12 jul. 2013

¿No cancelar los diálogos?

Por @Ruiz_senior

Según una noticia reciente, Uribe no querría acabar con los diálogos de La Habana si uno de sus pupilos ganara la elección presidencial en 2014 (quedan unos ocho meses para la primera vuelta).
Si uno de los nuestros llega a la Presidencia y si las cosas con las FARC están como se encuentran hoy, ¿qué hacer? Mi sugerencia respetuosa es no hablar de la cancelación del proceso sino de una suspensión condicionada del diálogo. Que haya cese de actividades criminales.
Sería muy estúpido entender esa frase fuera de su contexto. Es decir, se dice unos ocho meses antes de las elecciones y su impacto tiene lugar mucho antes. No remite a lo que debe hacer un supuesto presidente uribista sino a lo que se dice ahora que debe hacer. Es eso lo que quiero comentar.

En alguna parte señala Ortega y Gasset que la política y el amor son los temas más difíciles y sin embargo precisamente son también los temas sobre los que todo el mundo cree que puede opinar. Conviene no apresurarse a sacar conclusiones y a suponer que uno lo entiende todo a la perfección y puede dar lecciones. Es decir, conviene reflexionar.

Por ejemplo, la primera impresión es que esa idea es buena: la exigencia del cese de actividades criminales bastaría para devolver la negociación al único sentido posible: la desmovilización, la disolución y el desistimiento de los terroristas, medidas que deberían ir acompañadas de la entrega de las armas. Ésas son las cuestiones importantes y no la impunidad o elegibilidad. Si el resultado fuera que las FARC se negaran, no parece haber nada en lo que se pierda más que exigiendo la cancelación resuelta de los diálogos.

Además, la cosa cierta es que la mayoría de los colombianos "compran" esa "paz" y son sensibles a la propaganda según la cual los militares quieren la "guerra" por la parte que les llega del presupuesto y Uribe porque él o sus partidarios se lucran de ella. Hacerle ajustes a la "paz", condicionar los diálogos, etc., parece una forma de desactivar esa propaganda y agradar a las mayorías, sin las cuales no hay esperanzas de gobernar.

Por otra parte, los políticos son un poder fáctico que no se puede menospreciar por apego a "ideales": en buena medida, la moderación de Uribe y sus socios respecto a los partidos de la Unidad Nacional corresponde al temor a perder todas esas redes de influencia y "maquinarias" que mueven la mayor parte de los votos en las legislativas y una parte muy importante en las presidenciales. Esos políticos necesitan los puestos y las rentas para sus clientelas y por eso aprueban todo lo que Santos les pida. Es una paradoja casi cómica que el crecimiento económico que derivó de la seguridad democrática, al ser posible la exploración petrolera y otras formas de explotación de commodities, terminó favoreciendo al traidor, al resultar el gobierno dueño de rentas fabulosas con las que puede comprar a todo el mundo.

El comedimiento respecto de las negociaciones favorece las relaciones con esos políticos, les ayuda a salvar la cara y permite esperar que una posible mayoría uribista en 2014 cuente con ellos.

Desgraciadamente creo que todo eso es un error. Es la persistencia en el juego de buscar al votante y complacerlo en sus errores, que ya comenté hace unos meses. En apariencia la oferta "razonable" desactiva las acusaciones de intransigencia, pero en la realidad legitima los diálogos, tal como una dama, según el viejo chiste machista, cuando dice "No" quiere decir "Quizá". Negociar las leyes ya no es un crimen sino una actuación tolerable.

La propaganda de la conjura terrorista se basa en el supuesto de que sentarse a negociar las leyes con los que mandan niños bomba es el remedio para que eso no pase, y entre los argumentos que prefieren está el que el mismo Uribe lo buscaba. Dado que eso parece cierto, resulta desafortunado pedir ahora que se cancelen los diálogos, por mucho que la búsqueda de negociación podría basarse en la condición de que cesaran todas las actividades criminales.

Pero entonces la presión sobre los diálogos se reduce a una cuestión de matices. Ya puestos a reconocerles a los criminales su capacidad de decidir las leyes, a tolerar su creciente influencia en el Estado y en la prensa (no que no la tuvieran antes, sino que gracias a los diálogos se va volviendo costumbre), la discusión sobre la impunidad y la elegibilidad parece corresponder a puras ganas de protagonismo... Es todo lo que Santos necesita, estar bravucón una semana y conciliador la siguiente mientras la máquina de extorsionar y exportar cocaína funciona a pleno rendimiento. Según los caprichos de la opinión, las posibilidades de manipulación de la prensa y las expectativas electorales, se exige a los terroristas ceder o se manda al ejército a matar a unos cuantos peones. La "paz" sigue avanzando y se hace imprescindible la reelección para completar una tarea que la propaganda convierte en el mayor deber patriótico.

Muchos temen que la firmeza en exigir la cancelación de los diálogos perjudica las posibilidades electorales de quienes la profesen. Era el tema de Luis Carlos Restrepo hace unos meses. La disposición a tolerarlos es lo que legitima a Santos.

La idea, bastante vulgar, por lo demás, es que se debe escoger entre el sentido práctico y el fundamentalismo apegado a los principios, cosa que permite a todos los tontos afiliarse al sentido práctico sin necesidad de detenerse a pensar. Resulta que los principios no son simples elecciones morales, como prostituirse o comer carne humana para no morir de hambre, sino cálculos que atienden a la realidad.

La realidad es que la negociación es abolición de la democracia. A muy pocos colombianos les interesa la democracia (sobre todo les interesa muy poco a las células del MOIR que hacen de abanderados del uribismo), pero su total desaparición sería una tragedia en todos los sentidos (no se debe pensar que Colombia es una democracia, sólo que tras la componenda de Santos con el castrismo, en la que la tiranía va entrando como con calzador, habrá desaparecido todo vestigio de ella).

Así, no denunciar eso de modo que se oiga fuera de Colombia y los colombianos lo entiendan es otro favor que se le hace al régimen.

Por otra parte, los colombianos no están dispuestos a vivir en un régimen como el cubano. Si no se dan cuenta de que es lo que está ocurriendo, el camino que va abriendo Santos, es porque la propaganda los adormece y porque aun sintiéndose descontentos no saben en qué creer. Baste con señalar que el más probable candidato uribista es el padre de la negociación para entender que el ciudadano corriente tiene por una parte la presión de la propaganda "pacifista" y por la otra la confusión acerca del rechazo a las FARC.

La idea de "matizar" la negociación multiplica esa confusión, por mucho que al activista "de a pie" le parezca el colmo de la sensatez. Dado que nadie pide que se cancelen ya los diálogos, pues seguirán y el gobierno en lugar de estar cometiendo un crimen, traicionando a sus electores e incurriendo en concierto para delinquir en la mayor operación de lavado de activos de la historia, resulta ejecutando, tal vez con errores (tal vez no), algo que no tiene oposición.

¿Alguien recuerda que una negociación semejante no puede llegar a ninguna parte? De momento ha llevado a la multiplicación de la actividad de las FARC en el Cauca y ahora en el Catatumbo, a la multiplicación de las bajas militares y policiales, al aumento exponencial de la extorsión y al reino de la propaganda descarada del terrorismo. La gente ya se va acostumbrando a la idea de que las FARC no van a entregar las armas, según declaran sin ruborizarse, y poco a poco a que la "justicia" persiga a los causantes del conflicto.

De hecho, el uribismo contribuye poderosamente a eso. El lloriqueo por la impunidad y la elegibilidad de los terroristas hace que mucha gente se ponga en contra: ¿es el problema la impunidad? No recuerdo al primer uribista que me responda, no lo hay, la razón es algo que les resulta completamente ajeno. Supongamos que las FARC entregan las armas, se disuelven, se desmovilizan, piden perdón, devuelven el dinero y cuentan toda la verdad. ¿Habría que negarse a firmar porque a toda costa hay que meterlos en la cárcel y prohibirles participar en política?

Los uribistas engañan a la gente, le hacen creer que eso es lo que se discute, que a lo mejor, pese a las evidencias, las FARC sí se van a desmovilizar y a entregar las armas, etc. No, no lo van a hacer, van a seguir negociando y multiplicando su control del Estado. Presionarán por una constituyente como la que se proponía firmar con ellos en tiempos del Caguán el ministro de Uribe Fabio Valencia Cossio para poner a todo el mundo a defender el engendro del 91 que les garantiza el control del poder judicial.

Bueno, también eso: el MOIR es una secta maoísta que no tiene ningún apego especial a la democracia. Su facción "derechista" promovió la reelección de Uribe porque su apuesta era por el "culto de la personalidad" y el régimen de dominación vertical. ¡No faltaría más sino suponer que el Gran Timonel podría haberse equivocado aplaudiendo esa Constitución y promoviendo el indulto completo para el M-19! 

Como las cosas funcionan es cuando no se piensa, cuando se olvidan todos los principios y todos los valores y todos los usos del mundo civilizado en aras de una burda religión para patanes que no tienen otro pensamiento que la emoción patriótica y su apego al conducatore, no faltaría más sino complicarse la vida pensando en cambiar el gasto público, la "educación" superior, la acción de tutela y demás.

En resumen, exigir la cancelación de los diálogos es lo único práctico para sacar del poder a Santos, lo que se demostrará sensato y eficaz, lo mismo que una Constituyente que permita sacar del poder judicial a los agentes del hampa terrorista, y de paso hacer que Colombia se pueda asimilar a las democracias avanzadas. Eso también sería popular en el medio plazo.

Es que el precio de renunciar a la pedagogía para coincidir con las "ideas" que la prensa les inculca a los votantes es renunciar al acierto en política: es aceptar un papel en la obra cuyo libreto escribe el enemigo.

24 comentarios:

Anónimo dijo...

La realidad es que la negociación es abolición de la democracia. A muy pocos colombianos les interesa la democracia (sobre todo les interesa muy poco a las células del MOIR que hacen de abanderados del uribismo), pero su total desaparición sería una tragedia en todos los sentidos (no se debe pensar que Colombia es una democracia, sólo que tras la componenda de Santos con el castrismo, en la que la tiranía va entrando como con calzador, habrá desaparecido todo vestigio de ella). Pero insisto... Si la oligarquia esta en el poder, y la oligarquia son los dueños de la guerrilla, entonces, la democracia estaba abolida desde la constituciòn del 91 cierto? Entonces cual es el cambio ahora?
Què es lo que realmente desaparecerìa? Acaso Santos no comprò votos?

Ruiz_Senior dijo...

La Constitución de 1991 fue como la conquista de la mitad del poder por los comunistas, que por lo demás son muchos y muy diversos, aunque los lidera el grupo de Alternativa, muy relacionado con la nomenklatura de La Habana.

Lo que cambia ahora es que el control por parte de los clanes oligárquicos que patrocinan a las guerrillas, los López-Santos-Samper y sus clientelas sería absoluto. Como en Venezuela, donde Capriles ganó las elecciones pero se las robaron sin ninguna incomodidad.

Supongo que Santos no compró votos cuando fue elegido presidente. No le hacían ninguna falta. ¿Tiene alguna prueba de eso?

Anónimo dijo...

LO chévere sería que uds mostraran pruebas (documentos facturas, fotografias, emails etc), del patrocinio economico directo entre santos lopez, samper y la guerrilla. Por que no queda claro nunca quien es el patrocina economicamente a quien.
Los secuestros y el dinero del narcotrafico entran a las cuentas de Santos Lopez-Samper? Donde estan esas cuentas. Que obtiene la guerrilla a cambio? Timochenko recibe ordenes directas de Santos-Lopez-Samper? o al reves? Si los mandos militares conocen estos tratos por que no se pronuncian al respecto? Son ellos complices también? La clientela Uribista tambien participa de los beneficios de la guerrilla? Las bacrim y los paramilitares no tienen también su clientela?... Son cientos las preguntas que se me ocurren de acuerdo a lo que he leído en este blog en los ultimos años y nunca he visto una respuesta contundente al respecto. Si uds tuvieran documentos de sus afirmaciones (o especulaciones) serían mucho más efectivas sus propuestas...

Anónimo dijo...

La Constitución de 1991 fue como la conquista de la mitad del poder por los comunistas, que por lo demás son muchos y muy diversos, aunque los lidera el grupo de Alternativa, muy relacionado con la nomenklatura de La Habana.
Tampoco parece realista esta afirmación. El comunismo es el fin de la empresa privada, y del 91 para acá la empresa privada aumento mucho en colombia. Comenzando por la privatización de las empresas publicas, las empresas de servicios, las empresas de explotación de recursos (O es que Anglogold Ashanti son de la trust mutzemberg), la inversión extranjera, y la privatización de la salud por parte de las EPS. Igualmente los bancos (que son privados) aumentan sus ganancias http://www.elpais.com.co/elpais/economia/noticias/ganancias-bancos-colombia-van-por-buen-camino. Y se han firmado tratados de libre comercio con USA y Corea. Lo cual desmiente mucho lo del comunismo¨.

Ruiz_Senior dijo...

Una relación económica directa entre la oligarquía y la guerrilla podría no existir, y en cualquier caso, por razones obvias, sería muy difícil de demostrar.

Luego, sólo queda por responder si los columnistas de Semana tienen afinidades con los amigos de la guerrilla o no las tienen. Si las legitiman o no. Si Samper es el jefe político de Piedad Córdoba y de Sigifredo López o no, etc.

La guerrilla es el Partido Comunista. Las estructuras organizativas de combate pasaron a ser más importantes que el resto del partido por su éxito económico, pero como organización política siguen dependiendo del conjunto del partido, que a su vez depende de los logros de su cúpula en las componendas con los grupos oligárquicos. Eso está documentado y es simple, Gilberto Vieira era amigo personal de López Michelsen y la relación de muchos personajes del partido como Carlos Gaviria con los Samper también es evidente.

De modo que existe como un poder autónomo por la misma potencia de su ideología y de su organización, y aspira a tomar el poder según lo que declaran. Otra cosa es la forma en que los dueños del Estado utilizan esa fuerza como recurso para sus maquinaciones. Es decir, todos los gobiernos posteriores al Frente Nacional han intentado algún tipo de acercamiento que les ofreciera una ventaja en términos de gobernabilidad sobre sus rivales (los que compiten por los puestos). La excepción es el de Uribe. SIGUE.

Ruiz_Senior dijo...

VIENE DE ARRIBA.

Luego, habrá que conceder que el principio por el que existe el Estado, que es la ley, sobre todo en lo relativo a la protección de la vida de los ciudadanos, se somete a las conveniencias de los gobernantes. ¿Son éstos una casta o no?

¿Qué obtiene la guerrilla a cambio? Es la clase de preguntas que me hacen dudar de su honradez intelectual. Si una organización de aventureros que pretende imponerle a una sociedad un régimen que esa sociedad no quiere resulta reconocida como agente político legítimo, no hay que preguntar qué obtiene a cambio: un avance continuo, una expansión de su poder en todos los ámbitos, sobre todo en la medida en que esa organización copa los puestos públicos gracias a su poder económico y de intimidación: se apropia del Estado.

Eso sólo se entiende si se piensa que la guerrilla es una "materialización" de los anhelos de la "izquierda", que es la expresión ideológica de la universidad, que es la institución que pretende dirigir al país como "sede" del grupo étnico dominante desde la fundación del país. Es decir, el Partido Comunista es un grupo de intelectuales de clase alta que dirige a los grupos sociales que se lucran del Estado y obtienen grandes rentas gracias a la presión sindical y a la eficacia de la intimidación de las organizaciones armadas. Pero en la medida en que no tiene suficiente fuerza para tomar el poder, termina obrando como sustento de la dominación de los López-Santos-Samper, con los que tal vez tengan relación desde los tiempos de López Pumarejo o aun antes.

En lugar de hacer preguntas usted debería contestarlas: ¿hay grupos de poder oligárquicos cuya cabeza son esas familias? ¿Por qué esos grupos no aprovechaban la popularidad y el éxito efectivo de Uribe para acabar con las guerrillas y aun legitimarse por su éxito? ¿Por qué torció Santos el programa de gobierno con que se hizo elegir?

Ruiz_Senior dijo...

VIENE DE ARRIBA

No creo que los jefes militares conozcan esos tratos y en todo caso no pueden hacer nada porque sólo obedecen a la autoridad legítima. Lo que se ha demostrado es que los altos funcionarios son lagartos, como se ve con Mora y Naranjo en La Habana.

A veces yo creo que no hay nadie en la oposición o en la derecha que lea la prensa. Ustedes sí la leen, pero la acomodan a sus cálculos. Por ejemplo, ¿un personaje como William Ospina está con el chavismo? ¿El chavismo está con las FARC? ¿Los personajes como ese escritor son los que dominan El Espectador? ¿Qué motivos tienen los Santodomingo para promover a esos personajes? Extraño, a lo mejor es como creen los uribistas, que sólo son tontos que no ven que Ospina es chavista.

De modo que hasta el nieto de Laureano Gómez proponía dar curules a las FARC porque no entiende qué pasa ni qué se consigue reconociendo a los criminales. Bueno, es mi lenguaje: hay en esos comentarios, suponiendo que el comentarista hostil sea el mismo anónimo, una indiferencia ante eso, como si "criminal" fuera una palabra cualquiera, como si uno pudiera estar a favor o en contra de las FARC como estaría a favor o en contra de las solapas anchas.

Casualmente todos ustedes están siempre contra Uribe y nunca contra Ospina. Casualmente NUNCA hay en esos comentarios la menor hostilidad contra las FARC sino contra cualquiera que las cuestione.

Ruiz_Senior dijo...

No veo cómo la clientela uribista podría participar de los beneficios de la guerrilla. Es una pregunta estúpida. Tampoco veo que las bacrim tengan clientela porque son grupos de traficantes de cocaína que matan para enriquecerse y no para que la gente viva feliz

Claro, los documentos en que las FARC hacen acuerdos con los Santodomingo no los podemos conseguir, ni las tarjetas de visita en que dice "Juan Pérez. Estafador". El problema es leer por ejemplo la cuenta de Twitter de Ernesto Samper y no ver afinidades con Piedad Córdoba o con la guerrilla. Bueno, tal vez la exsenadora no tiene tampoco afinidad con las FARC...

Las posibilidades de la mala fe son infinitas. Como las de perder el tiempo explicando algo a quien se niega a entenderlo porque tiene otras motivaciones. Lo que no entiendo es por qué pierde el tiempo leyendo disparates en este blog. ¿No sería mejor investigar allí donde puede haber documentos que comprueben que Molano es partidario de las FARC?

Ruiz_Senior dijo...

No sé si es mala fe, frivolidad o franca limitación intelectual eso de que "el comunismo es el fin de la empresa privada". El comunismo es el pretexto ideológico de la dominación de los descendientes de los encomenderos. Ciertas organizaciones articulan esa dominación y obedecen a programas ideológicos que se aplican según las posibilidades que haya. Lo que deja ver la experiencia tras la Constitución de 1991 es que las personas ligadas a esas organizaciones accedieron a cargos de poder y a grandes recursos: la forma correcta de prosperar en Colombia era la revolución, y ahí tiene los casos de Petro, Navarro, Angelino y Luis Eduardo Garzón y muchos otros (ligados directamente a las bandas terroristas) por arriba, y en niveles medios cientos de miles de antiguos "tirapiedra". No podrían abolir la propiedad privada porque eso les generaría problemas, más cuando la Constitución se impuso después de la caída de la URSS, pero sí expandieron considerablemente el gasto público (y la desigualdad). En este Enlace puede comprobar que la proporción del PIB que se gasta el Estado se ha doblado entre 1990 y 2010.

El poder de los comunistas destruyó la industria, toda vez que liquidar una empresa y repartirse los restos entre los sindicalistas era muy rentable. La manufactura descendió desde esa época, y ciertamente no ha florecido la empresa privada porque ¿cómo es que el gasto público pasó aproximadamente del 10% al 20%? Obviamente lo hizo a costa de la economía privada. SIGUE.

Ruiz_Senior dijo...

Los tratados de libre comercio fueron algo que buscó el gobierno Uribe. La "privatización" de la salud era un paso inevitable dada la corrupción del ICSS y no ha significado que el Estado gaste menos, al contrario... Pero todo eso no quiere decir que el comunismo no avance, sino que de momento se alía con esas empresas.

Insisto, es tedioso, no se trata de contestar sino de preguntar: ¿por qué está preso Plazas Vega? ¿Por qué está libre Piedad Córdoba? ¿Por qué no valen como prueba los PC de Devia?

(El Trust Münzenberg es la red de ONG, clubes, asociaciones y medios de comunicación que servían al proyecto comunista. Sus burlas sólo demuestran su ignorancia.)

JuanKunst dijo...

Sería interesante saber las respuestas del "Anónimo" a las preguntas que se le plantearon...

Anónimo dijo...

Por que es tan importante para ustedes que este libre Plazas Vega?

Anónimo dijo...

¿Qué obtiene la guerrilla a cambio? Es la clase de preguntas que me hacen dudar de su honradez intelectual. Si una organización de aventureros que pretende imponerle a una sociedad un régimen que esa sociedad no quiere resulta reconocida como agente político legítimo, no hay que preguntar qué obtiene a cambio: un avance continuo, una expansión de su poder en todos los ámbitos, sobre todo en la medida en que esa organización copa los puestos públicos gracias a su poder económico y de intimidación: se apropia del Estado
Pero ud siempre ha dicho que la guerrilla es unicamente el servicio doméstico de las clases dominantes. LUego no tienen poder, por que simplemente peoncitos. Entonces si reconoce que tienen poder? Si les reconoce una fuerza por fuera de las columnas de prensa?

Anónimo dijo...

Casualmente todos ustedes están siempre contra Uribe y nunca contra Ospina. Casualmente NUNCA hay en esos comentarios la menor hostilidad contra las FARC sino contra cualquiera que las cuestione.
Quienes son ustedes? Todos los que cuestionan a su mediocre columna parecen hacer parte de una organización ultrasecreta de conspiración/destrucción.

Anónimo dijo...

Pobres Bacrim. No tienen contacto con la política
http://www.semana.com/politica/articulo/los-intereses-electorales-bacrim/247698-3

Anónimo dijo...

i los mandos militares conocen estos tratos por que no se pronuncian al respecto? Son ellos complices también?
No creo que los jefes militares conozcan esos tratos y en todo caso no pueden hacer nada porque sólo obedecen a la autoridad legítima. Lo que se ha demostrado es que los altos funcionarios son lagartos, como se ve con Mora y Naranjo en La Habana.
Me parece increíble que si conocieran no pudieran hacer nada al respecto
Los tratados de libre comercio fueron algo que buscó el gobierno Uribe. Bueno si y que. Se estan aplicando en este gobierno.
http://www.eltiempo.com/economia/ARTICULO-WEB-NEW_NOTA_INTERIOR-12793567.html

Anónimo dijo...

privada porque eso les generaría problemas, más cuando la Constitución se impuso después de la caída de la URSS, pero sí expandieron considerablemente el gasto público (y la desigualdad). En este Enlace puede comprobar que la proporción del PIB que se gasta el Estado se ha doblado entre 1990 y 2010.
Uribe tampoco hizo nada para que disminuyera el tamaño del estado. entonces cof cof. Uribe también hace parte de la Oligarquia??? Durante 8 años estuvieron apoyando a un criptocomunista

Anónimo dijo...

¿un personaje como William Ospina está con el chavismo? ¿El chavismo está con las FARC? ¿Los personajes como ese escritor son los que dominan El Espectador? ¿Qué motivos tienen los Santodomingo para promover a esos personajes? Extraño, a lo mejor es como creen los uribistas, que sólo son tontos que no ven que Ospina es chavista. El chavismo está con las farc? Definitivamente. Los personajes como ese escritor son los que dominan el Espectador? No lo sé. Y de todas maneras quien lee el espectador? La mayor parte de las personas no lee el periódico, mira television o escucha radio. Las personas que leen el periódico en pocas ocasiones se detendran a leer columnas de opinión, luego su efecto es pequeño. Ha ofrecido pruebas Pais bizarro sobre la fuerza de una columna determinada en la opinión pública?¿Qué motivos tienen los Santodomingo para promover a esos personajes? No se. Tal vez vender su periódico. Pais bizarro alguna vez a mandado cartas de protesta a las oficinas de Santodomingo. Me parece increible con todo su colectivo de abogados no puedan investigar ni aportar un documento mas serio, mas concreto. Una entrevista con un exfuncionario, con algun desilucionado. Una fuga de información. Otra cosa que podrían hacer, es generar un listado de las empresas que han apoyado a la guerrilla y aquellas que no la han apoyado. Por ejemplo Ecopetrol? Quienes son y quienes no son los empresarios decentes y con los que se pueda contar.

Anónimo dijo...

Pero una explicación harto más razonable se encuentra cuando uno revisa la atormentada trayectoria de la región del Catatumbo. Allí operó un grupo paramilitar extraordinariamente sangriento, dirigido entre otros por alias Camilo, El Iguano y Salvatore Mancuso, que desarrolló, en medio de aterradoras masacres, una política explícita de desocupación del territorio. Sobre el particular no hubo indicios oscuros, ni asociaciones problemáticas, ni correos electrónicos sugerentes, sino toda la brutal evidencia que se podría tener, con los correspondientes siniestros detalles. Decenas o centenas de cuerpos, a veces con espantosas mutilaciones. Junto con, cómo no, una masiva expropiación. Esta es una de las regiones más extremas en términos de desplazamiento en el país. Los que ahora se lanzan a la calle rechinando los dientes acaso sean los sobrinos, o los hijos, de quienes cayeron, huyeron y/o sufrieron bajo este aguacero de violencia. ¿Y saben qué? He revisado la prensa del período cuando sucedieron los hechos, y nadie dijo nada. Cero. Salvo algunos periodistas acuciosos, no hubo quien se rasgara las vestiduras, ni quien lanzara una señal de alarma. Otro sí: tiempos después, en el contexto de justicia y paz, Mancuso declaró que esta ofensiva suya en el Catatumbo había sido desarrollada de manera muy coordinada con el Estado. Todo esto fue recibido, una vez más, con un silencio sepulcral. Claro de esto nunca se va a hablar en Pais Bizarro. Solo hay un problema en el Pais: La guerrilla. TODO LO DEMAS SON INVENTOS DE LOS SELENITAS COMO EL CALENTAMIENTO GLOBAL.

Anónimo dijo...

¿No sería mejor investigar allí donde puede haber documentos que comprueben que Molano es partidario de las FARC?
Muy posiblemente lo sea. Pero cuanto es el poder económico, politico etc de Molano? Por que el colectivo de abogados de Jaime Restrepo no lo investiga?

Anónimo dijo...

Luego, habrá que conceder que el principio por el que existe el Estado, que es la ley, sobre todo en lo relativo a la protección de la vida de los ciudadanos, se somete a las conveniencias de los gobernantes. ¿Son éstos una casta o no? Por supuesto que son una casta. Incluso Ordoñez y Uribe son una casta, y los Nule, los moreno... sin hablar de las castas militares de oficiales.

Anónimo dijo...

La guerrilla es el Partido Comunista. Las estructuras organizativas de combate pasaron a ser más importantes que el resto del partido por su éxito económico, pero como organización política siguen dependiendo del conjunto del partido, que a su vez depende de los logros de su cúpula en las componendas con los grupos oligárquicos. Pero que tanta es esa dependencia? Cuanta es la autonomía del brazo militar respecto al brazo político. Los intereses de ambas partes son exactamente las mismas? Nuevamente, entonces no son simplemente un servicio domestico sino algo más. NO es posible que el servicio doméstico, ya este jarto de serlo? Y otra cosa, ese servicio domestico es tan homogeneo como uds lo plantean sin ningun remordimiento ni duda? No hay intereses diferentes entre los miembros de ese servicio domestico? (Simple Poder, trafico de drogas, escapar de la situacion del campo, reclutamiento forzado, intereses ideológicos definidos, permanecer como una casta feudal en el campo, ex-paramilitares etc?)

Ruiz_Senior dijo...

Discutir con este anónimo es como jugar ajedrez con alguien que esconde las fichas. ¿Por qué va a ser importante que un inocente esté preso mientras los asesinos gobiernan y que la justicia sirva al crimen? Es difícil encontrar un mejor retrato de Colombia.

Las guerrillas tienen fuerza por fuera de las columnas de prensa, pero sus miembros siempre anhelan integrarse en la casta dominante, cosa que a veces consiguen: los Garzón, Sanguino, León Valencia, Petro. A la tropa la manipulan según los intereses del PCC, es decir, de los clubes de mandarines que obtienen poder dentro del Estado gracias al terrorismo: sindicalistas, profesores, periodistas, etc.

No, todos los que critican mis escritos son extrañamente silenciosos, cuando no abiertamente benévolos, respecto de las FARC. Se parecen muchísimo, como decir que los argentinos no tienen acento de boyacenses. Comparten valores y opiniones.

Los mafiosos (bacrim) pueden tener aliados políticos, pero matan para enriquecerse y no para que la gente viva mejor.

El gobierno no va a romper los TLC que le generan recursos al país y benevolencia en otros países. Esa tranquilidad le sirve para explotar la negociación como su propio negocio.

SIGUE.

Ruiz_Senior dijo...

Uribe no podía hacer nada para disminuir el tamaño del Estado porque muchas medidas de gasto venían determinadas por decretos de la Corte Constitucional y porque su margen de maniobra a ese respecto era mínimo. Pero nadie pretende que su gobierno fuera perfecto, que es como si todos los gobiernos que combatieron a Hitler fueran enviados de Dios: se trata del único gobierno que en lugar de aliarse con las tropas castristas les hizo frente.

Y en todo caso el gasto público no creció ni muchísimo menos en la proporción en que había crecido en los noventa.

Su ortografía es de la calidad de las personas que esperan una prueba de la adhesión de la prensa a los terroristas más allá del contenido de sus editoriales y artículos de opinión y del sesgo de sus noticias. Si tuviera que detectar el sexo de los varones que quisieran entrar al ejército, seguramente no se convencería hasta no palpar la zona genital.

En efecto, sólo hay un problema del país, el crimen organizado que destruye las leyes. Cuando no hay leyes sólo cuenta la fuerza del primero que dispare. Ciertamente, en el Catatumbo buscan asegurar territorio para seguir extorsionando y matando.

Acerca de Molano y su afinidad con las FARC, sólo hay que leer lo que escribe. ¿Para qué más documentos que obviamente no existen?

Lo que cohesiona a las diversas facciones del comunismo es el "ideal" de tomar el poder, que cada cual interpreta según su ambición particular, pero al final todos se someten a la jerarquía de la sociedad (étnica y estética): Tirofijo era el jefe supremo, pero lo era exactamente, y esto lo sé porque me lo dijo gente que lo conoció, porque nunca se habría rebelado contra el partido. La cúspide del partido estaba emparentada y avecinada con la oligarquía, y habría dejado a Tirofijo ser el Kim il Sung local si pudiera seguir controlando el partido.