8 ene. 2013

La verdadera lucha de clases

Por @Ruiz_senior

Sociedad e ideología

No se puede siquiera soñar con enderezar el rumbo de Colombia, ni de la región andina ni de Sudamérica ni de toda Iberoamérica, sin hacer frente a la ideología que se ha quedado como sedimento de la vida compartida desde la época de la Conquista. En una ocasión traté de describir los registros falsos más importantes de la ideología colombiana. Siendo el igualitarismo uno de los más característicos y arraigados, hay que reconocer ahí un fuerte "caldo de cultivo" para la implantación de la ideología totalitaria: a todo el mundo le parece ¡tan evidente! la teoría de la lucha de clases. En gran medida, desde traidores a su clase como Juan Manuel Santos o su hermano mayor hasta el último sicario de la última selva, todos creen que la distribución de la riqueza en el mundo es injusta y que de algún modo es apremiante remediarla. Para creer eso no importa que los líderes de la rebelión ya fueran riquísimos y lo sigan siendo gracias a los crímenes terroristas (Alfonso López Pumarejo era banquero antes de meterse a político, y tras los negocios que hizo su hijo en la presidencia, como la multiplicación del valor de la Hacienda La Libertad, por no hablar de los que habrá acordado en Panamá con los capos de la cocaína, es seguro que el patrimonio familiar es de muchos cientos o aun miles de millones de dólares, convenientemente invertidos a través de testaferros). Siempre se puede soñar que a los demás se los despoja por amor al pueblo.

Noción de "clase"
Lejos de lo que se cree, una clase social es algo más complejo que un "estrato". Puede que en el origen las clases sociales sean grupos étnicos diferenciados que al convivir se especializan en determinadas funciones dentro del aparato social. En el caso de la India, los invasores del norte, de piel clara, se convirtieron en las clases superiores de la sociedad. La palabra ario, tan explotada después por los nazis, sólo distinguía a esas clases en India y Persia. En Colombia, los descendientes de los conquistadores y de los funcionarios o colonos españoles se convirtieron en las clases altas de la sociedad posterior. Lo que se debe tener en cuenta es que una clase social comparte determinadas maneras y rasgos de estilo, así como conexiones internas y aun costumbres y valores arraigados, por lo que no es una mera categoría socioeconómica.

Lucha de clases
Al lado de la vieja manía igualitaria, el colombiano de hoy en día, adoctrinado por Fecode (todo el chavismo viene de la educación, Hugo Chávez podría ser considerado una especie de Dale Carnegie del trópico que pone en práctica la educación que recibió: tenía ventaja, su madre era  una maestra, como la de Piedad Córdoba, la de Guillermo León Sanz [Alfonso Cano], la de Luis Édgar Devia [Raúl Reyes], la de Pablo Escobar, la de Horacio Serpa y la de la mayoría de los próceres que dirigen la explotación de tal teoría) profesa la creencia en la lucha de clases. Esa teoría se propaga explotando el resentimiento de las víctimas de la Conquista y de sus descendientes, el igualitarismo que siempre utilizaron los curas para contener a cualquier poder que amenazara su hegemonía, el control de la casta intelectual en todo Occidente y aun la educación y la prensa para que sirva a los designios de las clases poderosas en Colombia, que en el siglo XVI y en el XXI son aquellas que viven arrimadas al Estado.

Mentiras eficientes
Es decir, en cuanto grupos diferenciados las clases tienen intereses opuestos, pero la noción de lo que es una clase permanece oculta a la mayoría de la gente porque la tradición religiosa la mueve a pensar que nadie debería tener más. El resentimiento parece dirigido a quienes han depojado, desposeído, etc., a otros, pero su raíz es otra. Al respecto cito un párrafo muy ilustrativo de Ortega y Gasset:
A Nietzsche debemos el descubrimiento del mecanismo que funciona en la conciencia pública degenerada: le llamó ressentiment. Cuando un hombre se siente a sí mismo inferior por carecer de ciertas calidades —inteligencia o valor o elegancia— procura indirectamente afirmarse ante su propia vista negando la excelencia de esas cualidades. Como ha indicado finalmente un glosador de Nietzsche, no se trata del caso de la zorra y las uvas. La zorra sigue estimando como lo mejor la madurez en el fruto, y se contenta con negar esa estimable condición a las uvas demasiado altas. El "resentido" va más allá: odia la madurez y prefiere lo agraz. Es la total inversión de los valores: lo superior, precisamente por serlo, padece una capitis diminutio, y en su lugar triunfa lo inferior.
Parece un retrato esforzado de la mentalidad de un colombiano. Pero se encuentra por todas partes y está en la base del sueño del paraíso igualitario, que tanto daño hizo en los siglos anteriores. Lo que hace especial a Colombia es que quienes lo explotan son sistemáticamente los más ricos y privilegiados y en la conciencia del ciudadano ordinario esa rabia, ese rencor, conviven confundiéndose sin cesar con el sueño de ser de la casta superior y con el servilismo más repulsivo ante cada persona que exhibe los rasgos de esas castas. Otro rasgo de primitivismo inquietante.

Burguesía y proletariado
Una cosa muy extraña de esa ideología es que la palabra burgués, en principio los habitantes de las ciudades y después el miembro de las clases medias productivas (tenderos y artesanos) en contraposición al aristócrata y al bohemio, ha resultado ser "alguien que tiene de sobra y se rodea de lujos". Como la gente vive amargada por carecer de lujos, que parece lo único que podría hacer grata la vida, el odio a los burgueses atrae a multitudes.

Pero en la realidad de la zona andina los ricos nunca han sido los artesanos y tenderos sino siempre los que de algún modo explotan el poder político. En la mayoría de los casos las empresas no son propiamente manufactureras, pero aun cuando lo sean, el origen de la fortuna de sus dueños no es el trabajo sino previsiblemente la relación con el poder político.

Todo eso genera una vasta confusión: un pequeño empresario que dé trabajo a diez personas, por decir algo, no tiene el patrimonio que alcanzan los secuestradores y asesinos como Gustavo Petro, Angelino Garzón o León Valencia. Los grandes patricios que maquinan para desarrollar el poder terrorista nunca han trabajado lejos del Estado, ni ninguno de sus antepasados desde la Conquista. De hecho, si se evaluara realmente el ingreso de todos los propietarios de negocios, con toda certeza sería inferior al de los asalariados estatales, con decir que la mitad de estos están en el 10% más rico de la población, en el que de todos modos habría que contar a muchos abogados y asalariados con alta calificación.

De ahí que medidas como aumentar el salario mínimo no favorezcan realmente a la gente más pobre, primero porque excluye a muchos que no podrían ser contratados porque no generarían recursos para pagarles, y segundo porque con base en él se calculan ingresos de grupos parasitarios.

Falacias
En resumen, sí hay grupos sociales con bastante homogeneidad que tienen intereses diferentes. El problema es la serie de inferencias falsas que el poder de los grupos parasitarios en la sociedad genera: el trabajador sin calificación no resulta despojado por el empresario, la teoría de la plusvalía es un disparate que provocaría risa en cualquier persona que lea la prensa económica, pero el conjunto de los ciudadanos sí resultan despojados por los grupos parasitarios de siempre, y ese despojo es la única causa del atraso y la pobreza. Los altísimos impuestos que pagan las empresas en Colombia se van a financiar las universidades públicas, en las que unos individuos bastante ignorantes y ociosos explican sus opiniones del mundo a unos jóvenes que desde hace medio siglo son el grupo de presión decisivo en la sociedad. Ese gasto es sólo prolongación del gasto en "burocracia", en puestos parasitarios (conozco a varias personas que han tenido empleos en el Estado cuya única "labor" consistía en acercarse a cobrar el cheque). La revolución es sólo el clientelismo agresivo y adornado de retóricas burdas.

Las verdaderas clases opuestas
Así pues, hay una clase típica, hegemónica sobre todo en Bogotá, que vive del cuento, de exhibir cultura, de descrestar calentanos, de presentar tutelas, de conseguir "corbatas" (como se llamaba antes a los empleos sin función), de reclamar derechos, de protestar y organizarse y luchar, una clase cuyo discurso es el de la llamada "izquierda" (de muchas maneras el socialismo representa a grupos parasitarios o retrógrados, pero como bando de los ricos inútiles y ladrones no llega a serlo en ninguna parte como en Colombia). En contraposición está el resto de la sociedad, las mayorías que aceptan la ideología de esa clase por su tremenda indigencia cultural y espiritual, que tienen que trabajar no porque crean en sí mismas sino porque no hay otra salida, y que en la medida en que maduren y se hagan conscientes constituye la base social (potencial) de una democracia liberal.

No se engañen: por mucho que lo repita todo el mundo, la guerrilla no es una rebelión contra la corrupción sino la continuidad de las guerras de tinterillos del M-19, sus partidarios son en esencia los mismos tinterillos y demás parásitos del Estado, sindicalistas, profesores, periodistas, sociólogos, antropólogos, etc. No será posible enderezar el país, como advertía al principio, sin hacer frente a esa ideología.

De hecho, el atraco callejero, tan típico de Hispanoamérica, es sólo esa lucha de clases entre el que produce y el que despoja. Lo que anima al atracador es la ideología fecodista. Antonio Caballero justifica la delincuencia porque sus métodos y valores son los de todos los delincuentes, y entre el grupo de Alternativa y el último raponero sólo hay una diferencia de rango.

9 comentarios:

Stanley Schlecter dijo...

Una leyenda Urbana de los 80 decia qeu la clase "alta" habia cedido o perdido cierto poder y que a la vez habia un movimiento de clases, al que se le llama "emergentes".
-
Asi que uno podia ver esa representacion en "Don Chinche" en la que el Doctor Pardito era un nuevo pobre a pesar de ser un tinterillo muy bien vestido.

Y por otro lado estaa Don Frutos, un busetero con bastante dinero y una vida llena de escesos.
-
Asi que unos identifican a Forero Fetecua con esta clase emergente.

Y si no estoy mal entonces la leyenda urbana dice que huo matrimoniso Lleras-Fetecua, Suescun-Pataquiva...y otros ejemplos similares.
-
Es el momento en que en el Sur de Bogota de repente aparecen barrios enteros con miles de "Don Frutos" haciendo mansiones y viviendo una vida de "nuevos ricos", es decir centrada en hacer plata, pero desconocedora de "otros" valores sociales como son la cultura y la educacion.
-
De donde provenia el dinero??? De Corabastos, las esmeraldas y la coca.
-
Y al Norte de Bogota empezaron a verse cinturones de miseria.....
-
Asi que la clase media vive en movimiento, con clases emergiendo con poder economico y con grupos sociales despojados del poder.
-
Asi ve uno que en las empresas se formaban "roscas" de mandos medios provenientes de Universidades de pobres como la Incca y la Distrital, que evitaban la contratacion de universidades de gente rica como el externado o la Santoto.
-
Asi es hay una explosion social y la clase emergente comienza ya su segunda y tercera generacion, pero ya no como "emergentes" sino como familias de tradicion.

Stanley Schlecter dijo...

Otra progresion evidente de la "clase emergente" es el del acceso a la educacion, en la epoca Gaitanista, lo normal era qeu las clases en el poder se contentaban con tener un hijo Bachiller, y los pobres eran analfabetos.

Con el tiempo, la educacion se democratizo, asi que el pobre tambien pudo hacer primaria y bachillerato, asi que la diferenciacion quedo entre el Profesional y el bachiller.
-
A 2013 cualquiera es bachiller y cualquiera puede ser un profesional, y las empresas exigen para sus medios tener un posgrado a los altos mandos tener titulo universitario en el exterior y al pobre se le exige tener educacion tecnologica, esto es unos cursos de 2 o tres an#os en algun instituto.
-
Asi que la educacion es un Negociazo.
-
Poner universidades de garaje que convinan veterinaria con Derecho al estilo Moreno de Caro y la Universidad del Trabajo, o IDEAS o La fundacion de los libertadores.
-
E incluso hay quienes califican a los andes, la javeriana y el rosario como un vulgar negocio de unas mafias de estafadores.
-
La educacion universitaria en colombia es una farsa....incluso toda la educacion: Jardines Infantiles, Primaria, Secundaria, Escuelas, Universidades, Institutos...son meros negocios que no ensen#an mayor cosa, salvo repetir lo escrito en textos mal traducidos del ingles por algun argentino.

Stanley Schlecter dijo...

Con las dos parrafadas anteriores solo queria mostrar un poco "la dinamica" que ocurre alrededor de la clase media.
-
A veces tan parecida en sus modos y costumbres a la alta, pero con raices en la baja.
-
Y otros de la media son "caidos" en desgracia desde la alta (recordemos los sobrinos drogadictos de Pastrana Borrero).
-
Incluso algunos dicen con orgullo: "Yo me pague la universidad, empece en el Sena, luego fui a la nocturna en la Incca" y con tono reprobatorio le dicen a uno: No soy como usted hijo de papi, al que le pagaron sus estudios." Y ese tipo de resentimientos se lleva toda la vida.
-
Yo conoci mucha gente del Norte de Bogota de barrios como Pasadena, Niza o La Castellana que tambien estudiaban en la Incca....
-
Y mucho suren#o estudiando en los Andes....
-
No es el caso Colmenares una tipica historia de la clase emergente????
-
Estos que anteponen el poder economico ante la educiacion y la cultura como valor principal???

Anónimo dijo...

Si no produjera pavor, daría algo de risa. Solamente se necesita abrir la sección de "Opinión" para encontrar perlas como esta o esta otra (que, creo, le puede interesar).

Anónimo dijo...

Stanley Schelcter es el ejemplo clásico del godo que le incomoda la movilidad social. USA es un país de levantados, (desde Rockefeller hasta Steve Jobs), así que deje la pendejada, la clase dirigente es la primera en anteponer el poder económico a la "educación" y "cultura", y eso de descalificar al "emergente" basado en estereotipos estúpidos, ayuda a alimentar los MITOS que los señores de Fecode enseñan al enseñar el odio al "burgués" (por que el burgués te odia y conspira contra ti). Su resentimiento es como el de cualquier mamerto solo que no es hacia arriba sino hacia abajo.

Ruiz_Senior dijo...

Schlecter y Anónimo 9.26 AM Bueno, a todo el mundo le interesa más el dinero que la educación y la cultura, sobre todo porque en Colombia son pretextos para parecer de clase alta, es decir, de algún modo emparentado con los de Alternativa. Los patanes ricos más groseros y dañinos son los que se dedican a la educación y la cultura en Colombia.

Pero esa noción de clase es muy confusa. ¿Cuál es la clase alta? Efectivamente hay alguna movilidad social y alguien muy hábil para hacer negocios, incluso dentro de la legalidad, puede acumular pongamos un millón de dólares y vivir en un barrio acomodado. La clase media ya no es nada, todo el mundo se puede considerar de clase media, el que acabó una carrera, el que tiene casa propia, el que tiene un primo juez, etc. Esas clases así no podrían luchar nunca, los intelectuales libertarios normalmente serían de clase alta igual que los jefes terroristas, del mismo modo que los más sufridos peones serían de clase baja igual que los atracadores y tendrían más intereses en común con un político resuelto a trabajar por la seguridad que por su compañero de clase que lo roba.

El papel de la educación es otra cosa. Ahora mismo me comentaba un amigo que el tipo más estúpido de todos los que he conocido en internet es decano. Y no digo que ese personaje sea estúpido porque discuta sus ideas, nunca diría que Molano o Santos Calderón son estúpidos. Ese personaje es un verdadero cretino, seguro que tiene algún tipo de retraso mental.

La universidad siempre ha sido el reemplazo del título nobiliario y la gente lo ostenta como prueba de que su familia tenía dinero para librarlo del trabajo por unos años. La probabilidad de que en Colombia una persona razone y entienda las cosas es inversamente proporcional a su carrera académica. Yo no acabé el bachillerato, seguro que alguien que no haya hecho la primaria podrá orientar al país con gran sabiduría.

Pero la lucha de clases de la teoría marxista es otra: se supone que esas clases tienen intereses opuestos por su papel en la producción. Siendo así, hay unas clases que producen y otras que parasitan porque heredan un papel nobiliario en medio del atraso del trópico. Esas clases improductivas son la tal izquierda. Alta (grandes familias), media (funcionarios, maestros, tinterillos, decanos, etc.) y baja (sicarios, raspachines, capuchos, etc.), al final son grupos con intereses comunes, y las clases productivas también.

Ruiz_Senior dijo...

Anónimo 9.26. Gracias por los enlaces. Gutiérrez Sanín demuestra que la Universidad Nacional es lo mismo que las FARC, pero nadie lo quiere ver. No es un problema de ellos, si los demás colombianos se lo permiten aprovechan, como el que saca a su mujer en lencería "sexy" a la calle, no puede quejarse de que la miren.

Gracias a todos por sus comentarios.

José Julián Ramírez dijo...

Lo que entendemos hoy por educación, cada vez más toma otros rumbos, como los que se pueden ver en este video
http://www.ted.com/talks/charles_leadbeater_on_education.html

El tema de la cultura, es cuestión de asumir con rigor que la cultura hace parte de toda sociedad y que no existe una más culta que otra, sin desconocer que sí existen diferentes capitales simbólicos entre los diferentes ciudadanos y sociedades, que marcan diferencias, sin tener que calificar con un valor absoluto moral o de otro tipo.

Y en este orden de ideas, muchas cosas van cambiando, pues aunque aun estamos montados sobre la infraestructura del iluminismo francés y la revolución industrial, en la que muchas cosas heredadas siguen siendo válidas, aparecen nuevas estructuras como las que plantea la siguiente nota http://goo.gl/dEyl2, que ya están cambiando y cambiarán muchas cosas.

Asi que como diría Darwin: "no es el más fuerte el que sobrevive, tampoco es el más inteligente, es aquel que mejor se adapta al cambio"

Marcelo dijo...

Les proponemos intercambio de enlaces. Www.escuelaideologica.org