5 dic. 2013

Hace veinte años cayó Pablo Escobar...


... Hoy sus amigos lo están vengando

Del coronel Alfonso Plazas Vega.


1.- Sin lugar a dudas, algo extraño está pasando. Nadie puede negar que quien con mayor decisión enfrentara a Pablo Escobar Gaviria (uno de los más terribles criminales de Colombia, casi tan espantoso como Manuel Marulanda), fue el general de la Policía Miguel Maza Márquez al frente del DAS. Tanto odiaba Pablo Escobar al general, que la más poderosa bomba que ha estallado en Bogotá en toda su historia fue colocada contra el edificio de esa institución investigativa. No pudo en ese entonces el capo de Medellín doblegar al general ni a la institución que dirigía.

Hoy el General Maza Márquez está preso.

Hoy el Departamento Administrativo de Seguridad DAS está liquidado.

2.- El comandante del operativo policial que culminó con la baja del tenebroso criminal Pablo Escobar en 1993, noticia que no solo Colombia sino el mundo estaba esperando, fue el coronel de la Policía Hugo Aguilar. No desfalleció el coronel hasta lograr el objetivo señalado a su Bloque de Búsqueda.

Hoy el coronel Hugo Aguilar está preso.

3.- Luego de más de diez años de parálisis de los procesos contra los bienes (todos ellos mal habidos) del capo Pablo Escobar, el coronel del Ejército Luis Alfonso Plazas al frente de la Dirección Nacional de Estupefacientes logró, con su equipo de abogados, la extinción de dominio de las millonarias propiedades a favor del Estado colombiano.

Hoy el coronel Plazas Vega está preso.

Hoy la Dirección Nacional de Estupefacientes está en liquidación.

4.- Con ocasión de los veinte años de la muerte del capo, las FARC presentan la propuesta de legalización de los cultivos ilícitos en la mesa de la infamia de La Habana.

5.- Y para remate, con ocasión de los veinte años de la muerte del reconocido criminal Pablo Emilio Escobar Gaviria, en forma muy sutil, los noticieros de televisión presentan unos “especiales” en los cuales la mayoría de las personas entrevistadas son parientes y amigos del capo, que lo recuerdan como su benefactor, lo lloran, le limpian la lápida del sepulcro y la llenan de flores. Solo aparecen ligeramente algunos de sus crímenes, en cambio se registran las casas que le regaló a los pobres para reemplazar sus tugurios.

Esto creo que se llama “apología del delito”. Y de qué delincuente.

¿Estos hechos que hoy vivimos serán aislados y espontáneos? Es muy sospechoso todo esto.

¿No habrá una coordinación centralizada de muy alto nivel?

No hay comentarios.: