que no hará nada.

Anónimo dijo...

En La Silla Vacía hay para todo, inclusive pueden mezclar el tema de La Desigualdad Educativa con La Patria Vulnerada, vale la pena leer esto para morirse de la risa (o de la vergüenza ajena).

Ruiz_Senior dijo...

Henjha Cabedi: muchas gracias.

Icarus_: La realidad de la gente de San Andrés no cambia casi en nada, no creo que fueran a pescar tan lejos. No creo que Ortega haga nada en el mar que le reconocieron porque un país más miserable que Colombia tiene menos recursos y energía para esas investigaciones. Lo único, y sería difícil de impedir, es que el fallo alegra a los hinchas nicaragüenses que podrían estar menos descontentos del revolucionario Ortega, pero tampoco parece que realmente se vaya a caer (para eso haría falta un Reagan en la Casa Blanca).

De momento el uribismo encontró una causa menos incómoda que le permite seguir en la U e irse acomodando al entendimiento con Santos.

Anónimo: ya he explicado en muchas partes que la universidad es todo el problema colombiano. Bastaría cerrar las públicas y cobrar impuestos a las privadas como a cualquier empresa para dejar de tener guerrillas y miseria. Pero antes matarán y esclavizarán a todos que haber un centenar de personas que se den cuenta de esa obviedad.

schlecter dijo...

Perder 1 solo centimetro de territorio no es bueno.

Si recordamos el mapa de Colombia historicamente se ha ido disminuyendo poco a poco: Cada vecino daba "mordisquitos"
al territorio.

Y todo porque a nadie en Bogota le importan unos cuantos kilometros de selvas o de agua sucia.

Pero esa es la posicion de los perdedores, de los timoratos y los conformistas.

Hay que tener una mentalidad expansionista como la del Brasil que se trago el continente, tragando kilometros de tierras qeu a otros no les interesaban.

Hay que peliar las herencias.

Si por ventura somos duenos de unas piedras inhabitables, pues hay que defenderlas, y hay que explotar en nuestro beneficio lo que hay en el subsuelo.

Que si a mi me va a tocar "algo" de ese petroleo que hay alli o si me beneficio directamente de ser ciudadano colombia en dichas aguas....pues hombre NO.

No creo que al ciudadano de a pie le toque riqueza alguna de lo que alli se pueda explotar por via de la exploracion petrolera.

Pero ante todo hay que conservar el territorio...hacerse respetar como pais, y asi no se miraria al colombiano como alguien al que se lo puede pisotear.

Existen muchos beneficios inderectos de no ceder ni un centimetro.

Fijese que los Monjes son aun unos pedazos de piedra aun mas desolados que los cayo de roncador y quitasueno, pero lo importante era la plataforma continental y su colocacion estrategica para tener control del golfo de venezuela.

Un mirada desden#osa de esas piedras nos privo de muchas cosas.

Asi que a desconocer el fallo de la corte de la Haya y ocupar militarmente lo mas posible ojala dejar costa seca en nicaragua.

(que historicamente la costa de mosquitos era de la nueva granada entre otras....)

Armando Arango dijo...

Mucho de lo que dices tiene lógica pero sí debo decir que comparto la posición del Sr Schlecter en cuanto a posiciones geográficas estratégicas. Además, esto apoya tu teoría de desmembramiento que Santos le está haciendo al país. Por otro lado yo digo, cuidado, porque tal vez es verdad que Nicaragua sea un país pobre, pero Irán y Venezuela no, y alguien estoy seguro se alegró si la presencia de petróleo justo en esas coordenadas es más que una hipótesis. Es mi opinión.

Ruiz_Senior dijo...

Schlecter:

Bueno, no se ha perdido territorio sino titularidad sobre un área marítima. No es una cuestión opcional sino como si uno paga impuestos o no los paga, o si va a la cárcel por haber cometido un delito o no. En ambos casos infringir la ley tiene un precio, que para un país es más grave porque para empezar se reconoció a esa autoridad. Sólo es esa mentalidad que se vio con motivo de la reelección de Uribe. Como Groucho Marx: "Éstos son mis principios, si no le gustan, tengo otros". "Acepto las leyes que yo mismo he promovido (una reelección sucesiva), cuando no me gusten, las cambio." "Reconozco la autoridad de la CIJ, cuando no falle como a mí me gusta, no acato sus decisiones."

El problema de los límites del territorio selvático es de interpretación: estoy seguro de que si uno le preguntara a un peruano, también diría que a causa de la guerra de 1932 perdieron el territorio del actual departamento colombiano de Amazonas: cada cual tenía un mapa distinto y ningún testigo que demostrara nada a favor de la posesión del territorio. La leyenda de los mojones corridos es común, como el victimismo en que se basa.

La expansión amazónica de Brasil es muy anterior a la independencia y tiene que ver con su propia herencia política: el imperio portugués no se dividió, no tenía agrestes cordilleras ni poderosas tradiciones culturales que lo dividieran ni que obstaculizaran su expansión. La mentalidad expansionista debería considerarse respecto al progreso, al bienestar de la gente y a la explotación de los recursos. Al respecto el historial de Colombia es un escándalo.

Las posesiones en mares remotos que están dentro del mar territorial de Nicaragua no dependen de que se pelee o no porque para eso hubo una sentencia de una autoridad reconocida. Y aun así nadie las cuestiona, sólo se trata de que se pierden derechos sobre áreas marinas a base de líneas trazadas entre esas posesiones.

El petróleo que hay allí es la típica leyenda urbana que creen los mismos que sospechan que hay un acuerdo de Estados Unidos con Nicaragua para despojar a Colombia. A mí me han dicho que la capa vegetal del suelo del aeropuerto El Dorado se la llevaron a Israel, y miles de relatos así. A ver cuándo empiezan a sacar petróleo de esas regiones.

Al ciudadano común no le importan que los terroristas que usan personas bomba se vuelvan los amos del país pero sí un drama de posesiones que en última instancia remite a entes abstractos. En la vida colombiana hay miseria, violencia, corrupción... y sobre eso no hay el menor interés, sólo sobre unos derechos también abstractos. ¿Acaso Colombia explota sus recursos pesqueros? No me haga reír.

Al colombiano se lo puede pisotear porque se deja pisotear por sus propios compatriotas, porque permite que los peores asesinos, como Petro o Angelino Garzón, lo gobiernen, no porque no le ponga suficiente color a su enemistad con otro país por pasiones que despiertan los peores políticos.

El gobierno puede desconocer el fallo de la CIJ, más o menos como uno puede dejar de pagar impuestos o escapar cuando lo van a capturar si ha cometido un delito. Es un camino por el que el socio de las FARC podría obtener muchos apoyos... y así seguir implantando el chavismo en Colombia. Es lo único que produce la rebelión contra la sentencia que el propio Estado colombiano estaba comprometido a aceptar.

Ruiz_Senior dijo...

Armando Arango: la reclamación nicaragüense es anterior a Chávez y aun a la revolución iraní. Si usted mira bien el mapa verá que esos islotes están a mucho menos de doscientas millas de la costa nicaragüense, por lo que a cualquiera se le habría ocurrido reclamarlos. Y aun así no se los dieron, sólo la titularidad del mar que estaba definida por líneas entre ellos.

Conviene señalar algo sobre la costa de Mosquitia: ¿por qué en tiempos coloniales se concedió la administración de una región que daba al Atlántico a una autoridad remota y no a las próximas de Centroamérica? ¿Por qué la población de Nicaragua se concentra en la región del Pacífico, donde está la capital y las antiguas capitales de León y Granada? Fácil, la costa de Mosquitia sólo era un problema para el régimen colonial, no acogió nunca población ligada a Colombia sino la misma clase de gente que San Andrés: antiguos esclavos relacionados con los británicos. Si finalmente Colombia se la reconoció a Nicaragua fue porque no había el menor interés en la posesión, ni las más remotas esperanzas de defenderla.

Las posiciones estratégicas son el pretexto de los malos gobernantes para tener enfrentados a los pueblos, para tener un enemigo cómodo, como un demagogo ecuatoriano, Velasco Ibarra, estuvo décadas en el gobierno gracias a las proclamas antiperuanas. Y en la situación colombiana de hoy sólo sirven para distraer a la gente mientras Santos afianza su poder compartido con las FARC.