7 sep. 2017

Resignación: el vicio

Por @ruiz_senior

Resignarse, "conformarse con las adversidades", según el diccionario, es lo que hacen los colombianos que no quieren convertirse en esclavos de los genocidas totalitarios. Primero permitieron que el presidente elegido en 2010 para continuar la política de Seguridad Democrática hiciera lo contrario y persiguiera a quienes lo habían llevado al poder. ¿Por qué? Por indolencia, por cobardía y sobre todo por esa lacra moral que es el servilismo, un rasgo que desconcierta hasta el escándalo a quien vive fuera y en relación con otras gentes.

No se le hizo ninguna oposición a Santos a pesar de la persecución inmisericorde, que comenzó en los mismos días de la posesión, con atentados terroristas como la bomba de Caracol, que como siempre se atribuyó a los enemigos de la negociación con los terroristas. Había alguna cuota de poder que a Uribe le interesaba conservar y por eso era mejor "pasar de agache" ante las agresiones. Dado que tanto Santos como Uribe pertenecían al mismo partido, lo mejor fue fingir no darse cuenta de que todos los congresistas estaban apoyando la persecución y todo lo que propusieran los del bando terrorista.

Se pensaba que Uribe podría presentarse como candidato a la Alcaldía de Bogotá en 2011, y si lo hubiera hecho probablemente habría ganado y sería otra la historia de la ciudad, pero no estaba en sus planes contrariar a Santos, cuya maquinaria se dedicó, junto con los recursos del país, a hacer alcalde al inefable Petro para lo que dispersaron el voto discrepante (clave para premiar a los genocidas). Uribe ni siquiera se dio por enterado de esa jugada: su propósito al parecer era mostrarle a Santos cuánto lo necesitaba porque tenía los votos y el pueblo lo quería. No resultó, el pueblo al parecer no lo quería tanto y ninguna alcaldía importante fue para el partido de Santos y Uribe. Pero sobre todo, no se habló del cambio de rumbo de Santos, no fuera a ser que dijeran que Uribe no dejaba gobernar, o que se había vuelto enemigo de la paz.

En todo ese tiempo los partidarios del gobierno narcoterrorista tenían un "latiguillo" con el que azotaban sin cesar a su audiencia: ¿por qué Uribe no se retira como otros expresidentes? Ahora se me ocurre que si se hubiera retirado todo sería distinto y se podría haber hecho algo para impedir la implantación de la tiranía. ¿Por qué siguió? Porque aspiraba (y aspira) a volver a la presidencia, tal como intentó cambiar la ley para presentarse a un tercer periodo. Y por eso le preocupaba tanto que lo calificaran como el que no dejaba gobernar o como el enemigo de la paz. La chusma no veía ningún problema, ¿por qué no iba a seguir? ¿Qué importan las leyes? Ese pueblo ignorante, sentimental y laxo moralmente que aplaudía la presidencia vitalicia del prócer es el mismo que en sus países seguía a Stroessner y a Somoza, que también ganaban elecciones siempre, o a Fujimori, que aplicó el modelo de hiperexposición televisiva que después imitaron Chávez y Uribe. El intento de segunda reelección fue el mejor argumento que tuvieron los narcoterroristas fuera de Colombia: resultaban demócratas que se rebelaban contra un régimen dictatorial. Exactamente eso pasó con los sandinistas en Nicaragua, eran en los medios la esperanza de salida de una tiranía.

Es decir, Uribe no se retiraba pero tampoco dejaba hacer oposición. El aplauso a las negociaciones de La Habana por parte de muchos de los líderes del CD no se notó porque a la chusma se la tenía enamorada con el lloriqueo impotente ante la escalada del crimen y los activistas, columnistas y políticos profesionales llenaban el vacío de ideas y perspectivas con hosannas al gran líder, cosa que era y es la más importante para situarse cerca de las curules o los puestos importantes en caso de que se recupere la cuota de poder. El que no aprobaba del todo que se legitimara a los asesinos convirtiéndolos en creadores de leyes se resignaba, en espera de las elecciones de 2014, sin que hubiera marchas ni protestas ni actuaciones públicas masivas de rechazo a esa infamia. Como mucho, el repugnante lema "paz sin impunidad" en Twitter, por el que se aceptaba que los asesinos crearan leyes pero si algunos de ellos tenían castigo.

Esos resignados no se dan cuenta de que son el verdadero problema, tal como ante una epidemia lo peor son los malos médicos, que se convierten en propagadores del mal. En siete años no se han dado cuenta de que no hay oposición a la negociación "de paz" ni al acuerdo final, y para no resultar en minoría se siguen definiendo como "uribistas". El problema, todo el problema, es que haya alguien que no acepte esa negociación ni ese acuerdo: que no se resigne a ser esclavo de los terroristas. Con ese enfoque no se puede ser uribista, un uribista que se oponga al acuerdo que Uribe promete no revocar y al que salvó de la extinción tras el triunfo del NO en el plebiscito es como un vegetariano caníbal, o un violador decente. Ya basta de mala fe, los que justifican su resignación a seguir tras Uribe con el pretexto de no querer quedar en minoría lo que hacen es encauzar a la mayoría que no quiere someterse al narcoterrorismo hacia lo que convenga a los intereses turbios de los dirigentes del CD. Mala fe, cobardía, servilismo e indolencia, los rasgos idiosincrásicos que llevan a la resignación.

Tras la mentira repulsiva de la "estrategia" (según la cual el CD aprobaba el acuerdo aplicando un plan maquiavélico para llegar al poder y entonces tumbarlo) salen ahora con el cuento de la resignación: ya ese acuerdo fue respaldado por las cortes, ya no se puede cambiar. Lo expresó mejor que nadie Rafael Guarín: las FARC han sabido crear su legalidad, los enemigos del acuerdo están fuera de esa legalidad. Lo cito para que no me acusen de interpretar abusivamente. 
La paradoja es que mientras las FARC consiguieron del gobierno de Santos cambiar el orden jurídico y entrar a jugar dentro de él, sean ahora los extremistas de derecha los que pretendan levantar la bandera de la subversión.
Con la más perversa desfachatez, este amanuense de Uribe declara que es un crimen oponerse al nuevo orden. La resignación que conviene a las carreras de los aduladores es obligatoria y cualquier discrepancia se contesta con intimidación.

Sé que a muchos les escandaliza que describa a menudo en Twitter al CD como una banda criminal. Es porque me baso en el diccionario y no en reacciones sentimentales: como la madre que les dice a los asistentes a una jura de bandera militar "mi hijo es el único que no tiene el paso cambiado" o como el que oye por la radio que un loco se ha metido en contravía por la autopista y razona "Pues yo ya he visto más de treinta", el uribista razona que los criminales son los demás, pero ¿CÓMO HAY QUE ENTENDER LA RESIGNACIÓN ANTE LA INFAMIA DE LA HABANA? Si usted se hace cómplice de un crimen, usted es otro criminal, cosa que cuesta explicarles a los colombianos por su indigencia moral: el que contrata a un sicario se siente un poco avergonzado de tener que entenderse con asesinos, y durante años me miraban como quien propusiera espetar a las madres y asarlas a la brasa cuando me refería a Alfredo Molano como un criminal. El crimen para los colombianos es usar botas horribles de caucho y tener las uñas sucias (por eso odian a Cepeda y no a Roberto Pombo o Antonio Caballero). Por sentimentalismo, como decía Trump, el líder puede matar a alguien y lo seguirían apoyando.

Si uno está a favor del acuerdo de La Habana es un cómplice del peor crimen. Si se dedica a la política y se lucra de ella y no combate ese acuerdo es otro criminal. ¡POR EL AMOR DE DIOS, NO ES LA MARCA DEL CALZADO!

Pero las razones políticas, históricas o morales no conmueven a los colombianos, para los que siempre priman las lealtades personales (como la de la familia de cualquier malhechor). Los que siguen en el CD, por muy patéticas que sean sus protestas con el acuerdo de La Habana (sí, me refiero a Fernando Londoño), dan ejemplo de resignación porque creen que son el santo Job pero sólo muestran su falta de principios. Como cualquier vicio, la resignación demanda cada vez más sometimiento: ya les pusieron al narcoterrorista Angelino Garzón a mediar entre los precandidatos y no van a abandonar el CD porque en realidad la ley, la democracia, la justicia, la libertad y los derechos humanos les importan menos que sus buenas relaciones con el poderoso señor que prefiere a ese miembro del Comité Ejecutivo Central del Partido Comunista.

Se creen atropellados por una conjura a la que no obstante se acomodan con diversos pretextos y a la postre sólo son malos médicos que contribuyen con su resignación a la propagación de la epidemia, al triunfo de la muerte. Ni el CD obtendrá más curules que en 2014 ni su candidato, sea quien sea, pasará a segunda vuelta. Tras ponerse de parte de "la paz" no representan nada más que la costumbre de los menos avisados, como cualquier producto obsoleto. También a esa irrelevancia se resignarán.

1 comentario:

Anónimo dijo...

El CD esta entregando el Pais al Comunismo por eso Alejandro O Maldonado es la unica opcion.