28 jul. 2015

Otra campaña política con la palabra "paz"

Por Jaime Castro Ramírez

La política se debe hacer con la claridad mental de las ideas que conlleven a propuestas de desarrollo económico que se traduzcan en beneficio social, como salud, educación, vías de comunicación, medios de transporte, etc. Esto significa que la política es multitemática, y por lo tanto no se reduce a temas únicos para tratar de obtener el respaldo de la voluntad popular en las urnas.

Palabra ‘paz’ eslogan de campaña política
Paz significa seguridad, convivencia, tranquilidad, respeto mutuo entre congéneres, es decir, se trata de un don superior de la humanidad para vivir en armonía social; pero de ninguna manera significa politiquería, como ha sido utilizada en Colombia la palabra paz en procesos electorales. Recurrir a esta expresión como eslogan de campaña política lo que significa es oportunismo, pobreza conceptual y pobreza de ideas políticas.

El presidente Santos no encontró otro recurso de expresión política que la palabra ‘paz’ para montar su campaña de reelección, y en base a esa palabra se hizo reelegir repitiéndola N veces y en forma exponencial. Ahora se aproximan las elecciones regionales de octubre de 2015 para elegir gobernadores, alcaldes, concejales, diputados y ediles, y ya los políticos de la ‘unidad nacional’ empezaron la campaña utilizando nuevamente la monotonía representada en el monotemático tema de la palabra ‘paz’.

Pareciera que esta palabra haya sido degradada en su verdadero significado, y luego acuñada en algún diccionario español colombiano, aceptada por la ‘la real academia de políticos sin ideas políticas’, y en consecuencia dándole el significado de: ‘herramienta para hacer campañas políticas’.

El supuesto plazo de cuatro meses para terminar el proceso de paz
El presidente de la república, Juan Manuel Santos Calderón, tuvo la idea, quizás desafortunada para él (desafortunada porque seguramente será otra cosa de las que dice y no las cumple), de decirle a los colombianos que daba cuatro meses de plazo para que avanzara el proceso de paz hacia su terminación.     
Como se dice coloquialmente, el ‘descache’ con esta afirmación del presidente consiste en que tal vez él no pensó en que los colombianos descubrirían la verdadera intención, que es de política electoral, pues lo dijo justamente faltando cuatro meses para las elecciones de Octubre.

Esto es la evidencia de que el presidente continúa actuando ante los colombianos en la dirección de darle connotación de política electoral a la expresión paz, y entonces canalizar la actual campaña nuevamente bajo tal eslogan. Con seguridad que al término de los mencionados cuatro meses de plazo, Santos se inventará cualquier pretexto para decir que los diálogos de paz continúan.

El país necesita seriedad y firmeza en las directrices de gobierno, pues cuando no se cumple lo prometido por un gobernante, esto resulta siendo un factor desconcertante para el pueblo, y por supuesto que genera desconfianza pública, lo cual constituye un muy mal indicador de la gestión de gobierno.

No hay comentarios.: