18 feb. 2013

Casas para el despeje



Por @AdasOz

La semana pasada el presidente Santos anunciaba en su cuenta de Twitter que no despejaría ni un solo centímetro de territorio, declaración algo difícil de creer luego de haber visto la vil humillación a la que fueron sometidos los soldados en el departamento del Cauca el año pasado. Casi al mismo tiempo que declaraba esto, caía en mis manos un artículo de El Tiempo en el que se publicaba que Santos había aceptado retirar las bases militares de los cascos urbanos. Por lo tanto, es falso que no habrá despeje territorial. Lo que no queda claro en el artículo es quién hizo semejante solicitud, que parece ser más una exigencia proveniente de la isla-cárcel caribeña.

Para todo el mundo fue claro que el proyecto de las cien mil casas gratuitas fue una movida populista con la que buscaría ganar votos para un segundo mandato, pero lo que nunca nos esperábamos, al menos yo no, era que Santos lo utilizara como pretexto para facilitar el despeje territorial y dejar así libres las rutas para que las FARC y demás criminales trafiquen sin problemas. Por eso no es casualidad que haya decidido empezar por el departamento de Nariño, clave para el tráfico de drogas hacia Ecuador. Dice el presidente:

Hay interés en sacar el grupo Cabal (de caballería) de ahí (del casco urbano de Ipiales); lo que podemos hacer es que encontremos unos terrenos, que sean adecuados, a donde podamos trasladar todas las instalaciones militares, para que ese terreno sea parte del desarrollo urbano de Ipiales”.

Ese "desarrollo urbano" puede consistir en las casas que piensa regalar a sus paniaguados, con lo que la colaboración con el objetivo terrorista resulta ser un favor que le hace al pueblo.

¿De quién, de dónde proviene y a quién beneficia ese interés? Es evidente que es interés para las FARC y sus socios, pues el narcotráfico es su negocio más rentable. La orden fue impartida desde Cuba sin duda alguna. Está claro que hay un pacto con Cuba y Santos trabaja arduamente para cumplir sus promesas, que irán preparando paulatinamente el terreno para concretar el momento de la claudicación, que ya está pactada.

El entusiasta Santos aprovecha la oportunidad para decir, como quien no quiere la cosa, que las instalaciones militares deben quitarse del casco urbano de varias ciudades, ya que según él, no tiene ninguna lógica que se encuentren allí. Pregunto, ¿qué tiene de malo que en medio de las ciudades se encuentren instalaciones militares? ¿Acaso no proporciona más seguridad para las ciudades, sean grandes o pequeñas, que éstas se encuentren dentro? Está claro que el presidente se preocupa por cumplir las exigencias de las FARC y que su alianza con el castro-chavismo pesa más que cumplir con su deber constitucional de proporcionar protección y seguridad a los ciudadanos. Quitar las bases militares de las ciudades es un paso más hacia la claudicación, tras la cual Colombia está cada día más cerca de convertirse en un narcoestado. Recordemos que él mismo echó para atrás el convenio de cooperación militar con Estados Unidos que blindaría a Colombia contra el narcotráfico, así como de una posible agresión por parte de algún país vecino (léase Venezuela). 

Ni siquiera en el gobierno de Samper o en el del mismo Pastrana las FARC habían logrado obtener tantas concesiones como las que han conseguido con Santos, quienes además de haber logrado despejes esporádicos con el pretexto de las liberaciones de Piedad Córdoba y ahora con la orden de quitar las bases militares de las ciudades, también cuentan con otro tipo de despeje: el jurídico y legal, hecho realidad gracias a la movida astuta de Santos tras conformar la Mesa de la Unidad Nacional y que le permitiría aprobar todos los proyectos le ley propuestos sin que se le presentara el más mínimo obstáculo. Fue así como rápidamente fueron aprobadas la Ley de Víctimas y la Ley de Tierras, en las que se declara el “conflicto armado interno”, otorgándole legitimidad al terrorismo. Luego, gracias al unanimismo, sería aprobado el mal llamado Marco Legal para la Paz, que legitima los crímenes y les permite descaradamente dejarlos en la impunidad.

Es así como poco a poco se avanza en el proceso de claudicación y el hampa se impone ante un público que no ha sabido reaccionar ante semejante despropósito.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Una lástima leer semejantes cosas, por que el blog prometía, pero solo es un panfleto mal escrito de los mismos que uno se encuentra en la otra orilla ideológica. que montón de conclusiones absurdas sin pruebas, sin hechos y basado solo en suposiciones! Generar opiniones desde la suposición es labor de idiotas, las suposiciones son facilmente acomodables y termina haciendo el mismo ejercicio que hace el fanático religioso al ver la virgen María en una mancha de humedad. Si siguen así, dentro de muy poco van a empezar a escribir que Santos está usando camisas rojas y rosadas por su incondicional compromiso con la causa marxista-bolchevique que quiere tomarse América.

Diego dijo...

Miren quién habla, un santista. Debería darle vergüenza hablar de suposiciones cuando lo que en realidad hace es tapar obviedades, como el entreguismo de Santos al Partido Liberal (el mismo que avala a Piedad Córdoba, el mismo desde donde Samper aplaude al chavismo).

MaguiOz16 dijo...

Estimado Anónimo de las 7:30 a.m.:

Qué casualidad que a Santos le dé por quitar las instalaciones militares de las ciudades (empezando por Ipiales, Nariño) con el pretexto de que no se necesitan dentro pues ese terreno serviría mejor para proyectos urbanísticos como el de las cien mil casas gratis, justo al mismo tiempo que se lleva a cabo el circo de las negociaciones en Cuba.
Dígame una cosa, ¿A Ud. le parece razonable quitar las instalaciones militares de las ciudades para ubicarlas lejos de las mismas? ¿En qué país del mundo no existen bases militares dentro de las ciudades?
Perdóneme que se lo diga, pero más bien es de idiotas no haber aprendido a descifrar a Santos en estos desafortunados 3 años de desgobierno, en los que ha demostrado estar al servicio de las FARC, de Castro y de Chávez. A Churchill también lo llamaron idiota y hasta loco, y cuánta razón llevaba el hombre.
Aquí creo que el único que delira es Ud.

Glory dijo...

Esatoy segura que mayoria de colombianos tenemos similr percepcion. la pregunta es? uds. los que dominan tema, que tienen conocimientos legales, se van a quedar en solo denuncia? que planes han trazado, que estan haciendo para recuperar la institucionalidad? es solo a nivel de reflexion pero la verdad es que ya no aguntamos mas apriorismos teoricos. necesitamos que inicien plan de accion legal para evitar que seamos sucursal venezolana.

Augusto Santos dijo...

Suposición es citar las palabras del mismo Santos?
Hay quien pretende tapar el sol con las manos y resulta mas papista que el Papa.
Esas babosadas si hacen suponer que es muy poco el cerebro que le queda a quien las dice.

Anónimo dijo...

A alguien le quedaba duda que Santos está haciendo concesiones a las mafias narcotraficantes de las farT? ahí tienen la prueba. o a quien le interesa que las instalaciones militares salgan de las ciudades? solo a los bandidos para que tengan mas espacio vital para sus fechorías. No es solo entrega del campo, es la entrega en lo jurídico. Alguien debe hacer algo, quien? los Comandantes militares cuanta humillación mas van a aguantar? No les duele la patria? También están enmermelados? no se escucha ni un rumor de sables, nada. Ni un trino. Son mudos? acobardados? Dónde les quedó el valor? síndrome de Procuraduría? pocas esperanzas tenemos.