2 jul. 2013

El gran colombiano

Por Jaime Castro Ramírez

La identidad de los grandes hombres la otorga la opinión ciudadana en reconocimiento a sus valores. La trayectoria de liderazgo y compromiso público en las realizaciones de beneficio común, van construyendo el perfil de relevancia que hace historia individual. Tal condición se constituye en una especie de postulado de presentación clara y evidente ante la sociedad, que es quien se encarga de calificar las bondades y otorgar los galardones que enaltecen la alta condición de dignidad de las personas que se hacen acreedoras a una honrosa distinción.

El gran colombiano



El canal de televisión History Channel y el periódico El Espectador, organizaron un proceso de votación popular durante el periodo abril-junio de 2013 y a través del portal web tuhistory.com, para preguntarles a los colombianos a quién elegir como “El Gran Colombiano”. Fueron preseleccionados 125 personajes de la historia nacional como candidatos para tal designación, representantes de los siguientes campos del saber:

1. Historia y política de los siglos XIX y XX.
2. Artes populares y periodismo.
3. Ciencias y humanidades.
4. Deportes.

Según el portal ‘La opinión’, el 40% de los concursantes que registraron más de un millón de votos, eligieron como ganador del concurso “El Gran Colombiano” al expresidente de la república Álvaro Uribe Vélez. El segundo lugar obtuvo el 17% de los votos, el tercero, cuarto y quinto lugares con 4% y fracción, y así sucesivamente hacia abajo.

Hay quienes no aceptan la realidad
La diferencia de opiniones es perfectamente respetable, pero habría que decir, que ir en contra de hechos cumplidos, con el único fin caprichoso de controvertir realidades que le pertenecen a quien no se quiere aceptar como gestor de una causa, pues es simplemente transitar por el sendero de lo no posible dentro del ámbito del raciocinio. Esto le sucede a quienes critican que el voto popular democrático haya elegido al expresidente como el personaje más importante y representativo de Colombia.

Las credenciales que avalan el reconocimiento
La opinión pública es sabia en calificar el perfil de quienes realizan tareas cuyos efectos tienen trascendencia o relación directa con la comunidad. Por eso se suele ponderar con letras mayúsculas la importancia de la voz del pueblo, la cual es un pecado social desconocerla.

El caso que nos ocupa en este escrito, la elección del expresidente Uribe como “El Gran Colombiano”, tiene amplio reconocimiento en la opinión ciudadana como consecuencia de su gestión en la vida pública de servicio a la patria. Bien se podría empezar haciendo referencia a su desempeño como alcalde de Medellín, gobernador de Antioquia, o senador de la república; sin embargo, es procedente referirse a algunos aspectos de su obra de gobierno como presidente de la república (2002-2010), pues es lo que la opinión nacional tiene mas en mente y por lo cual le otorgaron el mencionado galardón honorífico.

Quizás lo más relevante por su evidencia, y de lo cual depende la integridad operativa del país, es la seguridad nacional. Los demócratas reconocen que el país que recibió Uribe en el año 2002 era un país inviable en materia de seguridad, y por lo tanto comprometida su democracia, al igual que su economía y su desarrollo social.

Colombia era un país reducido a la impotencia por el terrorismo, se tenía el secuestro como la grande amenaza a la ciudadanía, pues no se podía andar por las carreteras nacionales porque en cualquier parte se podía ser víctima de lo que se llamó las “pescas milagrosas” de las FARC para cometer secuestros masivos, la gente no podía ir a sus fincas porque allá los secuestraban, es decir, era un país secuestrado. Otra modalidad criminal era la toma violenta de los pueblos asesinando policías y civiles. Y ni qué hablar de la extorción generalizada.

Realmente, lo primero que salvó Uribe fue la democracia colombiana, pues la verdad es que nunca había estado tan amenazada en forma grave como entonces, cuando las FARC le apuntaban a lo que veían como la opción más clara en mucho tiempo de tomarse el poder por la vía armada. Tan es así que lo del Caguán fracasó justamente porque las FARC, viendo la coyuntura que tenían en frente, concluyeron que no les interesaba la negociación de la paz, sino que fueran victoreados entrando a la plaza de Bolívar con los fusiles al hombro.

Resultados de la seguridad y el orden impuestos por Uribe
Para recuperar el derecho de los ciudadanos de volver a viajar por las carreteras colombianas, el presidente Uribe, tan pronto se posesionó en el 2002, se ideó las caravanas que denominó “Vive Colombia, viaja por ella”, custodiadas por el ejército y la policía, y así restableció la normalidad del orden público en las vías de Colombia, se acabaron las tomas guerrilleras de los pueblos, y en materia económica se vieron resultados positivos, como los siguientes:

1. La inversión nacional creció del 13.1% en el 2001 a 25.8%.
2. La inversión extranjera pasó de 1% del PIB al 4.5% del PIB.
3. El crecimiento económico pasó del 2% hasta el 7%.
4. La cobertura básica en educación pasó de 57% al 100%.
5. La cobertura en salud pasó de 23 millones a 44 millones de usuarios.
6. Según la CEPAL, la pobreza bajó de un 44% en 2002 al 30% en 2009.
7. Se incrementó el número de personas empleadas de 15 millones a 18.5 millones.
8. En materia de facilidad para los negocios, Colombia pasó al puesto 37 entre 183 países después de que ocupaba el último lugar.

Como las realidades no se pueden ocultar, los anteriores son algunos de los antecedentes por los cuales la gente recuerda la gestión de gobierno de Uribe, y por lo cual lo eligieron como “El Gran Colombiano”.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

COMO ALVARO URIBE VELEZ UNO CADA 100 AÑOS,,,GRANDE URIBE!!!

Anónimo dijo...

Lo que sucede es que lamentablemente y aunque suene una frase trillada estamos en un país sin memoria, pero hay que resaltar que es una minoría ya que está comprobado que somos "más" los agradecidos que los desmemoriados, SOMOS UNA FUERZA, el Uribismo es la mayor fuerza que tiene el país, está demostrado y continuamos en esta misión. A nuestro gran Colombiano no nos cansaremos de agradecerle tan excelente gestión y trabajo, sigue y seguirá siendo nuestro queridísimo presidente Alvaro Uribe