20 sep. 2016

El perdón que piden las FARC

Por Jaime Castro Ramírez

El pensamiento de algunos individuos suele ser ambivalente y por consiguiente cambiante ante escenarios cuyas circunstancias eventualmente exigen cambio de acción o de direccionamiento de la postura inicial. Sin embargo, tal rasgo cambiante de conducta que diferencia la idea original, puede significar apariencia, y por lo tanto, no necesariamente significa que ese acto de cambio de parecer tenga la condición de inamovible en cuanto a la sinceridad se refiere.

En este campo de acción irregular que se le permite a la mente, donde supuestamente hay espacio para engendrar intenciones de doble perfil, valga decir, con supuesta licencia furtiva para disimular acciones ya definidas, si es así, lo que aparece entonces es la escena donde se finge una presentación de contenido cierto, pero que en el fondo puede estar presente es la apariencia revestida de engaño.

Las FARC ante la exigencia de las víctimas
La arrogancia puesta al servicio del incontenible orgullo ideológico, suele convertirse en defensora de causas perversas. Las FARC, en uso de un cinismo sin límites, siempre dijeron que no pedían perdón a los colombianos, nada menos que con el argumento de que “no tenían de qué arrepentirse”. Esto por supuesto que constituye una afrenta desafiante demasiado grave contra el pueblo que tanto ha sufrido por consecuencia de sus acciones criminales.

Ante la fuerte presión (plenamente justificada) por parte de las víctimas, específicamente de los familiares de los asesinados diputados del valle del cauca, exigiendo que los victimarios les dieran la cara y pidieran perdón, las FARC se vieron forzados a aceptar reunirse con ellos en la Habana, y en ese momento aceptaron también ‘cambiar’ su opinión acérrima de no pedir perdón, y procedieron a expresarles a estas víctimas su aceptación de responsabilidad ante este horrendo hecho criminal que enlutó a once familias. Se dice que hubo acto de ‘contrición’ por parte de las FARC y que pidieron perdón, lo cual no debe ser únicamente con un grupo de víctimas, sino que lo deben hacer públicamente con todas las víctimas que dejaron en su paso criminal durante cinco décadas a lo largo y ancho del país. Por lo menos ese sería un ingrediente positivo que le aportarían al tema de la paz.

Confianza en el perdón pedido por las FARC
El fondo del asunto está en la credibilidad y grado de confianza que se le pueda dar a las FARC en el mencionado acto de arrepentimiento y en el cual pidieron perdón. Dada la importancia de las víctimas, quienes deben estar en primer plano en este proceso gobierno-FARC, de esa credibilidad depende en forma significativa el éxito o fracaso en el resultado final del acuerdo firmado entre el gobierno y las FARC.

Ojalá ese hecho de pedir perdón no haya sido una intención efímera de las FARC por salir de paso en una coyuntura que se tornó bastante incómoda para ellos, que no hayan decidido actuar con doble intención y sin certeza de sinceridad, pues una situación de esta magnitud de engaño sería de peor frustración para las víctimas y un mensaje para el país de frustración pública a la credibilidad en la paz.

En la mente de los colombianos existe mucha prevención y consiguientemente desconfianza en que el contenido del acuerdo gobierno-farc (concesiones del gobierno) signifique paz, de tal manera que solamente la demostración de ‘hechos creíbles’ en tal sentido por parte de las FARC podrían afianzar de alguna forma en la opinión pública la idea de paz. Inicialmente, lo que la gente tiene en mente, de acuerdo al nivel de concesiones, es que se trata de la entrega del país a las FARC.

La filosofía del comportamiento humano difiere en los individuos en la medida de la condición del pensamiento que determina su propia conducta. Y ese tipo de conducta de tales individuos es el que generalmente condiciona la tendencia del resultado social.

1 comentario:

Medellin dijo...

Yo NO creo en narco-terroristas,criminales,violadores,secuestradores, asesinos,genocidas, sanguinarios

Lo único que da paz es la JUSTICIA,Dios no perdonó a Cain, no perdonó ni Adan ni a Eva,Dios no perdona el pecado orgiginal.Entonces por que tenemos que perdonar a estos malditos escarabajos,hienas,víboras de las fart?

YO NO PERDONO LA IMPUNIDAD, LOS ASESINOS TIENEN QUE IR A LA CARCEL O A LA TUMBA, EN EEUU NO PERDONAN A NADIE ALLA LES DAN DE BAJA DE UNA O LOS PONEN EN UNA CELDA 4x4 POR EL RESTO DE SU MISERABLE VIDA,POR QUE NOSOTROS SOMOS LOS QUE TENEMOS QUE ARRODILLARNOS ANTE NUESTRSO VERDUGOS?