17 jun. 2013

Una oportunidad de oro para Bogotá

Por @AdasOz 



Tras el aval de más de 300.000 firmas por parte de la Registraduría, a los bogotanos se nos presenta una oportunidad única para cambiar el rumbo de la capital que no podemos desperdiciar. Por esta razón, quiero hacer un llamado a todos los que residen en esta ciudad; a los conformes, inconformes y apáticos, para que se detengan a pensar tan solo unos minutos en la Bogotá que nos merecemos.

Pero el aval de las firmas es tan solo una parte del camino que nos queda por recorrer y todavía no es corto. Además, siendo Gustavo Petro el alcalde a revocar, tendremos más obstáculos de los que normalmente podrían presentarse. Así que no nos confiemos, los invito a todos a que pensemos en que la revocatoria solo se gana cuando los resultados de las votaciones nos dicte que efectivamente los bogotanos queremos, democráticamente, revocarle el mandato a Petro. 

En mi opinión, todavía tenemos un reto grande por delante, y no es por ser pesimista sino porque a la hora de votar muchos bogotanos han demostrado su falta de compromiso o incluso poca inteligencia; prefiero no ensillar antes de traer las bestias. La emoción y el empuje de la revocatoria no se pueden quedar en la fase de las firmas y más bien todos debemos continuar trabajando con empeño para motivar a los ciudadanos a salir a votar, porque además de ser un deber, ésta sería la muestra fehaciente de que por la vía democrática queremos lo mejor para nuestra ciudad.

La lección que nos debe quedar a todos a partir de este instante es que no podemos seguir premiando partidos corruptos e ineptos como el Polo Democrático Alternativo (recordemos que esa fue la casa de Petro), pues no es la revocatoria la que nos está resultando costosa sino todos estos años de paupérrimas administraciones corruptas, todas provenientes de dicha casa. Pensemos tan solo un momento en cómo estas últimas alcaldías han torpedeado la construcción de Transmilenio, que sin ser un sistema de transporte perfecto, conjuntamente con la correcta implementación del Sistema Integrado de Transporte a futuro sí nos puede brindar una mejor calidad de vida a los bogotanos. Pero, oh, cosa curios, la continuidad de este proyecto empezó a postergarse hasta el punto de que ya anda embolatada. Ni Luis Eduardo Garzón ni Samuel Moreno ni Gustavo Petro han estado interesados en que Bogotá cuente con un sistema de transporte decente, y cada cual a su estilo, hicieron o hacen todo lo posible para que el desorden del transporte urbano continúe por muchos años más. Según esto, ¿quiénes son los de las mafias? Sería interesante que los escépticos o incluso los que apoyan a estos tres “próceres” se lo cuestionen.

La malla vial es otro aspecto crítico en Bogotá y pese a la cantidad de impuestos que pagamos y no siendo éstos nada bajos, en lugar de mejorarla cada día está más descuidada y deteriorada. Esta administración, al igual que las anteriores, no se ha preocupado por tapar los enormes cráteres que invaden nuestras calles y tampoco tiene proyectado construir avenidas nuevas como la ALO, que resultan ser claves para la movilidad de la ciudad. Como si esto no bastara, Petro decidió peatonalizar un tramo de la carrera Séptima, una de las avenidas más importantes de la ciudad, sin importar que el flujo de automóviles y de transporte público por la zona sea uno de los más críticos pues ésta atraviesa la ciudad de norte a sur y viceversa. Además del problema del flujo vial, no se puede ser indiferente ante el perjuicio que esta medida ha representado para los comercios de la zona, sumado al muladar en que se han convertido calle y andenes gracias a la famosa peatonalización.

El problema que generó el alcalde con el sistema de recolección de basuras no fue efímero como muchos creyeron. Esta medida autoritaria sumió a Bogotá no solo en el atraso sino en la ilegalidad e insalubridad. Diciembre fue el mes de prueba, dirán algunos, pero estamos casi culminando junio y todavía vemos volquetas destinadas a la labor de recolección de basura reciclable, e incluso hace poco un operario murió al caerse de una de ellas. Adicionalmente, los camiones importados son una vergüenza, no solo por haber sido rescatados como chatarra sino porque al traerlos se puso en peligro sanitario a todo el país. 



De los 1000 jardines infantiles que prometió el alcalde no se ha construido ni la tercera parte, mientras algunos de los comedores comunitarios se han ido cerrando arbitrariamente. Alguna vez hace algo más de un año una madre comunitaria me comentó que Petro jamás hacía presencia en las reuniones que suelen hacerse periódicamente en dichos lugares.

A Petro sólo lo he visto trabajar con ahínco para prohibir las corridas de toros, medida que no es prioritaria para la cuidad, así como por los derechos de la comunidad LGTBI y por legalizar el consumo de la marihuana a través de los Centros de Consumo. De resto, su administración no ha sido sino polémica y denuncias vagas que distraen la atención de los ciudadanos, mientras él desgobierna la capital.

Si Petro no tiene nada qué temer y si es tan cierto que su administración ha sido transparente y eficiente, entonces debería asumir el proceso de la revocatoria con gallardía, ya que en teoría sus “buenos actos” deben reflejarse en el nivel de satisfacción ciudadana y por ende en las urnas. Sin embargo, él ha asumido una actitud a la defensiva y cobarde. Se ha dedicado a atacar a Miguel Gómez, a llamarnos a él y a todos los que firmamos la revocatoria “mafiosos de la extrema derecha”, y hasta llegó a amenazar con un segundo bogotazo en caso de ser derrocado. Así mismo se ha atrevido a decir que tan solo más de 100.000 firmas entre más de 600.000 que fueron recogidas en los formularios son legítimas. ¿En qué parte de la Constitución dice que él o el destituido Gustavo Asprilla o su partido Progresista tienen potestad para revisar estas las planillas? En resumen, Petro se ha dedicado a ejercer terrorismo contra la revocatoria y ojalá la Contraloría o la Procuraduría se encargaran de investigar esta irregularidad sumada a otras de las tantas que acumula la administración progresista.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Por que no están celebrando más bien la libertad de Arias? Ahí ya tienen a su candidato....

Anónimo dijo...

Me parece amigo ciudadano que hablas mucho, SABES POCO, te invito a pasar por la Séptima haber si son pocas las personas que pasan por allí dispuestas a comprar, dime como se siente después de tantos años por fin tener transmilenio por la calle 26, o la nueva troncal de la 10, o la estación universidades, que se siente que en la santamaria ya no maten y ahora hagan eventos culturales, simplemente eres un DESINFORMADO MÁS CON UN BLOG.

Anónimo dijo...

El que sabe poco es usted que quiere hacernos creer que el comercio de la carrera séptima está mejor que nunca con la peatonalización! cómo se nota que ud no ha visto la cantidad de negocios que llevaban más de 30 años funcionando y tuvieron que cerrar porque ya nadie entra a comprar por la inseguridad de ser una vía peatonal. Vaya y hable con la gente, no con los vendedores ambulantes que son los que ganan sin pagar impuestos, sino con la gente trabajadora que gracias a la mediocridad del alcalde perdió el trabajo de toda una vida. INFÓRMESE PRIMERO ANTES DE DEFENDER A SU ALCALDUCHO

Anónimo dijo...

El autor de este blog es de esas personas que solo sacan a relucir las desventajas de una administración que aunque no es perfecta tiene bastantes pros; El SITP dentro de poco será un sistema organizado de transporte como lo hay en bastantes metrópolis europeas, además esta administración al fin consiguió el sueño de los bogotanos: EL METRO, algo que no se puede echar para atrás pues ya es todo un hecho y ya empezaron estudios de ingeniería, el alcalde quiere una educación gratuita y excelente para la población que con su administración será posible, sin nombrar el gran proyecto de mejoras para el centro de Bogotá que ya está bastante olvidado... hay bastantes propuestas para que esta ciudade y las futuras generaciones agradezcan que no te diré y te invito a que investigues, claro supongo que tú no has investigado nada de eso pues solo te confias de los pésimos canales privados y supongo que serás un oligarca más que quiere una administración falsa, saludos de un joven con ganas de salir adelante y con ganas de que su ciudad salga adelante.