5 feb. 2013

El poder y la traición


Por Jaime Castro Ramírez

La dignidad es una condición natural que enaltece el perfil humano cuando se asocia a la exigencia de la verdadera identidad del don de gentes. A partir de esta realidad objetiva, cada individuo es autor de su actuación ante el escenario social que lo rodea, y de la cual obtiene, o sus merecimientos, o elige equivocadamente su propio sendero por donde transitan conductas que se contraponen a la virtud de obrar bien.     

La política, vista desde su contenido filosófico del pensamiento racional sobre lo que es en esencia la responsabilidad del poder, no admite comportamientos que contradigan los compromisos adquiridos por un gobernante ante la sociedad que gobierna, pues es evidente que esto se convierte en una realidad de engaño ciudadano que lesiona la voluntad popular. 

El por qué califican a Santos de traidor 
IMAGENES DE LA DESLEALTAD


¿Santos podrá negar que quien lo puso en la presidencia fue Uribe? Pues si no se atreve a negarlo, tampoco podrá negar su condición de desleal con quien le heredó el poder. 

Antecedentes: Juan Manuel Santos (candidato) estructuró una campaña presidencial cimentada en la figura del entonces presidente Álvaro Uribe Vélez, pues en todas sus intervenciones políticas utilizó la alta popularidad y el capital político de Uribe diciendo que iba a continuar con las políticas de su gobierno, es decir, con la Seguridad Democrática, con la Confianza Inversionista, y con la Cohesión Social.  Por esta promesa, y por el guiño de buena fe que Uribe le dio, 9 millones de colombianos lo eligieron presidente. Valga decir que el capital político propio de Santos era inexistente, razón por la cual carecía de todos los medios políticos para llegar a ser presidente con su propio programa.  

De lo anterior se concluye en la verdad absoluta de que quien puso en la presidencia de la república a Santos fue Uribe. Aquí empieza entonces el desengaño de los electores, pues tan pronto asumió el poder, resolvió de tajo olvidarse del compromiso de gobernar con las políticas que había prometido, lo cual constituyó un pecado social grave que consistió en engañar al pueblo. 

No significa que un gobernante no pueda actuar con sus propias políticas de gobierno, claro que esto es legítimo si se hace elegir con sus propias ideas; solo que en este caso, y por las razones expuestas, hipotecó esa independencia con tal de ser elegido presidente, y resulta que cuando se compromete la palabra con el electorado, pues no hay alternativa diferente a cumplirle, si se es coherente y respetuoso de la voluntad popular. 

Lo ocurrido desde el inicio del gobierno Santos 
En materia de seguridad, se abandonó la Seguridad Democrática con la cual se tenía derrotado al terrorismo, y se optó entonces por el mecanismo del apaciguamiento, lo que contribuyó a envalentonar a los terroristas que estaban en desbandada y les facilitó el regreso a los sitios de donde habían sido desterrados, con la consecuencia del incremento nuevamente de los actos terroristas y el secuestro. De ese envalentonamiento nació la debilidad del gobierno de invitarlos a dialogar y a ‘negociar’ la paz, de lo cual están hablando en Cuba, pero partiendo del hecho exigido por las FARC de plena impunidad para ellos, es decir que no van a pagar ni un día de cárcel por sus crímenes de lesa humanidad. Esto es apenas el abrebocas, falta ver qué mas concesiones exigirán y si el gobierno esté dispuesto a concederlas. Lo que se puede colegir es que si se hubiera cumplido con la promesa de continuar con la Seguridad Democrática, pues seguramente no se estuviera en la instancia de negociar la ley con el terrorismo.    
   
Lo anterior significa que se cambió el rumbo que le había dado al país el programa de la Seguridad Democrática en cuanto al avance fundamental en el orden público, y por consiguiente en progreso. A través de esta política de Seguridad fue como se desvertebró el secretariado de las FARC que nunca había sido tocado por la autoridad, y se dejaron planeadas y en marcha las operaciones de seguimiento militar que muy al principio del gobierno Santos terminaron dando de baja a los alias “Mono Jojoy” y “Alfoso Cano”.  Además hay una verdad evidente que consiste en que de la SEGURIDAD depende ‘la confianza inversionista’ y la ‘cohesión social’.     

Se sabe plenamente del apoyo que Chávez le da a las FARC en Venezuela, lo que significa que este individuo conspira contra Colombia, lo cual, en un acto de patriotismo y en defensa de la soberanía colombiana, le fue puesto al descubierto en la OEA por orden de Uribe y con plenas pruebas. Esta fue la razón para que Chávez se dedicara a vociferar en forma por demás oprobiosa contra el presidente Uribe.  Pues quién lo creyera, pero a la semana siguiente de la posesión, Santos se fue a Santa Marta a abrazarse con Chávez y a expresarle que lo consideraba el “nuevo mejor amigo”.  De este encuentro resultó, que seguramente cumpliendo exigencias de Chávez, el gobierno de Santos se olvidó del tema de las FARC en Venezuela (lo cual indica complicidad con desestabilización a nuestra democracia), y  también del convenio que Uribe tenía con EE.UU. para apoyar a Colombia con asesoramiento especializado y tecnología para las bases militares colombianas para la lucha contra el terrorismo, el narcotráfico, y el mercado negro de armas para los grupos armados ilegales, aspectos estos en que están involucrados los amigos de Chávez: Las FARC y el ELN. 
           
Y por si fuera poco, el ungido presidente, a cambio de tener por lo menos una deuda de gratitud con quien le heredó el poder, pues en respuesta a críticas de Uribe por los vacíos de gobierno, Santos no confrontó el debate con ideas, sino que ha decidido ofender de manera grave a su gran benefactor político, como por ejemplo, decirle “rufián”, expresión excesivamente irrespetuosa y calumniosa para con el ex-presidente, pues el significado en el diccionario, dice: “Traficante de mujeres públicas, hombre vicioso y despreciable”. Como dice el dicho popular: ‘así paga el diablo a quien bien le sirve’.   

Parecen entonces suficientes los motivos para que los engañados electores califiquen a Santos de traidor. 

1 comentario:

@edinsonmon19 dijo...

un resumen claro de la traición de santos no solo a uribe, al pueblo Colombiano que lo eligió.