31 dic. 2012

Apoyemos la revocatoria de Petro

Por @AdasOz


Gustavo Petro siempre se ha caracterizado por ser un político de carácter rebelde, revolucionario y polémico. Si bien como senador ese papel aparentemente le quedaba bien en su ánimo de ejercer su derecho a la oposición y a algunos les gustaba, ahora como alcalde estas características le están jugando una mala pasada. Más aún cuando es obvio que el poder se le ha subido a la cabeza y anda desaforado queriendo apoderarse de todo lo que represente negocio para él, no para Bogotá. Es así, como a un año de haber asumido el cargo de la alcaldía de la capital, su polémica administración no pasa del dicho al hecho, excepto si es por salirse con la suya tras cualquiera de sus berrinches, así le cuesten millones al distrito y, ¿por qué no?, al país entero.

Bogotá ya cumple un año bajo la pésima administración de Petro, y 9 años sufriendo las malas administraciones provenientes del Polo Democrático Alternativo. Recordemos que Petro fue candidato presidencial por dicho partido político, pero estratégicamente, poco tiempo después de las elecciones presidenciales fingió un rompimiento con éste para lanzarse como candidato a la alcaldía de la capital. Estrategia que le sirvió para engañar bobos, además de haber contado con la ayuda del presidente Juan Manuel Santos, quien apoyó solapadamente las inútiles candidaturas de Gina Parody, David Luna y Juan Manuel Galán, que servirían para dispersar los votos y así, darle la victoria. 

Lastimosamente, la mayoría de los bogotanos no quisieron reaccionar en el momento de ejercer su derecho al voto (no me incluyo porque no fui abstencionista ni voté por Petro ni mucho menos por los candidatos dispersores de votos), por lo que durante este año todos los ciudadanos hemos tenido que aguantarnos aún más el retroceso en el que se ha visto sumergida la ciudad. Por esta razón, a través de este escrito quiero invitar a todos los capitalinos inconformes para que dejemos la pasividad y la resignación a un lado, y esta vez escuchemos y apoyemos la iniciativa que promueve el Representante a la Cámara, Miguel Gómez Martínez, por la revocatoria del mandato de Gustavo Petro. 

He leído y oído a varias personas decir que no creen en las revocatorias y que prefieren que la contienda se gane en las urnas dentro de 3 años. Sin embargo, me permito disentir con éstas, puesto que los bogotanos ya tuvimos dicha oportunidad el 30 de octubre de 2011 y demostramos no ser capaces de elegir bien, así como tampoco fuimos capaces de mover a más del 60% de abstencionistas. Para quienes no saben, o no lo tienen muy claro, quiero explicarles qué es y en qué consiste dicha iniciativa:

La revocatoria es un derecho político por medio del cual los ciudadanos pueden dar por terminado el mandato, que mediante la elección popular, dieron a un alcalde o gobernador. Es uno de los mecanismos de participación ciudadana que están descritos en el artículo 103 de nuestra Constitución, que permite a los colombianos ejercer el control y garantizar la eficacia en los actos del Estado y puede ser solicitada al año de haberse posesionado dicho mandatario. 

Ahora bien, los ciudadanos que promuevan la revocatoria deben alcanzar un porcentaje del 40% o más del total de los votos válidos emitidos en la elección de dicho mandatario, y solicitarla argumentando las razones que los mueven a hacerlo con sus respectivas firmas ante la Registraduría del Estado Civil correspondiente. Una vez se han presentado el total de las firmas reunidas, la Registraduría cuenta con un plazo de 30 días para revisarlas y comprobar que éstas superan el 40% de los votos emitidos para dicho mandatario. Para que todo salga bien, las firmas no pueden estar repetidas y deben ser válidas, por lo que se someten a un estudio grafológico. A los 30 días de haberse presentado la revocatoria, la Registraduría expide la certificación que aprueba la convocatoria y el registrador le informa sobre el asunto directamente al alcalde dentro de los cinco días siguientes. Posteriormente, la Registraduría debe organizar el calendario electoral y en un plazo de dos meses, procede a convocar a la jornada de votación.

Para lograr la revocatoria del mandato, durante la jornada electoral establecida por la Registraduría, deben obtenerse el 55% de los votos válidos de la elección. De ser así, el Registrador debe comunicar al Presidente de la República sobre la remoción del cargo, en este caso del alcalde de Bogotá. Posteriormente, el registrador debe convocar a elecciones para la alcaldía, dentro de los 30 días siguientes a las elecciones de la revocatoria, y el revocado no podrá lanzarse como candidato sucesor (esto parece obvio, pero es mejor aclararlo). 

Tal como lo vivimos durante la administración Moreno Rojas, en el período de tiempo entre la revocatoria y la posesión del nuevo alcalde, el presidente debe nombrar a un alcalde encargado que pertenezca al mismo partido político de Gustavo Petro.

Por último, pero no menos importante, debo aclararles que los bogotanos sólo tenemos una sola oportunidad para llevar a cabo y con éxito esta iniciativa, pues si no llega a buen puerto, tendremos que aguantarnos los 3 años que le restan a Petro para que siga improvisando y acabando con el patrimonio de la ciudad.

Parece que el asunto de las basuras fue la gota que rebosó la copa, pero recordemos que en septiembre ya algunos congresistas dejaban entrever sus intenciones de revocarle el mandato a Petro. Ahora sólo nos falta apoyar la iniciativa de Miguel Gómez, organizarnos a recoger firmas y si todo sale bien, habremos logrado poner un granito de arena a favor de Bogotá. Podremos estar salvando a la capital de un colapso económico y social. Animémonos todos y corramos la voz.

Por si todavía alguien cree que Petro es capaz de gobernar o que está siendo víctima de un sabotaje, invito a leer el siguiente artículo que escribí a principios del mes de agosto: “La Ley del avestruz”. 

Nota al pie: Para todos aquellos que nos leen les deseo un feliz año 2013, lleno de prosperidad, salud y felicidad. ¡Felices fiestas!

1 comentario:

Fanny Serrano dijo...

Excelente articulo me uno xq yo no vote x este sr petro revolucionario y rebelde que no cambia desde q era un militante del M-19. Claro que debemos unirnos +1. Solo deben decirnos los puntos a los q nos podemos acercar para firmar Ay varios conmigo