7 ene. 2013

Venezuela está en cuidados intensivos


Por @AdasOz

Ya faltan pocos días para que sea 10 de enero, fecha en que Hugo Chávez, el presidente reelecto de Venezuela por cuarta vez, se posesione y jure su cargo tal como lo establece la Constitución venezolana. Sin embargo, su estado de salud lo ha mantenido durante los últimos dos años más ausente que presente en su cargo, así que todo indica que no podrá cumplir con el mandato constitucional. A estas alturas, si Venezuela no fuera una dictadura comunista, lo lógico sería que la salud del presidente, que es un asunto de Estado, se diera a conocer públicamente y con lujo de detalles con el fin de ir preparando al país sobre su futuro más inmediato.

Aunque las noticias que se han ido publicando a cuentagotas revelan que la salud del mandatario venezolano es bastante delicada, no sólo por el cáncer que padece sino por las complicaciones presentadas luego de la última intervención quirúrgica que se le realizara en Cuba, a la fecha ya debería conocerse un parte médico que determine la gravedad de su condición y que permita establecer el grado de incapacidad del mandatario, ya que así se podría definir si se hace un llamado a elecciones o no.

Parece ser que la condición de Chávez es de extrema gravedad, está en estado de coma inducido, con problemas de insuficiencia respiratoria y parece no responder positivamente a los tratamientos que recibe. Dicha condición incapacita por tiempo indefinido al mandatario, pero los chavistas están dándole largas quizás para ganar terreno frente a la oposición que no se ha querido espabilar frente a esta eventualidad, que de hacerlo, les permitiría empezar a tomar las riendas sobre su país y quizás ayudarían a darle a la región un giro positivo. Si luego de 14 años de engaños y arbitrariedades por parte del oficialismo la oposición no ha entendido que en las urnas tienen todas las de perder, entonces ellos también están esperando a que los chavistas y el régimen de Cuba decidan qué es lo que se hará de ahora en adelante en Venezuela.

Para Cuba, la hegemonía chavista es clave no sólo por el petróleo que se envía a los Castro prácticamente regalado, sino porque asegura la salida de la cocaína hacia el Caribe, una de las rutas favoritas para los narcotraficantes siendo Cuba una importante escala en su camino hacia Norte América. Quizás por esta razón era tan importante para Santos la alianza con las FARC, Chávez y los Castro. La mayor parte de la cocaína incautada por las autoridades de La Florida proveniente de Colombia ha hecho escala previamente en Cuba.

Ausente y agonizante, Chávez está dejando un país en cuidados intensivos que estará cerca del colapso económico si no se asumen medidas económicas serias que ayuden a frenarlo. Debido a la estatización y nacionalización de las empresas en Venezuela, y a las grandes trabas que se les presentan a los inversionistas extranjeros para entrar a dicho mercado, el nivel de competitividad y de productividad es bastante deficiente, así como los estándares de calidad en los productos y servicios. Y pese a que Venezuela sólo produce y exporta petróleo, y que a la bonanza petrolera se le suman los altos precios del crudo, la pésima administración de los ingresos recibidos por parte del gobierno chavista han generado una escasez de divisas, que junta con la escasez de productos, han llevado a Venezuela a ser uno de los países con más alto nivel de inflación. Para quienes quieran profundizar y entender un poco mejor qué es lo que pasa en Venezuela, les comparto el artículo de Moisés Naim publicado por El País de España.

Y aunque algunas personas piensen que el problema de Chávez es exclusivo de Venezuela, quiéranlo o no, también tiene un impacto importante para Colombia y para el resto de países de la región. Recordemos la deuda que tiene pendiente el gobierno venezolano con empresarios colombianos, pero además, lo que ocurre en La Habana no se puede mirar por separado. El mandatario venezolano se ofreció como garante del proceso de claudicación fruto de la alianza de Santos con las FARC, lo que hace verdaderamente probable que para Colombia exista un Pacto de La Habana igual al que ya existe para Venezuela. Por lo tanto, lo que pase o deje de pasar en allí repercute directamente en el nuestro y puede salvarnos o no de la misma debacle que hoy se vive en el país vecino.

No hay comentarios.: